Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

EL VIAJE DEL ELEFANTE

Author: Diego Fernando Marín
jueves, enero 28

Autor: José Saramago
Traducido por: Pilar del Río
Editorial: Alfaguara
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

     Todo viaje comienza con un pequeño paso, con un motivo minúsculo al que investimos de grandeza, pero de alguna manera ya el viaje está en nosotros, de alguna manera somos el camino que vamos a recorrer, somos la meta misma que anhelamos alcanzar, aunque ya no seamos nosotros quienes lleguemos, aunque sea otro el que nos espera al final.
     En El viaje del elefante Saramago nos narra en su estilo habitual el trayecto que cumple un cornaca y un elefante de Portugal a Viena, siendo el segundo un regalo al archiduque Maximiliano, y el primero un simple accesorio. Sin embargo, desconociendo las transformaciones del paquidermo, Saramago se centra en cambio en las transformaciones del humano, quien avanza en medio de una zozobra constante, desconociendo en verdad el destino que le espera, al cambiar de manos, de puño del poder, una vez más en su vida, pues allá donde vaya un elefante necesitará un cornaca que lo guie.
     Aunque Saramago es Saramago, dueño de un estilo inconfundible, El viaje del elefante es una obra que en muchos casos se detiene en lo superficial, con pinceladas de un humor fácil, que no convence en ocasiones al lector. En esa característica se parece a Caín, y quien sabe si otros libros en donde explore elementos históricos, míticos o reales, sigan con esa impronta, en contraste con títulos como La caverna o Ensayo sobre la ceguera. Sin embargo eso no quiere decir que El viaje del elefante sea una obra mala o aburrida, al contrario logra momentos muy interesantes en donde vemos la debilidad de la iglesia y la debilidad del poder; triunfando, donde el hombre falla, un paquidermo que solo ha emprendido el camino.

P.D. Así, sin aspavientos, sin concursos, sin sorpresas, entrevistas o regalos; rompiendo, sin embargo, una larga tradición, en la que ni siquiera lo recordábamos, Lectura para todos está cumpliendo ya 7 años de haber empezado a compartir contigo, amable lector, lector fiel, reseñas y reflexiones sobre el mundo de la lectura y de los libros.

Esperamos seguirte teniendo con nosotros mucho tiempo más, fiel lector.

LA CIUDAD COMO TEXTO: Museos

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, enero 27


 Imagen tomada del Museo La Tertulia. Exposición: La colonia de la infancia.


Al igual que una biblioteca no es un lugar exclusivo para almacenar libros, los museos no son espacios para guardar obras, no subsisten per se con ese propósito. Hay que recordar que al igual que las bibliotecas los museos son puertas hacia otros mundos, ambas buscan la formación de lectores.
Si formar lectores es difícil, formar personas con sensibilidad artística, estética, es muy complicado. Va mucho más allá de que se pueda decir que algo es bonito o feo, que gusta o que no lo hace. La sensibilidad artística, al igual que el hábito lector, se construye con el tiempo, se construye de manera personal.
Mi experiencia, que durante mucho tiempo solo conoció de los grandes artistas a través de las páginas de los libros. Muchos de ellos pertenecientes al bachillerato. Sin embargo, al poder ingresar a los museos de Louvre y Del Prado, mi percepción sobre el arte cambió. No es lo mismo una fotografía de una obra de arte que contemplar esa misma obra. No es lo mismo ver Las meninas en un libro, que verlas en todo su esplendor, poder admirar los detalles, las pinceladas, el empleo de la luz. Por supuesto, eso no me hace un experto, nada más lejos de ello, de hecho se necesitan eventos fortuitos para llevarme a recorrer una galería. Mi hábito de lector de museos no ha sido formado.
Recientemente, llevado por uno de esos hechos fortuitos, recorrí de nuevo un museo, en este caso La Tertulia de Cali, y al ver un montón de chicos de diferentes grados recorrer de manera bulliciosa las mismas salas en las que estaba, vinieron a mi mente los recuerdos de un puñado de párvulos visitando con su maestra, el cabello cano, las estatúas griegas que habitan el Louvre; el curso entero de estudiantes peruanos adentrándose en la antigua ciudad de Machu Picchu; la carpa en Viena dedicada a formar espectadores y, por qué no, cantantes de ópera.

