Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

JOSÉ Y SUS HERMANOS. Las historias de Jaacob

Author: Diego Fernando Marín
jueves, enero 25

Escrito por Thomas Mann
Traducido por Joan Parra
Editado por Ediciones B Grupo Zeta
Recomendado para Grandes lectores
Novela – Tetralogía 

     Hay cuatro escaques con puertas que quedan abajo a la izquierda de la biblioteca de mi cuarto. En él se encuentran títulos como Fausto de Goethe; Los papeles del Club Pickwick de Charles Dickens; una edición de Aguilar de las Obras Completas de William Shakespeare; otra edición de Aguilar de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha con la segunda parte apócrifa de Avellaneda; una edición de Crítica de El Conde Lucanor de Don Juan Manuel en su versión original, con sopotocientos pies de página para poder entender ese idioma enrevesado que alguna vez fue español;  un Moby Dick de Melville editado por Bruguera, Don Camilo y El regreso de don Camilo de Giovanni Guareschi, y dos volúmenes de Las mil noches y una noche, en versión de Vicente Blanco Ibañez, traducida de la traducción francesa de J. C. Mardrus, entre otros tantos títulos. No todos los he leído (una biblioteca es un organismo en constante crecimiento, y muchos de los libros que la componen son aplazados por razones tan diversas como la experticia o el capricho), de la misma manera que debo decir que no todos estos volúmenes están en perfectas condiciones. Provienen de muy diversas fuentes y en algunos casos habitan con opiliones –la palabreja me la enseño Claudia Bolívar, una antigua alumna- y con una ligera capa de polvo, aunque también han tenido épocas más desafortunadas, y en algunos casos alcanzaron a ser perforados por esos enemigos implacables del papel y terror de toda biblioteca. En otros casos, los trasteos los han estropeado (pobres volúmenes de los Clásicos Jackson). Ahí, junto con esos volúmenes preciosos, hace más de un año habitaba la tetralogía de José y sus hermanos.

     Thomas Mann es ante todo conocido por La montaña mágica. Es una respuesta clásica de escolar universitario: Thomas Mann es a La montaña mágica como William Shakespeare a Hamlet. Por supuesto, al igual que Shakespeare, la obra de Mann es mucho más, tan diversa que abarca, la narrativa, la dramaturgia y el ensayo. Entre esos títulos se encuentra la tetralogía de José y sus hermanos.

     Una biblia (Lechermeier & Dautremer,2014)dice en su prefacio que
          La biblia es un bien común
Al margen de que se sea o no creyente, nos guste o no, sus mitos han forjado nuestras sociedades. Se inmiscuyen en nuestra vida cotidiana y circulan en nuestro inconsciente. (p. 7)

Ese es el mismo sentido en el que nos sumergimos en este, el primer volumen de la tetralogía. Por supuesto conocemos la historia. Es narrada en la biblia, ocupará quizá una decena de páginas mal contadas en una biblia común. Es el relato de uno de los protagonistas más relevantes y conocidos del Antiguo Testamento, aquel que soñó, que fue profeta de El Señor y fue elevado ante sus hermanos. Sin embargo, la historia no la escribe El Señor, la historia no la escribe un diaparaletras de la actualidad, la historia la escribe un hombre que creía que su deber era hacer arte. Tal vez pagar las facturas también, pero en principio se dedicaba a hacer arte. Y cada palabra de este volumen lo demuestra.

Antes de comenzar a contar la historia de José (Jaacob escribirá Mann, pero también Yísrael, Dios hace la guerra) Mann considera necesario contar la historia de su padre Jaacob. Así que uno a uno vamos recorriendo los pasos con él, vemos como engaña a Isaac (Mann escribe Yítsjak) para ganar la bendición de la primogenitura en lugar de Esaú, como se enamora de Raquel, como es engañado por Labán y luego engaña a Labán para luego reencontrarse con su hermano, el Rojo, El bermejo, quien lo perdonará después de tanto. Sin embargo no se trata de la biografía de un personaje mítico, es la misma historia del pueblo hebreo (ebreo, escribe Mann), de la construcción del dios de los judíos, islámicos y católicos lo que se despliega ante los ojos del lector. No es un dios puro de ninguna forma, es un dios que va evolucionando, que se va construyendo, que convive con otros dioses, y que es celoso. De hecho, Mann originará la epopeya de José en el amor excesivo que Jaacob tuvo, primero por Raquel, y luego por el primogénito de esta, José. ¿Por qué sucede esto?, porque Elohim era un dios celoso, celoso del amor de Jaacob por Raquel, pues solo Dios y solo a él se le debe amar de forma desmedida (Mann, 2011, p. 350).

Por supuesto hay mucho que se queda en el tintero y que podría mencionarse: la posición filosófica, teológica y ética de Mann; la forma en que pretende definir la forma de pensar de quienes vivieron en esa época (hay unas disquisiciones increíbles acerca de la identidad de los primeros patriarcas, en donde Mann sugiere que no hubo un solo Abraham, de la misma manera que nunca hubo un solo Isaac, pues cualquiera con ese nombre, en una época en que la idea de sí mismo aún no estaba asentada, podría reclamar el protagonismo de esos hechos); incluso la misma manera en que declara que ciertos hechos son verídicos y otros no.

Por supuesto no es una lectura fácil -algo en la traducción me recuerda las traducciones de Saramago, su forma de construir los textos-. El preludio Descenso a los infiernos es una disquisición teológica preciosa que incluso discute la naturaleza del Paraíso y cómo se fraguó la salida del hombre del Jardín del Edén, respondiendo de esa forma a la misma voluntad de dios. Después, cuando se comienza a fraguar la historia habrá dificultades varias acerca de nombres comunes escritos de forma poco común, no sé si por capricho o en un exceso de erudición. Sin embargo, de forma curiosa, el lector se siente acicateado por el reto, estimulado por un autor que considera inteligente a quien lo lee, no como un corderito a quien hay que darle todo premasticado.  

Publicar un comentario