Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

Subscribe

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

LA BIBLIOTECA SECRETA

Author: Diego Fernando Marín
sábado, agosto 1

Autor: Haruki Murakami
Ilustrado por: Kat Menschik
Traducido por: Lourdes Porta
Editorial: Libros del zorro rojo
Recomendado para: Lectores en marcha
Libro ilustrado

Más allá del empleo de ilustraciones, a los lectores nos gustan los libros bellos, bien editados, que no solo contengan un buen contenido, sino que además tenga buena letra, el reflejo de la luz sobre el papel no canse, las márgenes sean amplias, la letra grande, que la traducción sea buena,  y que todos estos elementos se constituyan en un todo coherente, algo más que la suma de sus partes (Y es que una bella presentación no puede arreglar un mal contenido, como en el caso de Egon  de Villegas Editores).
     Por fortuna La biblioteca secreta  es un producto bien balanceado, presenta una hermosa factura en conjunto con un gran relato. Este es el segundo cuento de Murakami ilustrado por Menschik y  editado por Libros del zorro rojo (el primero fue Sueño), y en ambas ocasiones el lector se enamora a primera vista. De esta forma el libro cumple con ser atractivo de múltiples formas diferentes.   
     En esta ocasión nos enfrentamos al más puro Murakami, aquel que sumerge al lector en mundos alternos, que revela que hay una realidad subyacente a la nuestra, que a la vuelta de la esquina podemos encontrarnos con Fantasía. Por otro lado, Kat Menschik nos obsequia con unas ilustraciones primorosas en las que la luz tiene una gran relevancia para construir nuevas texturas y capas de significado.

     En conjunto, La biblioteca secreta  se constituye como un libro deseable, de esos que se quiere tener de inmediato en nuestros estantes y que se abre un lugar en nuestro corazones, aunque ese lugar sea un poco siniestro, un poco desesperanzado.    

ONDINA

Author: Diego Fernando Marín
jueves, julio 30

Autor e ilustrador: Benjamin Lacombe
Traducido por: Elena Gallo Krahe
Editorial: Edelvives (Editorial Luis Vives)
Recomendado para: Primeros lectores
Libro ilustrado

     Benjamin Lacombe es un nombre ya acostumbrado, casi una institución, en el mundo de la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ), al punto que se puede afirmar que ya tiene una enorme fanaticada para quienes su nombre es sinónimo de calidad y buena literatura (disiento por Los amantes mariposa). En lo particular me ha gustado mucho su posición de respetar los cuentos tradicionales de hadas alejados de la posición edulcorada de Disney y de una gran parte de los educadores y padres actuales.
     Creo que fue Tolkien en su ensayo Sobre los cuentos de hadas quien se ocupó de dejar clara que este tipo de relatos trata sobre las reglas y costumbres de los habitantes de Fantasía, y de lo que acaece a quienes entran en contactos con sus habitantes. De esta guisa, es claro que quienes viven en Fantasía tienen sus propias formas de ver el mundo, que en muchos casos entran en choque con las nuestras.   
     Tal es el caso precisamente de este relato, de esta adaptación, Ondina, que presenta un encuentro entre un mortal y una ninfa, entre un ser humano y un habitante de Fantasía (Una ondina no es lo mismo que un hada, aunque tengan similitudes). Por supuesto, lo que empieza como encuentro tiene una forma, dulce, de acabar como desencuentro pues las fuerzas preternaturales son terribles y hermosas.
    Amén de las ilustraciones -dulces y severas al tiempo, cargadas de erotismo también-, Lacombe nos presenta personajes que evolucionan, que cambian, que se dejan influenciar o que influencian a su vez, que arruinan y a su vez son arruinadas, logrando un relato simple en apariencia, pero que apela a la esencia de lo humano a través de las situaciones y de los símbolos.    