De esta manera, los museos están construyendo de manera constante sus propios consumidores, irrumpiendo en la homogeneidad que, en nuestro caso, en nuestro entorno, se encuentra constituida por las chivas bailables, el consumo del licor, las mujeres con poca ropa y el reggaetón. No deja de ser curioso que en medio de su sobriedad, elegancia y estética, un museo también pueda ser un espacio subversivo. 
A continuación algunas imágenes del taller para chicos de Rembrandt: 





lunes, enero 25

Autor: Alessandro Baricco
Traducido por: Xavier González Rovira
Editorial: Anagrama
Recomendado para: Jóvenes lectores
Monólogo

     Descubrí Novecento en una página de PDF´s. Recordaba una película italiana del mismo nombre que me había gustado mucho. Por supuesto lo descargué y lo leí de un tirón. Luego coaccioné a mi esposa para que me lo regalara de manera “sorpresiva” en Navidad. Desde ese entonces lo leo y releo preparándolo para leerlo en voz alta a mis chicos, a mis alumnos.
     La historia de Novecento es sencilla, la vida y muerte de un pianista increíble que jamás baja del barco, el Virginian en el que nace. Nunca pisa tierra firme. Danny Boodman T. D. Novecento, el mejor condenado pianista de todo el mundo.
     Cuando lo descargué me sorprendió encontrarme con un monólogo dramático corto en el que la historia de amor romántico no tenía lugar, a diferencia de lo sucedido en la película; un monólogo conducido por el que sería el mejor amigo del protagonista, otro músico. Por supuesto, no podría ser de otra forma.
     El drama, pues de un drama se trata, está pleno de momentos cómicos y trágicos, impregnados de una gran sensibilidad lingüística, que van llevando al lector a lo largo de sus 71 páginas con la misma naturalidad como quien respira. El libro no se puede dejar hasta el final, cuando el narrador cede la voz al protagonista para permitirle despedirse a su manera.
     Sobre el libro, Baricco dice:
     “Ahora que lo veo en forma de libro, me parece sobre todo un texto que se mantiene en vilo entre una auténtica puesta en escena y un relato para leer en voz alta.” (p. 7)

     Desprovisto del montaje dramático he decidido enfrentar la preparación de la lectura en voz alta. Marco puntos de giro, entradas musicales; incluso he pensado en proyectar algunas de las escenas concebidas por Tornatore.  La del baile del piano y la competencia. Aún no sé si lo intentaré en una sola jornada o en varias. Ya les contaré cuando suceda. Por lo pronto los invito a que se sumerjan en la música de las palabras de Baricco, así como él se sumergió en la de Novecento. Danny Boodman T. D. Novecento, el mejor condenado pianista de todo el mundo.   

PRIMERO ESTABA EL MAR

Author: Diego Fernando Marín
jueves, enero 21

Autor: Tomás González
Editorial: Punto de lectura
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela


     Estando en el Amazonas, una antropóloga que vive allá hace mucho tiempo le dijo a Elizabeth, que en algunos momentos la selva era una cosa inmensa que no se explicaba cómo no podía enloquecer; la selva era apabullante, desbordante. Quizás, podría pensar uno desde acá, desde esta orilla de asfalto, es que la gente no es capaz de soportarse, de convivir consigo misma. Sin embargo quizás hay algo más. Porque esa sensación también ocurre cuando estás acompañado en medio de esa inmensidad.
     Eso le pasa de alguna manera a J., el protagonista de Primero estaba el mar, quien se va junto con Elena, su amancebada, a una finca abrazada entre la selva y el océano, entre el verdor inmenso y el océano infinito. Ambos comienzan a descubrir cómo es la vida juntos lejos del Medellín de sus amores, de sus caminos de asfalto, y se comienzan a organizar, con decisión, con tesón, en una finca de unas cuántas hectáreas, a intentar vivir de lo que se cultiva y se puede criar. Empero, las malas decisiones, la vida doméstica, las pataletas infantiles de Elena, la mansedumbre ambigua de J., el constante consumo de licor y, jamás dicho, la presencia de la selva y del mar, poco a poco van minando sus intenciones. J. comienza con ganas de respetar la tierra, amando la selva, y al menos el amor le dura hasta que la plata alcanza.
     González va contando de manera vívida la vida cotidiana de J. y Elena, así como de quienes o ven desde afuera. Narra sus dudas, sus resquemores con la misma fluidez de un río que termina convirtiéndose en una catarata. A la manera de una obra de King o de Crónica de una muerte anunciada, se nos previene en más de una ocasión que el desenlace no va, no puede, ser feliz.
     Al tratarse de una primera obra hay algunos errores estilísticos, detalles menores, que en realidad no quitan ni ponen a la narración. En una carta que aparece J. es descrito como anarco y marihuanero, en la estadía en la finca no se va nada de eso; lo único que apocamiento y un consumo de licor, que a medida que van pasando las páginas se va volviendo más acusado, desnudando a J., dejándolo en obsesión de un entorno que no ha comprendido ni comprenderá, que termina devorándoselo.
     De ésta manera, Primero estaba el mar se convierte en una de esas obras que enriquece cualquier biblioteca, a cualquier lector.      

