Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

EL GRAN CALVIN & HOBBES PARA PRINCIPIANTES

Author: Diego Fernando Marín
domingo, febrero 16



Autor e ilustrador: Bill Watterson
Editorial: Ediciones B
Recomendado para: Lectores en marcha
Tiras cómicas

Recuerdo que de niño uno de mis mayores placeres era esperar a que llegara el domingo para deleitarme con la edición dominical. En El Espectador eran Los Monos, en El Tiempo eran las Tiras Cómicas, así como en El País, si la memoria no me falla. Mi madre, desde lo que recuerdo, era una gran lectora de periódicos. En cuanto le dejaban algún tiempo los oficios leía el periódico con detalle, en especial la página judicial. Entre tanto, yo no perdía tiempo alguno para dedicarme a las tiras cómicas. Ahí seguía con fruición las aventuras de Spiderman, así como las de Mandrake, Roldan el Temerario, Tarzán, Lorenzo y Pepita, Educando a papá, Olafo el amargado y, recuerdo, mis primeros momentos de erotismo en papel, fueron con Modesty Blaise, quien se desnudaba impúdicamente dando la espalda al lector.
A medida que crecía me encontré con los denominados comic books, en este caso de Mafalda y Garfield. Durante muchos años las tiras del gato gordinflón alegraron muchas de mis tardes (en los últimos días di de nuevo con unas cuantas y confieso que no he dejado mi adicción). Sin embargo mi corazón se lo llevó sin ninguna duda el gran Calvin & Hobbes.
Esta tira cómica de Bill Watterson sigue hoy haciendo las delicias tanto de niños como adultos, debido a su balance entre fantasía, filosofía, humor y ternura. Si Mafalda había marcado toda una época en Latinoamérica mezclando vida cotidiana y pensamiento político, la obra de Watterson crea infinitos mundos posibles al enfocarse no sólo en la vida de un niño de 6 años, sino en sus infinitos alter egos, y su relación con Hobbes, el tigre de peluche.
  Aunque suele considerarse que las tiras cómicas –que la narración gráfica en general- es solo cuestión de dibujar y ser ingenioso, en realidad la realización de estas obedecen a reglas muy rígidas, debido principalmente a que en un principio fueron diseñadas para ser publicadas en los periódicos. Una tira dominical debe tener determinado número de viñetas, determinado número de palabras por viñeta (alrededor de 30, si mal no estoy), un lenguaje propio y, sobre todo en Estados Unidos, obedecer de manera fiel a la mirada alerta de los diversos Syndicates y asociaciones de padres. Muchas de estas determinaciones fueron violadas por Calvin & Hobbes, en algunos momentos de manera tan sencilla como en aquella celebre secuencia en que Calvin & Hobbes bailan la música clásica que han puesto a 78 rpm.
Uno de los elementos más relevantes para mí en este volumen en particular (se trata de diez volúmenes en total, de los cuales parecen haber llegado a Colombia solo los números 5, 6 y 7) es que comienza con Una noche nauseabunda, un poema gráfico, además de ser prologado por Charkes M. Schulz, el creador de Snoopy. Para los interesados, el número 5 (El gran Calvin & Hobbes ilustrado) comienza también con 7 de estos poemas, aunque son menos elaborados a nivel gráfico.  
En todo caso, para niños, para adultos, Calvin & Hobbes no tiene desperdicio alguno.
  1. Soy una mafaldista hasta en la sopa. ¡Mentiras! me encanta Calvin.

Publicar un comentario