El vampiro

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, julio 29

Autor: John William Polidori
Traducido por: Camila Lew
Editorial: Grupo Editorial Norma
Recomendado para: Lectores en marcha

     La literatura de terror suele reclamar a Drácula  de Bram Stoker como la primera gran obra sobre vampiros que se escribió. Sin embargo este reclamo suele olvidar que el vampiro es un protagonista de múltiples relatos del folklore, principalmente europeo, y que su figura se puede rastrear incluso a los mitos fundacionales de la cultura egipcia. De esta manera la literatura acerca de esta forma particular de no muerto, que se alimenta de sangre para poder pervivir, que se aleja del ajo, que debe ser decapitado y/o enterrado bocabajo en un cruce de caminos, tiene un pasado mucho más rico y colorido que el de Vlad Tepes, y tiene un futuro mucho más allá de Crepúsculo.
     El vampiro se originó el mismo día que Frankenstein o el moderno Prometeo, y aunque no contó con su misma suerte si sentó las bases de lo que luego sería el arquetipo del habitante nocturno, una criatura hosca, poseedora de un gran magnetismo sobre hombres y mujeres, dedicada a alentar los comportamientos bajos y  viciosos. En contraste con el vampiro de Stoker, el de Polidori no encuentra ninguna posibilidad de redención.

     En este orden de ideas, leer El vampiro de Polidori es recuperar el relato tradicional de vampiros, donde el mal es vicioso y el bien no puede hacer nada para oponérsele a ciencia cierta, configurando a su protagonista como un héroe lunar que se derrumba ante los hechos, indefenso ante la gran bestia sedienta de sangre.  
sábado, julio 25

Autor: Carol Dunlop, Julio Cortázar
Ilustrador: Stéphane Hébert
Editorial: Muchnik Editores
Recomendado para: jóvenes lectores
Libro juego – Novela

     Hace algún tiempo Danny me regaló Fantomas contra los vampiros multinacionales de Julio Cortázar, con una advertencia, es malo. La advertencia me sorprendió porque había considerado que aún en sus textos más flojos Cortázar era un gran escritor, alguien que conseguía darle una vuelta a la cotidianidad para forzar su propia comprensión de lo real sobre el lector. Sin embargo, al final tuve que darle la razón a Danny, Fantomas contra los vampiros multinacionales es un texto insoportable, sin que lo puedan salvar ni siquiera su integración con las historietas. La razón que lo hace insoportable es porque no termina de ser un panfleto político ni un texto narrativo, es un horrible híbrido que no termina de afincarse en un terreno o en el otro, en donde ni siquiera puede sentirse la ternura y la poesía de otros textos de Cortázar. Con este antecedente en contra, sabiendo que Los autonautas de la cosmopista hace parte de la segunda fase de Cortázar, la fase de su compromiso político con la izquierda latinoamericana, me enzarcé en su lectura y la sorpresa no pudo haber sido mayor.
De acuerdo con google maps el camino de París a Marsella toma un tiempo de 6 horas 55 minutos en automóvil o tres, y 6 días 11 horas si el recorrido se hace a pie. Dunlop y Cortázar se las arreglaron para romper las reglas de tiempo, el espacio y la ley (de acuerdo con Cortázar el tiempo máximo permitido de estadía en la autopista era de dos días) para vivir de acuerdo con sus propias reglas de juego, 33 días; 33 días en los que contraviniendo el propio objetivo de una autopista, llevar de A a B a un viajero en el menor tiempo posible, la pareja de esposos se detuvieron todo lo que tuvieron cada dos parking, en su fiel Fafner.
El resultado no sólo es hermoso sino magistral, el tiempo vivido en la autopista no resulta solo en una contracepción contra todo lo establecido, en un manifiesto de lo que implica la vida y el escape del tiempo, sino en un verdadero tiempo poético en los que los autores se instalaron, con el fin de demostrar que el viaje era posible hacerlo en un máximo de tiempo, sino, lo confesarán casi al final los autores, descubrir que Marsella existía,
Tal vez la primera incitación a tan ardua empresa nos vino del hecho de que todos los viajeros que parten de París por la autopista vulgarmente llamada “del sur”, lo hacen en el supuesto de que al término de su viaje serán depositados en la entrada de Marsella. Este supuesto, apoyado por mapas y otros medios de conocimiento, no resiste el menor análisis serio (…¿Existe Marsella? (…) Marsella existe, y es tal como la muestra Marcel Pagnol. Pero sólo existe porque la expedición ha verificado su existencia, y no por las razones que el vulgo acepta sin análisis previo. (pp. 237-238)

   Aunque, como se dijo al principio, Los autonautas de la cosmopista se instala en esta segunda fase de la escritura de Cortázar, y los elementos políticos se presentan en diversos momentos (nadie puede ser ajeno a su tiempo), el relato se centra en la parodia de expedición seria, documentada a través de múltiples fotografías (que el tiempo o la edición de la época han convertido casi en borrones), es en principio un testimonio de amor y del escape que ambos propiciaron para huir de los demonios, como la Osita y el Lobo los llamaron, que los estaban acosando, que cobrarían la vida de Carol antes de que el libro se publicara y la vida de Julio dos años después.