ADIÓS A LAS ARMAS

Author: Diego Fernando Marín
martes, enero 19

Autor: Ernest Hemingway
Traducido por: Joana M. Vda Horta y Joaquim Horta
Editorial: Ediciones Orbis, S.A.
Recomendado para: Grandes lectores
Novela
    
     Algunos de mis primeros contactos con los escritores provienen de mis tiempos escolares. Allí logré mis primeros encuentros con autores como Ende, Poe, Bach, Dostoievski, Shakespeare, Berlitz, King (Todos juntos sin ningún tipo de rubor. Nadie tiraba de la estantería a nadie) y, claro está, Hemingway.  Ahora bien, es preciso aclarar que con contacto me refiero a que en algunos casos leí un cuento, un fragmento, un poema: a veces a través de la biblioteca escolar, a veces porque un amigo me recomendaba determinado libro, a veces a través del libro de texto correspondiente a cada año que me devoraba la misma noche en que me lo compraban (preciso aclarar que ahora como docente denigro de los libros de texto, ero esa suerte de colcha de retazos que eran los libros de texto de español los disfrutaba mucho), a veces sencillamente porque era el elegido para determinado período.
     En aquella época, y más con los libros clásicos, no recuerdo que  ningún profesor le pusiera pegas a la piratería. De hecho al ganarme algún concurso de cuento o poesía, mi regalo fue una versión económica y resumida a más no poder (creo que procedía de la Librería Atenas) de Los tres mosqueteros, que hasta hace poco tuve en mis estantes. Así, esos primeros libros fueron de versiones muy baratas, francamente piratas, y entre ellas estuvo El viejo y el mar. A diferencia de muchos de mis compañeros, quienes la calificaron de aburrida, a mí el relato de Hemingway me gustó, en especial su estilo seco, directo, sin muchos adornos. Sin embargo no volví a Hemingway, no me gustaban los temas que decían que abordaba –casi autobiográficos-, su gusto por la cacería, la extensión de sus textos.
     Fue Danny, Mi bibliotecario de confianza, quien me recomendó este libro como una lectura de vacaciones. Y, como casi siempre, su recomendación fue certera.
     Uno de los inconvenientes de los relatos de guerra es por lo general su nivel de patetismo, el dolor, el eterno dolor que subyace en medio de cualquier confrontación. Son relatos patéticos, en la amplia extensión de la palabra, que hablan de la locura de los hombres y su infinita estupidez. En Adiós a las armas, Hemingway no defiende la guerra, pero tampoco compone una oda en favor de la paz; su personaje principal, Frederic Henry, un conductor de ambulancias norteamericano enlistado en el ejército italiano pasa por la guerra como si se tratase de un día de campo, con mucha bebida a bordo y un fondo bucólico. Sin embargo, a medida que la situación del ejército italiano se va  viendo acorralado y es obligado a la retirada, y aun a pesar de los buenos ánimos de Frederic, el fracaso y la derrota van sacando lo peor de las personas, más aún de aquellas que tienen armas y poder.
     Pero es por fuera de la guerra, fuera del campo de batalla, desprovisto de su rango, que Frederic comenzará a reflexionar con amargura acerca de lo que significa la vida y la muerta, la existencia, y cómo está va destrozando a todos los que la habitan.
   Los lectores de género, habrán de recordar que se trata de otros tiempos y que la figurita obediente y sumisa de la mujer que muestra Hemingway corresponde a esos tiempos que dibuja.
     Por último, no puedo dejar de agradecer a Ediciones Orbis, S.A. por haber existido, dejando sus hermosas colecciones a quienes llegamos después.

