miércoles, mayo 20

IX SEMINARIO- TALLER DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL: Intercamnio de saberes sobre género en la LIJ colombiana

Este 23 de mayo de 2015 tendremos en el Centro Cultural Comfandi el IX seminario - taller de LIJ: Intercambio de saberes sobre género en la LIJ colombiana, con la paticipación de Simone Accorsi, docente de la Universidad del Valle, donde además participa del área de investigación: literatura, género y discurso. Además, como ponente de SEMILIJ tendremos a Paola Andrea Moreno. 

Para quienes estén interesados en asistir el programa es el siguiente: 

10: 00 a.m. a 1:00 p.m. 

¿Qué es eso de "género"?  por Simone Accorsi. 
Perspertiva de género y LIJ: un acercamiento a la imagen femenina en seis obras de LIJ colombiana. 

2:00 a 5:00 p.m. 

Taller de profundización, a cargo de SEMILIJ.  

Lugar: centro Cultural Confandi 3 Piso. 
Dirección: Calle 8  No. 6-23
Fecha: Sábado 23 de mayo de 2015
Horario: 10:00 a.m. a 5:00 p.m.
Entrada libre. 

Mayores informes: Tel: 3340000 ext. 1312, 1314. 

domingo, mayo 10

SIN LA SOMBRA DE LAS TORRES


Autor e ilustrador: Art Spiegelman
Editorial: Norma editorial (No confundir con editorial Norma)
Historieta
Recomendado para: Grandes lectores

     No recuerdo con exactitud el momento en que supe de Sin la sombra de las torres, en todo caso sé a ciencia cierta que fue en el trascurso de este año, en alguna página web que comentaba cómics y/o novelas gráficas. Partía por supuesto de dos errores: uno, lo único que conocía de Spiegelman era Maus, y dos, asumí que se trataba de una obra publicada en el 2014, cuando en verdad lo fue en el 2004. 
Cuando al fin tuve Sin la sombra de las torres en mis manos me sorprendió en primer lugar que se trataba de un volumen editado en cartoné. Me sorprendió porque la obra de Spiegelman es bastante política y adulta, y el cartoné es un material que me acostumbré a asociar a las publicaciones de primera infancia. En segundo lugar esperaba una narración continúa, es decir un relato gráfico narrativo, algo muy diferente de lo que me encontré
Sin la sombra de las torres es una recopilación de tiras publicadas originalmente en el diario alemán Die Zeit, dedicadas a sublimar, de alguna manera, lo que su autor vivió al estar en Nueva York durante el ataque a las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001. Sin embargo, y a pesar de lo que muchos podrían esperar, la obra no es una celebración patriotera ni un ataque despiadado a los habitantes del Medio Oriente, por el contrario lo que se puede ver es una obra muy crítica con el gobierno norteamericano.
Podemos decir que la obra se divide en dos, la primera parte da cuenta de los primeros minutos que vivió Spiegelman como habitante de Nueva York y padre de una niña en una escuela cercana al World Trade Center. Al final de esta primera parte el autor dice,  Poco después del 11-S. mientras esperábamos a que cayera algún otro zapato terrorista, muchos encontraron consuelo en la poesía. Otros lo buscaron en las antiguas tiras de prensa. A partir de estas palabras Spiegelman abre una segunda parte, encabezada por un prólogo en el que da cuenta a grandes rasgos de la historia del cómic y da paso a una serie de cómics históricos que no han perdido su vigencia, sobre todo si se le revisa a la luz de los hechos de la primera parte.
Sin la sombra de las torres  es una obra singular, política y encantadora, que da cuenta de la neurosis de un autor, de un norteamericano como cualquier otro, que aún está haciendo catarsis de lo acaecido en su país, y que no justifica de ninguna manera que esto haya justificado las guerras posteriores que al atentado tuvieron lugar. Para los amantes de la historieta, el cómic y la novela gráfica, es una obra inclasificable que debe ser visitada una y muchas veces más.        

sábado, mayo 9

UNDERGROUND. El atentado con gas sarín en el metro de Tokio y la psicología japonesa.