     De esta manera Los autonautas de la cosmopista se convierte en un testimonio de que el establishment puede ser vencido sin necesidad de hacer un panfleto político, sino a través de la poesía.

COSTURAS

Author: Diego Fernando Marín
jueves, julio 23

Autor: Alejandro Martín
Ilustradora: Paola Gaviria (Powerpaola)
Editorial: Editorial Robot, Laguna Libros
Recomendado para: los pequeños
Libro ilustrado

La idea del tejido, del hilo y de la aguja, nos ha acompañado a lo largo del tiempo, recordemos a las Nornas, a Ariadna, a Penelope, Punto a punto. Coser implica unir, hacer, reparar.
Es así como a partir de una operación de apéndice Ana empieza a reflexionar desde la acción de coser y sobre su propio cuerpo - ¿Será que uno puede quitarse ese disfraz?-, sobre todo el proceso anterior a sí misma y lo que implica, de una u otra manera, su identidad; todo esto a través del sencillo proceso de idear un vestido para sí misma.
Pero si hay algo que tienen una operación, lo que implica que te abran y que te muevan por dentro, es que las cosas no vuelven a ser como antes –lo saben las madres- hay algo que cambia, que queda impreso en una costura que se convierte en cicatriz, en signo, y no siempre cicatrizar es fácil, menos aún para una niña pequeña.
Los dibujos de Paola Gaviria ponen de relieve un gran cantidad de posibilidades, centrándose en los pequeños relatos cotidianos y significativos, recuperando la visión infantil de la ilustración, campo en el que se sitúa en este relato, alejándose por un momento, solo por un momento, de la novela gráfica.   

Así, Costuras se convierte en una metáfora de lo que implica ser mujer y también de lo que implica la libertad, la posibilidad de definirse como persona, incluso de rediseñar el propio cuerpo como si fuera un vestido. La metáfora está ahí, servida para quien la quiera tomar.   

COSQUILLAS

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, julio 22

Autores e ilustradores: Christian Breuel y Anne Bozellec
Traducido por: María Carreño Mora
Editorial: Babel libros
Recomendado para: Los pequeños
Álbum

     Hace mucho tiempo he querido hacer un post sobre este libro debido a la gran cantidad de dudas que me genera, empero hasta no tener el libro a mano ni siquiera me lo había propuesto.
     Es necesario empezar aclarando que Cosquillas  es un álbum realizado a cuatro manos por Crhistian Breuel y Anne Bozellec, pareja también autora de  La historia de Julia, la niña que tenía sombra de niño. Al igual que este último título Cosquillas no tiene nada de convencional.
     Una de las primeras preguntas que me surgieron al respecto de la edición del libro, es que a pesar de ser un álbum Cosquillas presenta un traductor. ¿Cuál es la función de un traductor en un libro de imágenes? No sé si algún lector tenga respuestas para ello.
     La responsable de haber ingresado Cosquillas al grupo de investigación fue, no podía ser de otra forma, Silvia, quien nos dejó con un regusto ambiguo en los labios y en la cabeza. En una primera mirada Cosquillas hace alusión precisamente a eso, una niña pequeña, aún se chupa el dedo, quien en medio de la noche se levanta a hacerle cosquillas con una pequeña pluma a quién podemos asumir es su hermano o un amigo que se queda en casa. Todo comienza con timidez, alcanza la cumbre en un gran alborozo hasta que ambos quedan rendidos y se duermen en la misma cama. Sin embargo una cosa pueden ver los niños y otra los adultos, y ese es un elemento importante en los grandes libros, que sus niveles de interpretación son variados como, ya lo dijo Shrek, una cebolla.
     Aunque una gran parte de la teoría freudiana hoy ha sido revaluada y otra gran parte discutida, es también cierto que uno de sus grandes aportes fue descubrir la vivencia erótica de los niños, su temprano encuentro con la sexualidad. En ese sentido Cosquillas es una obra muy freudiana, pues el adulto no la ve con los mismos ojos de los niños; más allá de las cosquillas es evidente el tono erótico que hay en el juego, las caricias que surgen de un primer juego inocente, la exploración de los cuerpos y la sensualidad.

