Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Los Once. Como un cuento sin hadas

Author: Diego Fernando Marín
jueves, julio 4



Autores: Sharpball (Hermanos Jiménez y Andrés Cruz Barrera)
Editorial: Appsolutios.co (Programación y desarrollo)
Recomendado para: Jóvenes lectores
Aplicación – Libro electrónico – Novela gráfica

En 1985 tuvo lugar en nuestro país uno de los capítulos más funestos de esta guerra intestina que nos consume, la denominada Toma del Palacio de justicia, por parte del entonces grupo guerrillero M-19. Si bien las acciones del grupo guerrillero fueron funestas, no lo fueron menos las ejercidas por el Ejército en busca de retomar el control de este baluarte simbólico del país. El resultado, amén de la quema de la casi totalidad del archivo de los procesos que allí se llevaban, fue un gran número de muertos, de uno y otro bando, pero ante todo, lo que queda como una mancha de ignominia para la nación, fue la desaparición de un número importante de personas –aunque después de 0, todo número de desapariciones es importante-, constituidas casi en su totalidad por población civil. Sólo una de esas personas pertenecía al M-19. 

El tema aún es fuente de polémica en Colombia, uno de los pocos responsabilizados de estos hechos, el Coronel Plazas Vega, es defendido aún por un importante sector de la población, que ve en él alguien que hizo lo que tuvo que hacer. Sin embargo, ni siquiera el uso desmedido de la fuerza ante una situación descontrolada como esta, puede justificar la desaparición forzada. Una cosa es la muerte en combate por parte de quienes se enfrenten, avatares de la guerra, del conflicto, o de cómo lo quieran llama; y otra cosa es la desaparición forzada.

Aclaremos el término. Desaparecer en este contexto implica que no hay una recuperación del sujeto, ni vivo ni muerto, que se desconoce su suerte, su sino, su hado, el término de su hilo. La desaparición, implica, más allá de la muerte, la incapacidad de realizar el duelo por parte de familias y amigos. Al desaparecido no se le ha determinado su destino. Todo lo que le rodea es incertidumbre y dolor, es una herida que se niega a cerrar.

Los Once. Como un cuento sin hadas, es el reconocimiento a los desaparecidos en la toma del Palacio de justicia. Su formato es el Neo-noir, lo que en términos gráficos – si mal no estoy, y tengo muchas probabilidades de estar mal, se traduce en una profusión del negro sobre el blanco; en términos narrativos implica además que se toman en cuenta importantes elementos de la novela negra, como el hecho que no hayan personajes blancos o negros, buenos o malos, sino que se le da una mayor relevancia a los contextos sociales.

Los Once, narra la toma del Palacio de justicia desde el punto de vista de los avatares sufridos por las víctimas, representadas por ratones, acosadas en un primer momento por los cuervos, el M-19, y luego por las fuerzas del Estado, un perro que en ocasiones parece un mandril. Debe añadirse que intencionalmente la narración abandona las palabras, deja que sea el lector quien construya esos posibles diálogos, esperanzas trucas, declaraciones del horror.

Los Once se configura de esta manera en un documento doloroso, que ayuda a sanar algunas heridas, que recuerda que las raíces de nuestro conflicto no vienen de los últimos dieciséis años, sino que se extienden a lo largo y ancho de nuestra búsqueda de configuración como nación. En esta misma línea de ideas es una afirmación que la narración gráfica va mucho más allá de los superhéroes o las tiras cómicas, convirtiéndose en asiento de ideales políticos y/o sociales.

Para finalizar conviene recordar que este proyecto en particular se afinca en el campo de las aplicaciones para tabletas, que no se consigue en papel, conquistando de manera involuntaria otros medios de comunicación, otros soportes para la comunicación y  transmisión de información. 




 

Publicar un comentario