EL FANTÁSTICO AVIARIO DE SIR WILLIAM McCROW

Author: Diego Fernando Marín
lunes, enero 18

Autor e ilustrador: Lizardo Carvajal
Traducido (Al inglés) por: Renée Gabrielle Purdy
Editorial: LuaBooks
Recomendado para los pequeños
Libro álbum

     Me gustan las editoriales pequeñas. Me gustan porque creo que ellas son las únicas que pueden luchar en serio contra los monstruos como la Penguin Random House Mondadori Alfaguara y quien sabe cuántas cosas más. No porque me disgusten las obras del monstruo, no. Es porque muy a menudo sus productos tienden a unificarse, a masificarse, a confundirse, a buscar las fórmulas de venta, olvidando arriesgarse, reinventarse.
     LuaBooks es un sello editorial relativamente nuevo y pequeño, con seis títulos en su haber y cuatro años de existencia. Sin embargo, cantidad no significa calidad y hasta el momento los libros que he visto han sido trabajados con primor y atención al detalle. Un ejemplo de esto es El fantástico aviario de Sir William McCrow, una edición bilingüe en clave de diario de un naturalista que recorre el mundo en busca del nunca antes visto Pájaro de los mil cantos.
     La búsqueda de sir William McCrow está condenada de antemano al fracaso y tiene lugar en medio de guerras y tristezas, incluyendo su propia expedición que es calificada como una investigación pseudocientífica. Con todo, Sir William no olvida nunca la madera de la que está hecho y deja asombrosas ilustraciones de su trabajo, en donde se da cuenta del pájaro trompeta, el de las preguntas o el Cucaburra, cada uno de ellos con su propia particularidad.
     De esta manera, los acontecimientos históricos se cruzan con descripciones cortas y bellas,
     Hoy he descubierto un nuevo pájaro posado sobre los cabellos prietos de un jovencito llamado Louis Armstrong. Sobre su cabeza este pájaro, al que he llamado Pájaro trompeta, ha hecho su nido. Los dos son un verdadero espectáculo. Cuando ellos tocan sus cornetas, una le contesta a la otra y todos en Nueva Orleans dicen:¡eso es Jazz! (p. 28)
 o,
  

     Es el ave más triste que he conocido. Su aspecto externo, hecho de barrotes dorados, le hace parecer un ave poderosa pero falsa al mismo tiempo pues, si observamos con detenimiento, dentro de ella esconde a un pajarillo temblando de miedo a la libertad. (Pájaro jaula, p. 44).
     Por otro lado, los amantes de los anacronismos, como yo, pueden encontrar un hecho encantador adicional, el libro no viene ilustrado de fábrica, en lugar de ello trae unas bellas láminas que invitan a jugar, a recordar la época en que los libros de arte se imprimían en blanco y negro y luego se pegaban a mano las ilustraciones.
     En este orden de ideas, El fantástico aviario de Sir William McCrow se convierte en una de esas obras que nunca podrán permanecer en los estantes pues se vuelve a ellas una y otra vez.
     Para quienes quieran adquirirlo en Cali pueden encontrarlo en la librería del Restaurante el globo (www.elgloborestaurante.com) y quienes viven en otras parte del país y/o del mundo, los invito a www.luabooks.com. Recuerden, son las editoriales pequeñas quienes mayor variedades de relatos podrán brindar.

EL OSO CON LA ESPADA

Author: Diego Fernando Marín
lunes, enero 11

Autor: Davide Cali
Ilustrador: Gianluca Foli
Traducido por: Jordi Ainaud i Escudero
Editorial: Barbara Fiore Editora
Recomendado para los pequeños
Libro álbum

     Todo texto está basado en estructuras. En su obra El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito se dio a la tarea de mostrar la mecánica subyacente a los relatos heroicos pertenecientes a la mitología. A esta estructura la denominó monomito. Este monomito se encuentra tanto en la epopeya de Gilgamesh como en Matrix o Star Wars.
     Así mismo, la estructura de Caperucita Roja ha permitido que el relato presente una y mil variaciones, una y mil versiones. Sin embargo la maestría de muchos de estos relatos consiste en la capacidad de subvertir la estructura misma, es el caso de Caperucita Roja, tal y como se la contaron a Jorge y la versión de Roald Dahl en Cuentos en verso para niños perversos. Este es también el caso de El oso con la espada.
     En esta ocasión la estructura subvertida es la de el más poderoso, en donde un monje, sacerdote, eremita, que por lo general vive en una montaña pide la ayuda de la montaña para deshacerse de una pareja de ratones por ser la más poderosa, quien le dice que el más poderoso es el sol, quien a su vez le dice que son más poderosas las nubes, hasta que resulta que el más poderoso es el mismo ratón que habita en la montaña y que molesta al monje, sacerdote, eremita. Así, un oso encuentra de repente que su casa es destruida por una inundación y animal en animal va indagando hasta descubrir que el responsable es él mismo y su poderosa espada.
     La obra de Cali y Foli se constituye entonces como una obra que da un giro de tuerca a una conocida estructura al tiempo que indaga en la responsabilidad que cada quien tiene en los problemas ante los que rápidamente busca culpar a otros. Una obra que puede hacer la delicia tanto a pequeños como a grandes. Una sola cosa podría mejorarse en la edición, el tamaño de la letra.      