     Si bien el lector puede preguntarse, y me gustaría saber su opinión acerca de ello, acerca de la conveniencia, de la comodidad del mediador, del promotor, al presentarle este libro a un niño, siempre queda la necesidad de tener a la mano un libro maravillosamente editado que puede interpretarse de múltiples y variadas formas. 
    Para que se hagan una idea del libro, les dejo algunas imágenes, aclarando eso sí que se hayan descontextualizadas, que no corresponden a una secuencia y sí son una invitación a conocer el libro en detalle. 



UN MAGO DE TERRAMAR

Author: Diego Fernando Marín
martes, julio 21

Autor: Ursula K. Le Guin
Traducido por: Matilde Horne
Editorial: Minotauro
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Quizás el manuscrito Voynich sea el mejor ejemplo de lo que resultaría una obra de literatura fantástica completamente lograda, alejada de tal manera de lo que conocemos que su comprensión sea imposible. Así, la literatura fantástica sólo podría ser considerada exitosa con la invención no sólo de un mundo completo ajeno al nuestro, sino que el lenguaje empleado para su escritura fuese también inventado, incluyendo los mismos grafemas en los que se escribe.
Esto explica por ejemplo que las grandes obras de literatura fantástica y de ciencia ficción suelan ser de una complejidad lingüística, no por el gusto de serlo, sino porque suelen proponer al lector mundos tan diversos que tienen que detenerse un mayor tiempo en describirlo. En este orden de ideas, cuando muchas de estas obras deben ser traducidas al mundo audiovisual, suelen tomarse mucho tiempo en describir el funcionamiento del mundo en el que se hayan inscritos, lo que hace lento el trascurso de los sucesos. Cuando más fácil es una obra de ficción, de alguna manera más puntos en común  tiene con nuestro mundo de referencia.
Este pequeño prólogo no quiere señalar en ningún momento que la obra de Ursula K. Le Guin sea insufrible o en exceso compleja, con un lenguaje demasiado exigente, pero sí que al comienzo puede sentirse un poco pesada, un poco ampulosa,
En aquel entonces Kargard era un imperio poderoso. Las cuatro comarcas se extendían desde el Septentrión hasta el Levante: Karego-At, Atuán, Hur-at-Hur y Atnini. Los kargos hablaban una lengua muy distinta de las lenguas del Archipiélago o los otros Confines, y eran un pueblo salvaje, de tez blanca y cabellos rubios, feroces guerreros que disfrutaban con el espectáculo de la sangre y el olor de las aldeas en llamas. (p. 19)

Empero, superado ese primer obstáculo la obra logra en el lector esa atención obsesiva, propia de los relatos que se consiguen instalar para siempre en la memoria; esto se debe a la construcción de un personaje principal, Ged, complejo, mucho más allá de la univocidad de los personajes de novelas juveniles más contemporáneas como Edward Cullen o Katniss Everdeen. Por el contrario, llama la atención como el personaje parece menguar en lugar de crecer, cambia, se transforma y, por tanto, aprende, muta en algo más de lo que resultó ser al principio.
En este mismo orden de ideas, algo que podría desconcertar a muchos lectores de sagas más recientes es que en algunos capítulos, maravillosamente, no pasa nada. No hay monstruo alguno, no hay espadas en llamas, no hay castillos viniéndose en ruinas, sólo un héroe que huye (encontrándose) o que caza una sombra que es mucho más y mucho menos que una sombra.

Un mago de Terramar es una de esas obras que no sólo atrapa al lector en un primer momento, sino que lo invita a volver a sumergirse en este mundo de Terramar, tan cerca y tan lejos del nuestro, una de esas obras que hacen que la experiencia de lectura sea inolvidable.
lunes, julio 20


Autores: Fernando Pessoa, Porfirio Barba-Jacob. Jerónimo Pizarro (Ed.)
Traducido por: Jerónimo Pizarro y Gastāo Cruz
Selección de imágenes: Jerónimo Pizarro
Editorial: Tragaluz Editores
Recomendado para: Grandes lectores

