Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

LA NECESIDAD DEL EDITOR

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, junio 26



Leo Egon de Edgard Westendorp, publicado por Villegas Editores. De esta editorial siempre me han llamado la atención sus libros de grandes formatos, conocidos, principalmente a través de su librería, que estuvo activa en Cali, hasta finales de febrero de este año. A ver los nombres de autores como Angela Becerra o Patricia Castañeda y títulos como Cenicienta y la galleta de la fortuna o El alma de Bogotá, siempre me pregunté la relación de Egon con el corpus de la editorial. Un artículo reciente de la revista Arcadia me lo ha aclarado. 

En la edición número 93 de la revista Arcadia, Lorenzo Morales publica el artículo “El rediseño de Benjamín Villegas” en donde realiza un análisis de cómo Villegas Editores se ha enfrentado a un campo que en la actualidad está enfrentando una profunda crisis. Villegas en particular, ha tenido que cambiar su visión de negocios y cerrado algunas de sus librerías en el país. En este artículo Morales señala la desigual colección literaria de Villegas, donde el único éxito en ventas fue Ángela Becerra, una best-seller sentimental que vendió más de cien mil ejemplares. (Morales; 2013). Es este mismo artículo Morales señalará que Villegas es ante todo la empresa de un solo hombre, que se encarga de cada detalle de sus libros. Un elemento muy diciente en una empresa que ha descollado de manera relevante en los libros de gran formato, en especial en los de turismo y arte.

El caso de Villegas Editores es representativo, como se decía con anterioridad, de un modelo que está mutando de una manera frenética, en donde los protagonistas tradicionales –libreros, editores y escritores- no han terminado aún de asimilar. Otro elemento representativo de este cisma es la proliferación de la autopublicación. Si bien la autopublicación  no es propia de nuestros tiempos, puesto que siempre que el autor pueda invertir en sus propias impresiones, podrá autopublicarse, bien es cierto que si ha sido impulsada por la posibilidad de hacerlo sin pagar un solo peso a través de la creación de blogs o en la sencilla maquetación de a través de una procesador de texto y su consecuente transformación en documentos pdf.  Eso para los ingenuos, o quienes sólo quieren ser leídos, quienes quieren ir un poco más allá realizan su proceso a través de las facilidades que brinda Amazon, quien de paso parece garantizar que los libros no se reproduzcan con facilidad sin pagarle a quien labora. 

En El péndulo de Foucault, Umberto Eco se burla de la industria del libro, al situar un Jano bifronte editorial, que por un lado es una respetable agencia de publicaciones técnicas, Garamond, y por el otro es una empresa que facilita e incentiva la autopublicación, Manuzio. Así, todo autor, que no se considera lo suficientemente bueno para Garamond es enviado ipso facto  a Manuzio. Para la editorial, por supuesto, se trata de un negocio redondo. Mientras Garamond garantiza ediciones cuidadas, corregidas y evaluadas, Manuzio sólo se encarga de producir dinero a costa de la ingenuidad de sus clientes, a quienes se les asegura, una vez la venta de sus libros, que nunca han sido impresos en su totalidad, fracasa, que se trata de autores demasiado adelantados a sus tiempos, razón por la cual la mayor parte del lote de libros costeados serán destruidos. Sobra mencionar los ingentes esfuerzos pecuniarios que el autor de marras hace para evitar que esto suceda. 

Egon no parece haber sido autofinanciada, sin embargo si parece haber sido hecha a la medida de su autor. El libro se presenta en un estuche para sus dos volúmenes, acompañado de un hermoso árbol genealógico del protagonista y un mapa de las tierras de Norte, en donde está ubicado el relato. La presentación del libro es impecable, atractiva y bien diagramada. Los problemas surgen cuando comenzamos a adentrarnos en el relato. 

Cabe decir con anterioridad, que Egon, parece ser la única obra literaria de Edgard Westendorp, a la que le dedicó 29 años de su vida, y que vio publicada a sus 93 años de edad. El esfuerzo es más que considerable y deja a Colombia una de las pocas obras épico-fantásticas que ha tenido en su historia. Empero, el resultado deja aún que desear. El libro relata la historia de Egon Ingling, príncipe de Norland, uno de los grandes reinos de Mittgard, quien ascenderá al trono en medio de intrigas, amores y el apoyo del pueblo. Poco más sé en verdad, puesto que estoy apenas en la página 485 de 766 del primer tomo. 

