Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Tecnología y lectura

Author: Diego Fernando Marín
martes, febrero 16
Estamos rezagados 20 ó 30 años respecto al conocimiento de los niños y jóvenes de hoy en día. Ese retraso no se traduce tan sólo en nuestra ignorancia en el manejo de ciertos programas, nuestro desinterés en juegos como “Halo” o nuestra asociabilidad en las redes sociales sino en un desconocimiento craso de las repercusiones que esas redes “virtuales” están teniendo en nuestra vida “real”. No sólo se trata de que las celebridades estén más cerca de nosotros o que se pase más tiempo frente a un computador que ante un balón de fútbol. No.

Recientemente dos grupos de muchachos, de colegios rivales, se enfrentaron violentamente en mitad de una calle a partir de una cita que se había “cazado” a través de una red social; los casos de cyber-bullying estás aumentando drásticamente y, según estudios e informes, la forma de lectura está variando en tanto leemos menos y nuestra atención se torna más dispersa. Los mismos problemas de adicción al computador se están convirtiendo en una nueva suerte de pandemia (quien subestime esto que se detenga ante el fenómeno de los hikokimori orientales).

Estar atrasado tecnológicamente no se traduce hoy en día en cerrarse ante algunos círculos sociales (el que no sabe conducir o no tiene auto tiene varias limitaciones a la hora de salir de la ciudad) sino en ignorar muchas de las dinámicas sociales que están teniendo lugar hoy en día y que constantemente están repercutiendo directamente en el aula de clase o en nuestras casas.

La mayoría de los docentes, por ejemplo, no sabe qué hacer con internet cuando la mayor parte de las tareas de “investigación” (léase consulta) se resuelve en dos o tres minutos al consultar Wikipedia. Hoy en día un muchacho medianamente interesado puede descargar a su portátil o teléfono celular (de manera legal o ilegal) el contenido de Darren Shan mientras los padres y docentes todavía están intentando inculcarles que lean a los Grimm o Perrault como si no hubiera más opciones tecnológicas.

El desconocimiento de sistemas se traduce hoy en una nueva forma de analfabetismo que hace unos años era curiosa y que hoy es alarmante, la tecnológica. Mientras los jóvenes de hoy en día tienen blogs, twitter, my space, facebook, hi5, buzz, flickr, y demás, muchos adultos aún utilizan el computador como una máquina de escribir.

Hace falta tiempo, sí, pero debemos estar en contacto permanente con las vanguardias tecnológicas, con los nuevos usos que estos avances tienen, para poder hacerles frente a las diversas situaciones que debemos enfrentar continuamente. Me pregunto ahora si hay alguien que haya diseñado un taller de escritura virtual que abarque blogs y nuevas formas de narración como el vook; me preguntó en cuantos planteles educativos se está empleando los webquest como formas de dinamizar e impulsar la investigación.

Reconocer estos fenómenos y estos procesos es parte importante de revalidar el concepto que tenemos de los niños y jóvenes de hoy en día que crecen a una velocidad apabullante, digo revalidar porque son conceptualmente diferentes de lo que fuimos a su edad, más aún de lo que nosotros fuimos de nuestros propios padres. Desconocer esos procesos nos lleva a decisiones tan extremas como pretender que una adolescente lea “la crítica de la razón pura” en lugar de “crepúsculo” alegando que los libros deben aportar conocimiento cuando hace mucho rato se trata de un bien de consumo.
  1. Este era el artículo que te faltaba.

  1. definitivamente, el problema de lectura en los jovenes de hoy en día radica en el tipo y contenido de ésta a la cual los jóvenes les dedican su tiempo. sigue leyendo

Publicar un comentario