  

Autor: Haruki Murakami
Traducido por: Fernando Cordobés y Yoko Ogihara
Editorial: Tusquets editores
Testimonio
Recomendado para: Grandes lectores

Cuando se habla de Japón se suele pensar en disciplina, espiritualidad, trabajo en equipo y, por supuesto anime. Esta idea ha ido permeando nuestro imaginarios de tal manera que hemos idealizado muchas de las cosas que suceden en oriente. Uno de esos aspectos ha sido la obra de Haruki Murakami, quien de alguna manera se nos ha convertido en un puente entre oriente y occidente. Así, hemos asumido de mejor manera sus narraciones fantasmagóricas, plenas de pasajes entre mundos disimiles, que tanto se parecen al nuestro.
Con Underground, Murakami ingresa en el campo de la no ficción lanzándose a un exhaustivo trabajo investigativo acerca de lo sucedido en el metro de Tokio durante el atentado con gas sarín que tuvo lugar en 1995. De esta manera con la minuciosidad de una investigación académica, Murakami recopila y da forma a los testimonios de un gran número de las víctimas del atentado, atravesando el recelo que los medios de comunicación han dejado en estas. Para los occidentales es una oportunidad de descubrir un Japón desconocido, donde el transporte público es un espacio de tortura (es común, dicen algunos testimonios, que en algunas líneas las personas se quiebren las costillas, hayan desmayos y algunos “sobones” se aprovechen de las mujeres), donde las jornadas de trabajo son agotadoras y aún en medio del caos, las víctimas en lugar de buscar ayuda buscaban de manera desesperada llegar a sus trabajos.   
Más allá de todos estos elementos, empero, Underground, busca poner de relieve para los mismos japoneses, que hay una serie de fallas sociales que llevaron precisamente a que los hechos del metro de Tokio tuvieran lugar, a que sectas como las de Aum Shinrikyō pudiesen llegar a tener la prelación que tuvieron, no solo sobre una serie de marginales, sino también en un gran amplio número de profesionales e intelectuales.
Testimonio a testimonio Murakami va mostrándonos las graves secuelas que aún padecen las víctimas. De la misma manera, en un anexo que en verdad existió solo después de la publicación del libro (en Japón Underground fue publicado en 1998)se puede escuchar la versión de miembros o ex - miembros de Aum Shinrikyō.
Con todo, en Underground. El atentado con gas sarín en el metro de Tokio y la psicología japonesa, se queda corta en el análisis de toda la información que trae consigo. Aunque en los epílogos, correspondientes a la primera y segunda parte, Murakami hace algunas reflexiones, habla de la necesidad de cambios de narrativas y los juicios contra los líderes de la secta y los principales responsables del atentado, quedan muchas ideas y preguntas en la cabeza del lector, acerca del Japón, de nuestro propio mundo y de la nada en la que poco a poco nos vamos adentrando. 


sábado, mayo 2

EL OCÉANO AL FINAL DEL CAMINO


Autor: Neil Gaiman
Traducido por: Mónica Faerna
Editorial: Roca editorial
Novela
Recomendado para: Grandes lectores

     Gaiman se ha convertido de a poco en una referencia obligada para todos los lectores de literatura fantástica, que no solo conocen toda su obra sino que lo han convertido en una suerte de rock star. Su vasta obra abarca desde la novela gráfica, donde es conocido sobre todo por The Sandman, hasta la literatura, donde ha publicado tanto para niños y jóvenes, como para adultos; manejando en todos los casos una amplia variedad de temáticas, tratamientos y personajes. Esto último ha evitado que se llegue, o lo lleguen, a encasillar. De tal manera que sus obras juveniles -destinadas a este público o apropiadas por él- hacen más referencia a elementos mitológicos que a la implementación de armas mágicas o mundos postapocalípticos. Así, la fantasía de Gaiman se ubica más en los intersticios de nuestro mundo que en otros.
     El océano al final del camino había sido una obra añorada desde su publicación en el 2013, pero solo fue hasta hace dos meses que llegó a Colombia. Por supuesto no estuvo en los estantes de novedades, pareció simplemente en los anaqueles de literatura fantástica, puesta casi de manera descuidada, como si se tratase de un libro más.
Muchos seguidores de este autor pueden considerar esta obra como juvenil, dado que su protagonista es un niño que se enfrenta a una situación fantástica. Empero, nada más alejado de la realidad. El océano al final del camino es una obra más adulta, en tanto se decanta por contar como un chico madura al cargar la responsabilidad inmensa de ser un hombre valioso, en virtud del sacrificio que fuerzas arcanas han hecho por él.
El argumento es aparentemente sencillo. Un niño, un héroe lunar en este caso, se enfrenta a una pesadilla, un monstruo más allá  de los límites de la realidad que ha estado esperando, ansiando el momento de ingresar en nuestro mundo. Para ello contará con la ayuda de una niña y su familia, que son a la vez tres y una, y que a pesar de su forma humana, son representaciones de fuerzas mucho más antiguas que el mismo universo. No hay justicia en ningún momento, tan solo la sólida carga del deber y una concepción majestuosa de lo que significa la madurez, el ser adulto.
Con esta novela Gaiman ha vuelto a poner muy el alto el listón de la literatura fantástica, que se encuentra más allá de los públicos y del mercadeo editorial. Una obra por la que es inevitable sentir una honda nostalgia una vez se lee la última línea. 