 Westendorp comenzó su obra en 1974, y mucho de ella conserva la influencia de la literatura épica de aquel entonces. En algunos momentos uno cree estar leyendo un relato de Solomon Kane de Robert E. Howard, dada la plana construcción del personaje principal, a quienes se le atribuyen, casi en cada párrafo, epítetos como: heroico, entereza, lucidez, incógnita, inventiva, visión clara, etc., etc., etc.   Amén de la plana caracterización de Egon se encuentran justificadas sus acciones, tanto las benéficas como las adversas, cuando no son acompañados sus éxitos por sorprendentes Deus ex machina. Sin embargo esto no es todo, acompañando la adjetivación excesiva se encuentra el abuso de los adverbios terminados en mente, que tanto académicos como literatos buscan eliminar con presteza. Así, podemos leer: 

Su familia, bien lo sabe, ha venido enajenándose lentamente del cariño del pueblo. Si durante el reinado de su abuelo, que él ha estudiado atentamente, los intendentes reales planearon astutamente la política de interponerse entre el trono y los humildes, en el gobierno de su padre parecieran haber alcanzado plenamente su meta. (Westendorp; pg. 30)  

Se debe reconocer empero que la situación de la obra de Westendorp es atípica. Por un lado emprende su obra en solitario durante 29 años, después del cual abandona su trabajo en un baúl, de donde solo es rescatado para entregárselo a su sobrino-nieto, Jorge Pradilla, la única persona, quien de acuerdo con el periódico El Tiempo, preguntaba por la obra en cuestión. Será Pradilla quien contaría, 

(…) con la complicidad del editor Benjamín Villegas, quien luego de leer el libro se montó en esta aventura editorial. A ellos se unieron Beatriz Caballero, hija del escritor Eduardo Caballero Calderón, quien se le midió a levantar en computador toda la saga, y Leandro Carvajal, quien se dedicó durante más de un año, a la edición y revisión de datos. (El Tiempo; Parr. 7)

Es de resaltar que en ninguna parte se menciona una edición de estilo y no deja de ser curioso que su única mención sobre el libro en el informe de El Tiempo sea de una línea en la que se refiere a la concepción original del libro. 

En Egon es visible el trabajo de presentación física del libro, empero adolece de trabajo en la revisión estilística y argumentativa. Hay tres capítulos completos, por ejemplo, que se retrotraen a la adquisición de una sierva querida de Egon, Lidda, quien lo inicia en la sexualidad y le evita las intrigas de la corte; sin embargo, el episodio que relata es superfluo, no teniendo ninguna consecuencia en los actos narrados. En otra parte, Egon es atacado en medio de un bosque, y salvado gracias a un eclipse de luna que sólo es descrito después de los hechos narrados. 

Estos elementos, en su ausencia, ratifican la necesidad de un editor –que no necesariamente de una editorial-, es decir de un lector crítico y atento que trabaje con el autor en el mejoramiento de su obra, en su pulimiento. Son variados los casos de los autores (Paul Auster y Setphen King, son nombres que se me ocurren ahora)  que dan gracias oportunas a sus editores por su ingente trabajo. 

Con todo, Egon es un trabajo literario que marca un hito en la literatura colombiana, dada su capacidad de inventiva y la complejidad del mundo narrado, un trabajo que pudo haber corrido aún mejor suerte de ser acompañado por un proceso de edición más estructurado, centrado en aportarle más al autor y menos empeñado en hacer un favor.

Fuentes de consulta:
-       Morales Lorenzo. (2013) El rediseño de Benjamín Villegas. En Revista Arcadia. Edición 93. Junio 14 de 2013.  
-       Restrepo Carlos. (2010) a los 93 años publica su primer libro. Recuperado el 26 de junio de 2013, de: http://bogota.vive.in/libros/articulos/agosto2010/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-7846613.html
-       Westendorp, Edgard. (2010) Egon. Bogotá: Villegas Editores.  
  


  1. Leído. Me costó mucho trabajo organizar unas ideas para expresarlas, me dejaste un montón de preguntas. Otra tesis es este artículo.

Publicar un comentario