Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

jueves, julio 7

Autor: James Rhodes
Traducido por: Ismael Attrache
Editorial: Blackie Books – Rey Naranjo Editores
Recomendado para: Grandes lectores
Testimonio – No ficción
    
     Conocí las variaciones Goldberg hace mucho tiempo en un libro en que las ponían como ejemplo de como la teoría del caos se expresaba en el arte, más concretamente la idea de fractales. El libro en cuestión era Gödel, Escher, Bach: Un eterno y grácil bucle de Douglas Hofstadter. El abordaje sobre la obra de Bach, por supuesto, era de un corte más académico que estético, y aun así dejaba traslucir una inmensa admiración por la obra del compositor barroco.  Ese primer acercamiento fue motivo suficiente para que empezara a ver la música clásica como un conjunto de notas que por lo general no me dicen nada, y empezar a entenderla como una inmensa arquitectura de tonos, volúmenes y armonías. Hago esta aclaración porque soy sordo de capirote, una de esas personas que puede ajustarse tranquilamente un reproductor al oído y escuchar una cantidad enorme y ecléctica de temas musicales, sin poder decir porque le gustan y convirtiéndola al poco tiempo en un simple ruido de fondo. Para mí, a diferencia de muchas personas, la música es solo un estímulo que puedo abandonar sin afligirme en demasía.
     Para James Rhodes, por supuesto, la música es mucho más que un mero estímulo, convirtiéndola en el eje alrededor del cual pudo reconstruir su vida. Y ha de entenderse, en este caso, que Rhodes no es un escritor, es principalmente un concertista de piano con cinco discos a su haber y un aura de polémica en el Reino Unido y en el mundo de la música clásica. Un concertista que se devuelve a su infancia para reconstruir, para sí mismo, para el lector, como la música clásica se ha convertido para él en un elemento sagrado, redentor.
     Instrumental. Memorias de música, medicina y locura, es un libro alrededor del cual se ha levantado un aura de morbo, puesto que aunque su principal interés, de acuerdo a su autor, es hablar de la importancia de la música clásica y su significado en el mundo actual, una enorme cantidad de páginas son dedicadas al trauma que generó en Rhodes la violación constante y sistemática que sufrió por parte de un docente de gimnasia durante al menos cinco años. Nadie, reitero, nadie puede salir de esa situación brutal y despiadada indemne. Nadie puede quedar entero, ni a nivel psicológico ni a nivel físico, después de haber pasado por esa situación. Nadie, hombre, mujer, niño o anciano, independiente de su orientación o identidad sexual, debería ser violado, ni su violación ser considerada justa o estar dentro de lo normal o justificada de cualquier forma. Rhodes, sobrevivió, aún busca como sobrevivir, y agradece principalmente a la música, a Bach, el hecho de aún permanecer con vida.  
     Por supuesto, gran parte del hilo conductor de este libro sigue a Rhodes y la forma en que fue afectado por la violación sufrida y cómo esto lo sumergió en una espiral de autodestrucción de la cual solo pudo redimirse a través de la música clásica, primero escuchándola y luego interpretándola,  a una edad muy tardía para lo que se considera normal en este pequeño sector del mundo.
     Cada capítulo, denominado tema, comienza con una anécdota alrededor de una pieza o un compositor de música clásica, en donde el lector descubre que esas obras que han impactado la cultura occidental, fue producida por un montón de gente herida, rota, jodida de una o varias formas. Más allá del morbo, empero, aunque las palabras de Rhodes dan pie para volver una y otra vez a este sentimiento, el autor también va constituyendo una suerte de manifiesto acerca del estado de la música clásica en la actualidad, en donde son premiados grupos como Il Divo por encima de los grandes intérpretes instrumentales; la producción por encima del talento. Así mismo, no se puede dejar de decir que el libro está acompañado por una banda sonora –así la denomina Rhodes- de libre acceso (http://bit.do/instrumental.) que puede acompañar la lectura de cada uno de los 20 capítulos en los que está dividido el libro.
     Pero más allá de todo, y como está esbozado en las palabras de la contraportada, este es un libro sobre el amor a la vida, y sobre cómo la música puede redimir, puede reconstruirte a pesar de lo roto que puedas estar.  

Me violaron a los seis años.     Me internaron en un psiquiátrico. Fui drogadicto y alcohólico. Me intenté suicidar cinco veces. Perdí la custodia de mi hijo. Pero no voy a hablar de eso. Voy a hablar de música. Porque Bach me salvó la vida. Y yo amo la vida.  (Rhodes, 2015, contraportada)
  1. La música puede salvar el planeta

Publicar un comentario