martes, enero 20

Tokio blues. Norwegian Wood


Autor: Haruki Murakami
Traducido por: Lourdes Porta
Editorial: Tusquets editores
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

 A menudo el eterno aspirante a Nobel Haruki Murakami ha sido acusado de construir novelas esquemáticas, que siguen más o menos las mismas líneas y presenta, con pocas variaciones, las mismas situaciones. A eso ya había respondido King en Ventana secreta, jardín secreto, aduciendo que en verdad solo existen cinco argumentos a los que los escritores vuelven una y otra vez con diversos personajes: éxito, fracaso, amor y pérdida, venganza, identidad confundida, la búsqueda de un poder más alto, ya sea Dios o el demonio.
Los más acérrimos seguidores de Murakami se encontrarán con que este relato se aleja del tópico de los fantasmas y los mundos múltiples y se sumerge en el del amor de juventud, la lealtad, la muerte y la demencia.
Tokio Blues narra la historia de un hombre, Terō Watanabe, que al oír una canción recuerda con desasosiego a una chica que no lo amó nuca y que él esperó por siempre, convirtiéndose en la criatura más sola sobre la faz de la tierra, pegado solo a unos libros, la disciplina y la terquedad; uno de esos personajes que asiste a su vida como quien ve llover, a la manera de Hervé Joncour.
Las memorias de Watanabe nos lo muestran entre los 18 y los 20 años, cuando está estudiando en la universidad, y reencuentra de un día a otro a un amor de adolescencia, Naoko, quien reingresa en su vida dejando un recuerdo imborrable, procurando unas ligaduras que traspasan el tiempo, el espacio y el mismo deseo.
En Tokio Blues asistimos a una historia de amor como pocas, intensa, atravesada por la locura, en donde el amante busca redención y comprender aquellas ataduras que él mismo se ha procurado, en virtud de una mujer que en realidad nunca lo amó.  

  
P.D. Quienes hayan leído el conjunto de relatos Sauce ciego, mujer dormida y apenas se vayan a enfrentar a Tokio blues, tendrán una fuerte sensación de cosa ya vívida, pues casi todo un capítulo fue publicado como el cuento independiente, La luciernaga. 

En el país de la memoria blanca


Autor: Carl Norac
Ilustradora: Stéphane Poulin
Traducción de: Goedelle De Sterck
Editorial: Barbara Fiore Editora
Recomendado para: jóvenes lectores
Libro – albúm / Novela gráfica

Quien ha visitado el catálogo de Barbara Fiore Editora sabe que éste se haya constituido por un sinnúmero de bellezas extrañas que no le temen ni a lo extravagante ni a lo perturbador; por tal motivo se puede encontrar un título como El tirano, el luthier y el tiempo, al lado de El pato y la muerte o Ratas. Sin embargo, y a pesar de ello, pocas cosas han preparado al lector para un título como En el país de la memoria blanca. Y es que desde el comienzo el libro es un enigma a la altura de su protagonista, un animal antropomórfico vendado, al que alguna vez oímos llamar por el nombre de Renoir, al que no responde ni reconoce, pues se ha despertado en la cama de un hospital tan solo con el recuerdo de una explosión en un autobús.