DAREDEVIL. Born Again

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, enero 6

Autor: Frank Miller
Ilustrador: David Mazzuchelli
Sin datos del traductor
Editorial: Panini comics
Recomendado para: jóvenes lectores
Novela gráfica

Para los que llegaron tarde…

     Hace ya unos cuantos meses Frank Miller estuvo en el ojo del huracán por cuenta de su portada acerca del hombre de acero, donde se aparta de la concepción clásica del héroe y lo dibuja muy a su manera, quizás un poco bajo y ancho de espaldas y contrahecho, con ese estilo característico suyo. Por supuesto en las redes sociales lo crucificaron, porque es ahí, donde escondidos en su anonimato y en su lejanía las personas dicen lo que les da la real gana sin hacerse responsables de sus palabras.  

     Sin embargo Miller no es un cualquiera en el mundo de la narración gráfica, así que pocos días después salieron a la defensa del veterano autor (http://verne.elpais.com/verne/2015/10/16/articulo/1445014080_711472.html), a quienes incluso llegaron a referirse como acabado. Pero Miller es el responsable de Sin City y Ronin  y El retorno del caballero de la noche, Batman: año uno y 300, solo por nombrar unos cuantos títulos. Entre ellos, por supuesto, se encuentra Daredevil: Born Again.
     Quienes hayan visto la serie de Marvel en Netflix (Y aquí me voy a permitir hacer una pequeña digresión acerca de la calidad de un producto en relación al público al que se halla enfocado. Mientras Daredevil y Jessica Jones pueden jugar con temas adultos, permitiéndose la violencia y el erotismo consecuente a sus personajes, en tanto una serie como Agentes de Shield es tan irregular porque es dirigido a un espectro de público más amplio. Esto influye así mismo la complejidad y riqueza de los diálogos y la estructura narrativa) podrán encontrar muchos de sus mejores rasgos anticipados en esta obra de Miller y Mazzuchelli.
     Quienes hayan leído cómics podrán encontrar una gran irregularidad en contenido y desarrollo. Así, recuerdo una serie de X-men terriblemente mala en donde los personajes intentaban decir cualquier cosa acerca de la cultura pop, tanto a favor como en contra empleando para ellos ilustraciones bellísimas a todo color y con rayos Kirby y líneas cinéticas por todo lado. El texto era malo, pero los dibujos le saltaban a uno a la cara. Años después encontraría Arma X, que contaba el inicio de Wolverine, y me encontré con un guion casi poético que profundizaba en la psicología del personaje, en sus sensaciones y sentimientos, donde Logan no hablaba por hablar; reflexionaba, meditaba, profundizaba en sí mismo.
     En Daredevil: Born Again, se hace precisamente eso, aunque con un menor uso de la voz en off, se profundiza en la psique de Matt Murdock, se le arrebata la esperanza y se le permite consumirse para renacer de nuevo. Se le despoja de todo, amigos, dinero, posición, incluso de su disfraz, hasta que se revela al hombre que se esconde detrás del héroe, el hombre capaz de sembrar el miedo a Kingpin.
     De esta manera, los amantes de los cómics tendrán mucho de donde deleitarse, incluso ese consabido resumen al inicio de cada capítulo, que les recuerda de que va la obra.           


sábado, enero 2

Autor e ilustrador: Bill Watterson
Traducido por: Fco. Pérez Navarro
Editorial: Ediciones B
Recomendado para: Lectores en marcha
Tiras cómicas

