Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

¿Sabrá volar el mar?

Author: Diego Fernando Marín
sábado, mayo 12


Autor: José Corredor-Matheos
Ilustradora: Noemí Villamuza
Editorial: El Jinete Azul
Libro ilustrado
Recomendado para: Lectores en marcha

Lo primero que me llamó la atención de este pequeño volumen rojo, fue las ilustraciones de la inconfundible Noemí Villamuza, la misma de Encender la noche y De verdad que no podía, entre otras innumerables horas. Lo segundo es la sobria edición que El jinete azul realiza con este libro. Lo tercero, pero no menos importante, es que se trata de un libro de poesía.
Hace pocos días Nathaly, nos dejó pasar a Elizabeth y a mí un breve momento a su morada en donde nos dejó dar un pequeño repaso a su biblioteca de LIJ. Había libros de todos los tamaños, colores y sabores, y entre los que me llamó la atención se encontraba este. Es difícil encontrar libros de poesía, dirigidos al público infantil y juvenil, que sean interesantes hoy en día. Me viene a la mente La alegría del querer  de Jairo Aníbal Niño,Búho en casa de Arnold Lobel, algunos libros de nanas y muy poco más.  
 ¿Sabrá volar el mar?  Se constituye en una rara edición debido a dos factores, no se halla lleno de colorines ni de ilustraciones gigantescas, que pretenden llenar el vacío de la brevedad de las palabras, ni constituye un vano elogio a los tiempos idos ni cae en los lugares comunes de las calesitas o el algodón de azúcar o el oso de peluche o el juguete de palo. No, se detiene en lo que es relevante para la poesía, para el acto poético, el juego con la palabra, con la musicalidad, los sentimientos y las sensaciones. Los poemas son breves pero se asoman a la poesía de lo cotidiano, sin pretender una trascendencia necia, sólo son y eso lo agradece el lector. No hay empalagamiento si no contemplación.
Al final, se agradece al autor haber dejado a un lado la falsa virtud y la vanidad, el cuidado que se tuvo con cada verso, donde no sobra nada, puesto que los poemas propuestos parecen haber sido podados con dedicación, y esa terrible adicción que produce la belleza.
A Carmen Borja
¿Llegaré yo a escribir
alguna vez
el poema que me abra
ese paisaje
donde pueda perderme
entre los árboles
y aspirar los perdidos
aromas de la infancia?
¿Cuándo podré crear
un mundo tan real
como irreal es este
en el que vivo?
Todo lo que he logrado
es escribir poemas.
No dan sombra sus árboles,
ni frutos.
En ellos no hay aromas,
ni el silencio que anuncia
que el poema se ha escrito.

  1. Lindo el libro. Me encantaron los primeros cuatro poemas, es un libro muy bien hecho y esas ilustraciones son preciosas. Tienes toda la razón en recomendarlo.

Publicar un comentario