Así, el inicio cargado con un fuerte tinte político nos pone del lado de Renoir, el perro, que vive en un país en donde los gatos son oprimidos y masacrados, tan solo por el hecho de ser gatos. La búsqueda de Renoir por sí mismo, agazapado en sus contradicciones, Sin saber muy bien por qué, tengo la convicción de que no sería capaz de matar ni una mosca. Y de que podría freír a tiros a quien sostuviese lo contrario. De esta manera discurre la historia, con un fuerte sabor a novela negra que se refleja en las imágenes de Poulin, que nos entrega sabuesos fieros y gatos miserables, que nos va entregando elementos que nos permiten dudar de la verdadera identidad de Renoir, que una vez en un apartamento que desconoce como suyo, se sirve en el plato el pájaro que ha muerto en la jaula.

Mientras tanto Renoir observa con atención a su alrededor, los burdeles, los vecinos,
Acostumbra a lavar los dientes de sus ratas. Cuando sale hace como que se arranca el corazón y lo esconde bajo el felpudo. Después se mete la llave en la boca y trata de encenderla como un puro.
Hoy juega a volar. ¡Hala, se tira! Es hermoso, lo admito. Del cuarto piso, con los brazos estirados. Su caída no se asemeja a la de una piedra. Por un momento -¿es el efecto del viento?- parece flotar en el aire como un copo de nieve. Luego se estrella.  

Poco a poco Renoir siente nacer en él la necesidad de cambiar el mundo en el que se halla inmerso, Mañana sanaré este mundo o saltaré con él – les prometo.

Y a eso se dedicará con ferocidad, aunque para ello desaté un infierno a su paso.

En el país de la memoria blanca es un libro que desafía al lector a cada vuelta de página, en cada ilustración, en cada símbolo entregado –el unicornio, el esqueleto del funambulista colgado boca abajo-, en cada cambio de tamaño de letra, exigiendo que se vuelva a él cada tanto para comprenderlo de manera distinta en cada visita.

miércoles, enero 7

Paranormal Colombia. Al filo de la realidad.


Autor: Mario Mendoza
Editorial: Planeta
Recomendado para: Jóvenes lectores
Testimonio

Conocí a Mario Mendoza unos seis meses antes del lanzamiento de su novela Buda Blues. En aquel entonces pertenecía a un grupo literario, Camelot, que se hallaba trabajando con La casa de la lectura, en el ciclo de talleres de formación de escritores Relata. 

Nuestro mentor de aquel entonces, y aún el de muchas personas con aspiraciones literarias, fue Alberto Rodríguez, hombre entrañable, honesto y abierto que intentaba guiar nuestras plumas sin violentar mucho nuestros espíritus. En aquel entonces el Ministerio de cultura acompañaba ese proceso, ignoro si aún lo hace, con dos escritores colombianos con trayectoria. En suerte nos tocaron dos: Nahun Montt y Mario Mendoza. He de aclarar que en ese momento Camelot tenía un sesgo particular, único en Colombia, al menos eso creemos, en medio de las novelas de sicarios, prostitutas y Walter Riso, nosotros nos dedicamos a la fantasía y la ciencia ficción. Nuestro primer lector fue Montt, quien acababa de terminar su novela Lara, y le pasó algo que tardé mucho en entender antes incluso que perdonar, algo muy humano, no entró en nuestras historias. Montt se quedó en decir que lo nuestro eran cosas muy raras. Incluso creo que a pesar de toda su buena voluntad, con algunas de nuestras historias no llegó ni a la mitad. No se trataba de lo bueno o malos escritores que fuéramos en aquella época, simplemente el elemento fantástico lo sacó.

Por el otro lado estuvo la mirada de Mendoza, una mirada de sorpresa cierta, de ojos abiertos a cabalidad, es decir de esas miradas de quien no acaba de creerse la cosa y que busca devorar lo que el ponen al frente. Para nuestro infortunio, el apoyo de Mendoza era solo hablar con nosotros y brindar una charla, no tenía la misma relevancia de Montt, no iba a revisar nuestros cuentos ni ayudarnos con la estructura ni a ver el antes ni el después. Eso era con Montt, el descreído, el escéptico, el realista.  De esa charla nos quedaron su absoluto entusiasmo y dos frases que son su credo: “Salta, ya aparecerá el piso” y “Escribir es resisitir”.   

Ahora, mientras leía Paranormal Colombia, pude entender porque a pesar de su militancia en lo que él denomina un realismo sucio, de su afirmación de que el realismo sucio podía ser la ciencia ficción colombiana, Mendoza nos llegó de manera tan fácil, nos aceptó, con sorpresa sí, de tan buena manera dentro de lo que podía sucederle a las letras colombianas. Y es que Mendoza ya estaba buscando por esos lares.