     En el 2013, la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) tuvo como país invitado a Portugal, lo que dio lugar a que muchos autores fueran presentados por primera vez en Colombia y otros fueron preparados paras ser presentados en Portugal. Una muestra de esto último es Todos los sueños el mundo, un volumen antológico bilingüe con textos y fotografías de  Fernando Pessoa y Porfirio Barba Jacob.
     Debo decir que al primero lo conocí hace mucho tiempo a través de una representación teatral que retomaba su texto Tabaquería.
          (Come chocolates, pequeña;
     ¡Come chocolates!
Mira que no hay más metafísica en el mundo salvo chocolates.
Mira que todas las religiones no enseñan más que la confitería.
¡Come, pequeñita sucia, come!  
¡Pudiera yo comer chocolates con la misma verdad con que tú comes!
Pero yo pienso y, al quitarles el papel plateado, que es hoja de estaño,
Arrojo todo al suelo, como he arrojado la vida). (Pp. 75-77)


     Así que cuando (h)ojeo cualquier libro de Pessoa, inevitablemente busco el mismo poema con la esperanza de empezar de nuevo desde una referencia cierta, desde unas coordenadas conocidas, porque adentrarse en Pessoa es hacerlo en un laberinto, en el que cualquier minotauro puede servir de guía para perderse más en él.
Por el otro lado encontrar a Porfirio Barba-Jacob en otro idioma es una suerte de redescubrimiento, así, Balada de la loca alegría  se transforma en Balada da louca alegría.
     Meu copo cheio – o vino de Anahuac-
meu esforço vão –estéril mina paixão-
sou um perdido –um marijuano-
a beber, a dançar ao som da mina canção… (p. 205)  

El libro así editado se convierte en un bumerang, un texto que puede ser comprendido en Portugal, donde se presentan los textos más reconocidos de Porfirio Barba-Jacob, mientras en Colombia nos sirve a los lectores neófitos para leer los textos más reconocidos de Pessoa.

Acompaña la edición un conjunto de fotografías de los autores y de manuscritos originales  que logran en el lector una visión más completa de los dos autores. De esta manera, Todos los sueños del mundo se transforma en una hermosa edición a tener en cuenta por cualquier lector de poesía. 

LETRAS ROBADAS

Author: Diego Fernando Marín
domingo, julio 19

Autor: Triunfo Arciniegas
Ilustrado por: Claudia Rueda
Editorial: Océano Travesía
Recomendado para: los pequeños
Libro álbum

     Una de las mayores alegrías de cualquier niño se da en el momento en que comienza a aprehender el lenguaje escrito, en que descifra y cifra el mundo a través de ese código con sus reglas; es una experiencia mágica en todo el sentido de la palabra.
En este caso, nuestra narradora y protagonista es Clara, una niña que navega por el mundo inmersa en sus preguntas acerca de las palabras y las cosas; es en ese instante de su vida en que nos cuenta de su viaje al mercado y cómo está pendiente de las palabras nuevas que en las conversaciones van surgiendo, puesto que leer y escribir también es escuchar y hablar, es integrar todo el mundo percibido para transmitirlo luego en forma de palabras o de gestos, de pinturas o sabores.

En Letras robadas, la dupla Arciniegas y Rueda, logran construir una bella obra, plena de sensibilidad, en donde algunas de las preguntas de los más pequeños alrededor del lenguaje son abordadas y respondidas a su manera. Una obra en definitiva que todo padre, docente o niño sabrá disfrutar.   

UN DÍA DIFERENTE PARA EL SEÑOR AMOS

Author: Diego Fernando Marín

Autor: Philip C. Stead
Ilustrado por: Erin E. Stead
Sin datos de traductor
Editorial: Océano Travesía
Recomendado para: los pequeños
Libro álbum