     Aunque Calvin y Hobbes sea una tira cómica y, por tanto, su colección de libros solo parece seguir una suerte de organización cronológica, esto no es del todo cierto. Cada uno de ellos tiene elementos distintivos que no se encontraban en las tiras diarias y/o dominicales. Así, en El gran Calvin y Hobbes ilustrado (El número 5 de la colección)  se encuentran 7 poemas ilustrados, y en Calvin y Hobbes para principiantes (El número 7 de la colección) se encuentra el magnífico Una noche nauseabunda, un himno a los terrores de la noche y al valor de la amistad.
     En este orden de ideas, El último libro de Calvin y Hobbes no es una excepción y de esta manera se convierte en una pieza clave para entender el génesis y evolución de la obra de Watterson. Aquí Watterson acompaña la antología de algunas de sus mejores tiras diarias y dominicales, explicando el proceso creativo que le llevo a ellas, pero también todo lo que implica trabajar para los syndicates norteamericanos, su larga lucha con ellos y su negativa a licenciar a Calvin y Hobbes para que se convirtieran en objetos de mercadeo. De esta manera, lejos de seguir el proceso de personajes como Garfield o Snoopy, Calvin y Hobbes se quedaron convertidos en complejos personajes habitando en el papel.
     Para los habitantes de la narración gráfica, Watterson incluye características de la publicación de las narraciones gráficas, la dificultad que hay en ellas para hacer la ruptura en las viñetas más allá de las imposiciones de los syndicates norteamericanos, así como el origen de los personajes que acompañaron a Calvin y Hobbes a lo largo de las tiras.

     Así, tanto para los amantes de la narración gráfica como para los amantes de Calvin y Hobbes, este último libro se convierte en una pieza que debe estar en nuestros estantes.  
P.D. Para los interesados en la obra del creador de Calvin y Hobbes, les recomiendo Dear Mr. Watterson, un documental que explora su mundo y obra. 

ALAS Y OLAS

Author: Diego Fernando Marín
viernes, enero 1

Autor: Pablo Albo
Ilustraciones: Pablo Auladell
Editorial: Barbara Fiore Editora
Recomendado para: Lectores en marcha
Libro ilustrado

No tengo nada en contra de las historias de amor. Considero que en el fondo toda historia es una historia de amor. Sin embargo, el exceso de historias románticas en la literatura juvenil junto con el exceso del morbo que las jovencitas (Sí, sobre todo son las chicas) le ponen a los Harry, los Charlie, los August, Los Jayce, Los Patch, y los Peeta, entre tantos otros me han ido arruinando este tipo de historias, confirmando, de alguna manera, lo que decía King de las novelas de Stephenie Meyer, al calificarlas como porno suave para adolescentes.  Si alguien se toma el trabajo de seguir cuentas en redes sociales de lectura juvenil podrá confirmar esta afirmación. Así, los llamados Crush literarios se han ido (para mí el fenómeno es nuevo) popularizando cada vez más, imponiendo incluso la química de los personajes por sobre la misma calidad literaria de las obras.
     Con todo, el elemento romántico ha sido fundamental para obras como Romeo y Julieta, Los miserables, Harry Potter y El señor de los anillos, entre tantas otras; siendo también fundamental en el trabajo de poetas como Jorge Luis Borges (Es el amor, tendré que ocultarme o que huir), Pablo Neruda y Walt Whitman, entre otros. En este orden de ideas, se hace difícil para un autor escribir acerca del amor. La obra de Albo y Auladell, logra precisamente esto.
Alas y olas, que se presenta como un relato Levemente inspirado en la leyenda esquimal “La mujer esqueleto”, sigue la historia de un hombre alado, quien Durante años olvidó su pasado de tierra y voló entre las aves, trenzando las nubes, y fue feliz ajeno al dolor y a las miserias terrenales. Su cuerpo no conoció la vejez, aunque tampoco el placer. Ni arrugas ni abrazos, así era la vida en el aire. Hasta que un día rompió el juramento de respetar la intimidad de una mujer, a quien le salvó la vida solo con haberse fijado en ella.
Así se trenza una historia de amor, trágico, brutal y trascendente a las necesidades de la carne y de la misma presencia para encontrarse en un punto que no era del todo tierra o aire. Abandonaron, la mujer y el hombre, el agua y el aire. Pero no del todo Secretamente guardaron un poco. Así, ya en la tierra, cuando acerca ella su boca a la de él, le lleva un poco de la humedad salada que guardó del mar. Y cuando él pone sus labios en los labios de ella, deja que un poco de aire pase entre ellos.
Por otro lado, las ilustraciones de Pablo Auladell (La feria abandonada) plenas de ocres, verdes y matices profundizan en la construcción de los personajes, sus expresiones, costumbres y relaciones.
Así, Albo y Auladell construyen una historia de amor de esas que se quedan con el lector, que lo acompañarán a lo largo del tiempo, hasta que llegue un día en que la necesite para darse un poco de calor o, por qué no, para contársela a alguien justo en el momento en que se necesita.