Paranormal Colombia parte de la idea personal de que se hace necesario buscar otras formas de operar en la realidad, habla de la literatura fantástica, del misticismo, e incluso del psicoanálisis, todo en busca de encontrar una alternativa a la realidad que estamos viviendo. No escapando de ella, sino en busca de una mirada más amplia, más completa. Así, el discurso que maneja en esta obra es mucho más cercano a su hipnotizante capacidad oral, se le siente más cerca, menos esquemático, más vital, porque al fin y al cabo, Mendoza está buscando responder a través de esta obra, lo que le ha sucedido a él como escritor, como persona.

El libro se compone de diez relatos en los cuales Mendoza se ha puesto en contacto con médiums, outsiders, adivinos, viajeros astrales, y diversas personas que han aceptado que estamos a punto de un cambio brutal en nuestra forma de percibir el mundo. Mendoza reflexiona acerca de estas y otras experiencias con el ánimo del creyente, no del escéptico, no del investigador, así las palabras de quienes entrevista, de las personas con las que dialoga, le sirven de punto de partida para reflexionar sobre lo que le sucede, lo que le ha sucedido, a él como persona, como escritor, antes que como forma de contrastar esas palabras con hechos verificables. Mendoza no es periodista. No tiene por qué serlo.  De esta manera asistimos a la búsqueda de un hombre que busca entender lo que sucede en el mundo, tanto interior como exterior.

Estos elementos, que para algunos puede ser un pro, para otros contra, permite cumplir a cabalidad el propósito que Mendoza se trata desde la presentación del libro: explorar en otras formas de percibir, de concebir, la realidad, en nuestro país, más allá de la guerra y las bombas y los acuerdos de paz y el mendigo dormido en nuestro camino.

Debe decirse, sin embargo, que aquellas experiencias donde se pierde el formato de la entrevista, donde Mendoza funge más como narrador, logran en el lector, en mí por lo menos, una mayor convicción y/o aceptación. Por eso quizás, el relato más conmovedor, que incluso lo conmueve a él más, y el que menos tiene de paranormal, es el de Klauss, Las extrañas e insólitas aventuras del jardinero extraterrestre, la historia del único recluso abiertamente homosexual y travestido en la cárcel  La Picota de Bogotá. El más entrañable tal vez, porque Mendoza no se enfoca en los viajes astrales, sino que se permite indagar en la profunda pluralidad del ser humano.


Así, aún para los escépticos, Mendoza logra un libro honesto y convencido de lo que está narrando, la obra de un escritor que busca con la convicción de encontrar. 

lunes, diciembre 29

El atlas de las nubes


Autor: David Mitchell
Editorial: Duomo ediciones – Océano
Recomendado para: Grandes lectores
Novela

Jorge Luis Borges propuso en El jardín de senderos que se bifurcan la idea de un libro que fuese al mismo tiempo un laberinto. Hace unas cuantas décadas, mi memoria es imprecisa, Michael Ende emprendió la realización de esa empresa en un conjunto de cuentos a los que nombró El espejo en el espejo. Un laberinto. Mitchell acomete de nuevo la idea, solo que su laberinto no está constituido por el espacio, sino que atraviesa el tiempo, el resultado de este empeño es El atlas de las nubes.
Compuesta por seis historias conectadas entre sí, la novela de Mitchell emprende una exploración del espíritu humano en sus aspectos más profundos, tanto angélicos como infernales y como estos han atravesado, y atravesarán, toda su historia. De esta guisa, la primera historia tiene lugar en el siglo XVIII, y la última es una fantasía postapocalíptica, que tiene lugar después de que el hombre ha conquistado el espacio, pero jamás su propio espíritu.  
Todas tienen en común el esfuerzo del ser humano por alzarse sobre sus propias limitaciones, y también por criticar de manera feroz el consumismo, alcanzando en La antífona de Sonmi-451 su punto máximo, cuando una ascendida trabajadora de la compañía de los arcos dorados descubre a donde va una vez alcanza su “jubilación” y de donde sale su propio alimento y el de los clientes a quienes ha servido.
Así mismo, El atlas de las nubes propone una manera diferente de contar, sus historias no se hayan una detrás de otra de manera convencional, sino que están en  una suerte de muñeca rusa, de manera tal que para poder terminar la primer historia se habrán tenido que leer las demás; la argucia técnica, por demás notable, es imprescindible para que el lector supere la fascinación y se embarque en un descubrimiento del mundo que nos rodea a través de los reflejos que se nos proponen.