     Si bien la primera necesidad de un buen relato es la literatura, es decir su capacidad expresiva, de uso del lenguaje y de transformar, de alguna manera, el mundo, al menos el del lector, a través del uso de un componente estético significativo, que vaya mucho más allá de una intención pedagógica, didáctica o moralizante, no se puede soslayar que en la literatura infantil esos elementos extraliterarios- por llamarlos de alguna forma, puesto que la literatura siempre hace un llamado profundo al sentido de lo humano- están más presentes que en la literatura juvenil o la llamada literatura adulta. En este orden de ideas, Fede diferente (justo el libro reseñado con anterioridad en este mismo blog)y Un día diferente para el señor Amos tienen mucho en común, sin ser moralizantes si buscan o entregan un guion a los lectores acerca de la diferencia, en el caso de Fede Diferente, y acerca de la amistad y el respeto al otro, en el caso de Un día diferente para el señor Amos.
     La obra de Philip C. Stead y Erin E, Stead muestra relación especial que tiene el guardián de un zoológico con cada uno de los animales que lo habitan, jugando con el elefante, compitiendo con la tortuga, escuchando al pingüino, atendiendo al rinoceronte y leyéndole un cuento al búho. Sin embargo, un día cualquiera, el señor Amos se enferma, es entonces cuando los animales lo extrañan, toman el autobús y van a visitarlo.

Un día diferente para el señor Amos  habla así del respeto dentro de las relaciones, de lo que se supone puedes esperar cuando te portas bien con el mundo a tu alrededor, buscando construir así en el lector una postura ética en su relación con el mundo.  Amén a este elemento empero, se encuentra una obra rica en humor y ternura, con personajes bien diferenciados y caracterizados que invitan a un momento de lectura compartida, bien sea entre adultos y menores, humanos y animales o entre iguales; un libro, curiosamente, que exige ser compartido.   

FEDE DIFERENTE

Author: Diego Fernando Marín

Autor e ilustrador: Miriam Koch
Traducido por: Fina Marfà
Editorial Corimbo
Recomendado para: los pequeños
Libro álbum

     Allá donde vayas, ve con todo tu corazón. Confucio. Esta cita, incluida como epígrafe al principio y al final del libro, ilumina todo el relato de Miriam Koch, siendo invitación que dota de sentido la historia de Fede, un cordero diferente a todos los otros corderos. No se trata del típico caso de la oveja negra, sino de otro tipo de diferencia. Así, inconforme, en busca de su propia esencia Fede se pierde de los suyos por ir detrás de algo que es como él, iniciando así su aventura.
     Fede diferente cala de manera profunda en el lector de cualquier edad, porque habla en esencia de la búsqueda de identidad, de aquello que nos conforma como sujetos, en lo común y en lo diverso, pudiendo retornar luego a los suyos pero con un mundo más amplio, con un ser que puede mirar más profundo.

     Así, Fede diferente invita al lector a la reflexión acerca de la importancia de la discordancia como posibilidad de encuentros y desencuentros, para por último asimilar la propia singularidad. Un relato que se puede leer con los más pequeños una y otra vez, con todo el corazón. 

ZOMBIES

Author: Diego Fernando Marín

Autores: John Joseph Adams (Ant.)
Traductor: Patricia Nunes, Diana Falcón, Simon Saito,  Bettina Blanch.
Editorial: Booket
Recomendado para: Jóvenes lectores
Antología de relatos

Aunque en la actualidad solemos asociar los zombies a The Walking Death  y una multitud de series semejantes, no debemos olvidar que la idea original del muerto viviente, de este tipo de muerto viviente, es latinoamericana, más concretamente de Haití, en donde las creencias africanas en fusión con las creencias católicas dieron origen al vudú. Así, la idea del descerebrado muerto viviente comienza con la tradición oral, luego es retomada por las revistas pulp y el cine de serie B norteamericano hasta llegar a una suerte de época dorada con las películas de George Romero.
Romero convierte al zombie en un símbolo político que denuncia el consumismo desaforado propio del sistema capitalista. Los muertos vivientes justifican su afán de consumir cerebros porque esta es la única forma de acallar el dolor de estar muertos. El seguidor de los relatos entiende entonces un elemento adicional, un atroz elemento adicional, estar muerto es doloroso, no hay paz en la tumba, no hay paz alguna para el que regresa.
Ahora, la novela gráfica, el cine y la televisión, han revestido de múltiples formas al zombie, haciéndolo protagonista de relatos apocalípticos como The Walking Death o Guerra Mundial Z (libro magnífico que en algún momento reseñaré), donde la esperanza se desvanece poco a poco, a dentelladas. En este orden de ideasn,  Zombies, la antología de John Joseph Adams, permite recoger un género que en Colombia todavía no despega del todo, rindiéndose a la novela como forma suprema de la literatura, y un protagonista que se suele asociar a una forma única, la de la criatura devoradora de carne que arrastra sus pies con torpeza y no tiene posibilidad alguna de interaccionar de manera efectiva con el mundo alrededor. Más allá de esto, los autores de esta antología recogen la figura del zombie como una criatura proteica, capaz de ubicarse en cualquier tipo de sociedad, en cualquier época, capaz de cualquier uso.

