Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

BAILA, BAILA, BAILA

Author: Diego Fernando Marín
sábado, julio 15

Escrito por Haruki Murakami
Traducido por Gabriel Álvarez Martínez
Editado por Tusquets Editores
Recomendado para Jóvenes lectores
Novela

     Desde que me acuerdo he envidiado de alguna manera a quienes saben bailar. Si para la música soy sordo, la consecuencia lógica es que tenga para el baile tenga dos pies izquierdos. Además,  mi capacidad de coordinación para el baile se acerca muy fuertemente a la de los peces. Con todo, sé apreciar la belleza del baile, ya sea como actividad lúdica o de cortejo. Quien baila, entiende que ese acto es una forma de imponerse al mundo, de comunicarse con el universo.

     Después de haber leído 1Q84 y Crónica del pájaro que da vuelta al mundo, recuerdo haber querido leer Baila, baila, baila, sin éxito alguno. En diversas ocasiones lo pedí prestado, quise comprarlo, e incluso lo descargué, pero siempre había algo que se interponía entre él y yo. Hasta ahora.

     Durante los últimos años, se ha considerado a Murakami como un fuerte candidato al Premio Nobel de Literatura. Sin embargo, por razones desconocidas –tal vez su enorme popularidad sea una de ellas- han preferido dárselo primero a un músico que a él. Sin embargo Murakami no se amilana. Ya en De lo que hablo cuando hablo de escribir expresa su firme opinión acerca de la escritura y los premios.

     Baila, baila, baila, hace parte del primer ciclo de novelas de Murakami, cuando escribía en primera persona, y fue escrita en 1988, aunque en español solo vio la luz en el año 2012 (Curiosamente La caza del carnero salvaje fue lanzada por Tusquets en el 2016 –Anagrama, 1992-, siendo escrita en 1982). Esta novela abordada desde diversos puntos de vista: realismo mágico, romance, fantasmas, novela negra e incluso Bildungsroman –novela de aprendizaje-. Son estos dos últimos los abordajes que me interesan. El protagonista de Baila, baila, baila, desprovisto de nombre, tiene que encarar una situación de su pasado, y para ello tendrá que ir resolviendo una serie de pistas –naturales y sobrenaturales- que le van guiando. En su camino las mujeres son una constante –incluyendo una relación ambigua con una niña de trece años-; crítica de forma reiterado al sistema en el que se encuentra inmerso e intenta ser consecuente a nivel ético. Como Bildungsroman, por otro lado, el protagonista, un hombre apático, desconectado de su entorno, sin un sentido claro que lo oriente, siente que algo le llama, que alguien llora por él, y que debe enfrentar su propio pasado para construirse un futuro.

     Por supuesto, el elemento natural se encuentra en esta novela, materializándose en la forma del hombre carnero –una reminiscencia de La caza del carnero salvaje-, quien da el mandato que origina el título, que metaforiza la búsqueda del personaje principal, y que nos recuerda a  los lectores, que el baile es uno de los motores del universo. “Pero no queda más remedio que bailar –prosiguió el hombre carnero. Y hacerlo lo mejor que puedas. Deslumbrando a todos. Si lo haces así, quizá pueda ayudarte. Así que baila, baila mientras no cese la música”. (p. 110)

     Un elemento particular que me llamó la atención, es la fuerte crítica que hace a la escuela como sistema, en general, y a los padres, en particular. Para ello se sirve de una niña, Yuki, de trece años con padres famosos – Ame, una fotografa, y Hiraki Makimura (el único personaje con nombre y apellido en la obra), un escritor que después del tercer libro se echó a perder-, que es abandonada y, de hecho, puesta en sus manos para que sea él quien se haga responsable. Si bien la relación entre Yuki y el protagonista sin nombre es ambigua a ojos occidentales, también nos permite comprender que la crisis de la paternidad es algo que no pertenece solo a nuestra cultura.


     Todos estos elementos, entre muchos otros, en mayor o menor rango, constituyen a Baila, baila, baila en una obra muy poderosa, con algunas pocas páginas que sobran, que mantiene el interés constante del lector, al paso que busca vincularlo con su propia búsqueda interna. El lector de Murakami encuentra los elementos prototípicos del autor, y quien no lo ha leído se encuentra con una novela brillantemente entretejida que bebe de muchas fuentes para construir una grandiosa particularidad.  
  1. Gracias por tu reseña, hasta ahorita no he leído a Murakami porque no se por donde comenzar, ciertamente creo que por su popularidad no ha obtenido el nobel, sabemos que el snobismo está a todo vapor y cualquier cosa popular de inmediato significa "de baja calidad", y a veces sucede pero lo de Bob Dylan fue ir demasiado lejos en mi opinión.
    Saludos.

    https://laletracomoalimento.blogspot.mx/

Publicar un comentario