P.D.: Nunca se trasteen en fin de año.

martes, diciembre 16

Relatos de los confines. Oficio de búhos.


Autora: Liliana Bodoc
Ilustrado por: Gonzalo Kenny
Editorial: Suma de letras
Recomendado para: Jóvenes lectores

Tuvieron que pasar cerca de cuatro años para que el rumor se convirtiera, de alguna manera, en algo tangible, y pudiera tener en mis manos la coda a La saga de los Confines de Liliana Bodoc. Digo en mis manos porque aunque libro digital llegó a Colombia el año pasado hizo falta que Danny, mi bibliotecario de confianza, hiciese un viaje a través del continente y o trajera de vuelta. Pensando como siempre, que la culpa era solo de la Librería Nacional la busqué en otras librerías y ninguna dio razón de su existencia. Era solo un rumor, una leyenda, casi un chisme. Incluso en España, donde se encuentra la saga de Dresden completa, no se encuentra Relatos de los confines. Podría pensarse incluso que en países con tradiciones más arraigadas, La saga de los confines, tuviera una distribución más fuerte, pero al preguntar en Lima acerca de la existencia de este conjunto de relatos, me dijeron que allá ni siquiera había llegado el tercer volumen de la saga. Lo cual, no puede decirse de otra forma, es lamentable.
 La saga de los Confines relata el encuentro de dos mundos, donde uno ha de resistir el violento embate del otro, cuyos ejércitos son liderados por, nada más y nada menos, que el mismísimo hijo de la Muerte. La historia transcurre en los Confines, una tierra en donde el mundo sigue una lógica diferente a la del Odio eterno. Por supuesto, no han faltado los detractores de la obra de Bodoc, asimilando de manera torpe La saga de los Confines a la obra de Tolkien, parecidas en que son una trilogía de literatura fantástica.

En este conjunto de relatos, Bodoc se esmera, se pule, se arma de poesía y amor, para contarnos pequeñas historias que nos muestran lo que sucedía entre bastidores, detrás de cada uno de los grandes eventos. De hecho no todas las historias se desarrollan en los Confines o las Tierras fértiles, muchas de las historias que cuentan tratan de las Tierras Antiguas, de lo que en ellas acaecían, de quienes se oponían a Misáianes. Para los amantes de los Confines, de todos sus personajes, es una oportunidad de encontrarse con algunos de sus personajes más entrañables, de encontrar las razones de la Muerte y de las tiernas conversaciones de esta con Vieja Kush; una posibilidad de reencontrarse con la potencia de esta narradora y decir adiós, con nostalgia, a esta galería de personajes.  

martes, noviembre 25

VIII Seminario de Literatura Infantil y Juvenil: “Intercambio de saberes sobre género en la LIJ colombiana”










Esta investigación indaga sobre la construcción de los personajes femeninos en nueve obras de la Literatura Infantil y Juvenil colombiana, teniendo en cuenta que las historias dirigidas al público infantil recrean una imagen ejemplarizante de lo femenino y masculino, reproduciendo a través de los personajes las características de lo que la sociedad considera debe ser un niño o una niña.
   
Este trabajo se realiza a partir de los intereses comunes de un colectivo de docentes, bibliotecarios y autores del género de la ciudad de Cali, quienes desde 2010 conforman el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil (Semilij) y  han emprendido un trabajo voluntario de investigación alrededor de la LIJ Colombiana, motivados por los grandes vacíos que la academia deja en este género y por el desconocimiento generalizado en cuanto la producción local.

En esta oportunidad, las integrantes Paola Andrea Moreno y Maday Rivera Correa presentarán los avances de la investigación en curso sobre el género en la LIJ, contando con la participación de la escritora Adriana Carreño Castillo, ganadora del V Premio de literatura Infantil Barco de Vapor  2012 por su obra “Una carta para Luciana”.

El seminario-taller se llevará a cabo el sábado 29 de noviembre de 2014 a partir de las 9:30 a.m. hasta las 5:00 p.m. En la mañana se realizarán las conferencias y en la tarde se compartirá un taller diseñado por Semilij en las instalaciones del Centro Cultural Comfandi.

Template by:

Free Blog Templates