Dos relatos, de los 31 que componen este volumen, destaco. El primero de ellos es La foto de la clase de este año de Dan Simmons, protagonizado por una profesora de más de setenta años que insiste en ejercer su labor, su vocación, y defender a sus alumnos frente al terrible mundo en el que se halla inmersa su escuela, aunque sus mismos alumnos sean muertos vivientes. El otro relato es Calcuta, el señor de los nervios de Poppy Z. Brite, una oda y crítica terrible a la ciudad hindú, donde se destaca el lenguaje que emplea el autor. Por último, me gustaría nombrar el relato de Neil Gaiman, habitual en este blog, porque recupera los elementos de la narración oral del relato de zombies. Aclaro, empero que la antología no se finiquita con estos tres relatos, no se pueden olvidar los muchos abordajes que hacen los autores de este arquetipo, que va desde el ejercicio de la música hasta el oficio más viejo del mundo. Por supuesto, estas historias hablan más del ser humano que de las criaturas que nos aterran. 

ERA LA GUERRA DE LAS TRINCHERAS

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, julio 15


Autor e ilustrador: Tardi
Traductor: Enrique Sánchez Abulí
Editorial: Sexto piso
Recomendado para: Grandes lectores
Novela gráfica

Creo que mi generación (aquellos nacidos a finales de los 70´s) tuvo el fantasma de la guerra de Vietnam, supo algo de la Guerra de Beirut, se atemorizó con la Tormenta del desierto y sus derivados, y ha vivido siempre con el fantasma de la Tercera Guerra Mundial, que comenzó siendo nuclear y su vertiente última se inclina más hacia lo bacteriológico.  No podemos olvidar, por supuesto, la Segunda Guerra Mundial, que ha extendido su sombra bajo dos elementos principales, el genocidio Judío y el nombre de Adolf Hitler. Poco sabemos, poco parece importar la Gran Guerra, la Primera, la que duró cuatro años, y de la que se rescatan nombres como El Barón Rojo o biplanos o Archiduque Francisco Fernando; nombres que poco a poco, más allá de la revisión escolar poco significado tienen para nosotros. Antes de continuar he de declarar que cuando digo nosotros me refiero a la generación de finales de los 70´s colombiana. En nosotros, esa guerra parece tener poca impronta.
Por supuesto podemos culpar al cine por ello, y a la literatura, y al aparato periodístico que hablan de Hitler y los judíos asesinados y Ana Frank y las cámaras de gas, y los aliados, por supuesto los Aliados son importantes, pero poco hablan del horror anterior.
Por otro lado Tardi parece no olvidar ese momento, la Guerra de las Trincheras. En contraparte al cine de los 70´s y 80´s, en donde las producciones fueron un canto al heroísmo norteamericano, a la “belleza” de la guerra, Tardi se dedica, con la precisión del historiador, a contarnos como fue esa Guerra, como fue percibida en las ciudades, entre los ciudadanos de a pie, y cómo fue vivida por los soldados que día a día se las arreglaban entre el lodo y las alambradas, los disparos y las minas, sin saber muchas veces por qué, añorando a sus amados que estaban lejos de las líneas de combate, enloqueciendo por momentos a causa del hambre, el tedio y la sed. Y el miedo, el omnipresente miedo.
Así mismo, aunque en algunos momentos las ilustraciones de Tardi parecen más cercanas a la caricatura, la fuerza de los escenarios, los diálogos, las citas que incluye, sus propios comentarios, hacen de esta novela gráfica una obra sobre la que se debe volver, pues es un retrato de un puñado de hombres, de uno y otro bando, que solo fueron hombres enviados a matarse entre sí, como en todas las guerras.

En este orden de ideas, Era la guerra de las trincheras es una novela gráfica de no ficción que ayuda al lector joven a tener una idea más concreta de lo que significa un campo de batalla, lejos de cualquier estúpido romanticismo bélico, en tanto para un historiador significa una recreación bastante fidedigna de uno de esos grandes horrores históricos que hemos atravesado.