Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

PAGINA DE DIARIO. Tercera entrada. 29/XI/2016

Author: Diego Fernando Marín
martes, noviembre 29
Todo el proceso comenzó por un baúl siendo llevado solo un día a la semana con libros para ser prestados. No podían ser más porque no tenía lugar en el aula, es decir que no tenía donde colocarlos ni idea de cómo prestarlos de manera eficiente. Es importante decir que la biblioteca del colegio tiene un buen número de libros de muy buena calidad. El problema con ellos es que los estudiantes ya los conocen. No me importaba la novedad en el tiempo, si no en conocimiento.

Una cosa que no me gusta de los diarios es su desorganización. Es decir, es difícil seguir en ellos una ilación lógica, al menos tan lógica como quisiera. Así, el único orden que puedo intentar llevar es el de las ideas que van surgiendo. Empero, no todo es malo con el diario como forma de recoger ideas, puesto que permite al investigador recoger esas primeras ideas –así, en bruto- para luego poder trabajarlas, refinarlas y confrontarlas a medida que pasa el tiempo.  De hecho, siendo completamente fiel al proceso, no debería siquiera devolverme a corregir los múltiples errores de ortografía y/o digitación que voy cometiendo a medida que avanzo. Pero en un primer momento, el diario o bitácora de campo es personal; este no lo es.

     Creo que en la primera entrada de este diario referí que en algún momento la lectura en voz alta me hastió. Lo hizo porque me cansé de leer una y otra vez las mismas cosas, no importaba que los chicos fueran cambiando una a uno; no importa que yo también fuera cambiando y que, por supuesto, los libros van mudando de piel a medida que van siendo leídos. En algún momento me sentí ejerciendo una acción mecánica, mis labios se abrían y cerraban, mi voz desgranaba frases, pero yo ya no estaba ahí, mi espíritu hacía listas de mercado o pensaba que hacer justo a continuación o me irritaba con ese único alumno que estaba desinteresado. Así que poco a poco fui espaciando la actividad. La clase estaba primero, dejé de cargar libros y, como no podía de ser de otra forma, algunos chicos hicieron la pregunta que de alguna manera también esperaba, ¿Por qué no nos has vuelto a leer?    

     No tenía ninguna manera de responder de una manera que pareciera siquiera lógica. ¿Qué podía decirles?, que mientras leía por vigesimosexta vez las mismas líneas en el mismo salón, mi espíritu estaba disfrutando otras lecturas que eran más extensas, y que la regularidad de mis clases no me permitía compartirles las lecturas que me gustaría; que me gustaría que pudiéramos ir más allá y que se entusiasmarán por La biblioteca de noche o por Danza de dragones o por Leyendas del abismo (¿alguien sabe cómo leer novela gráfica en voz alta ante un grupo de más de tres personas?)o por Neuromante o por As you like it.

     Mi respuesta en ese momento fue comenzar a traerles libros de mi biblioteca. Así que me conseguí un baúl que alguna vez contuvo todas las historietas de Tintín, y arramblé con Cartas al Rey de la Cabina, Visiones peligrosas I, Jurassic Park, Dos años, ocho meses y veintiocho noches – que acababa de leer en ese momento-, y Tú, el inmortal, entre otros títulos que fui añadiendo. Además les compartí Instrumental y Voces de Chernóbil, aunque no pude prestárselos porque no eran míos.


     Ese sería el comienzo de un proceso que hoy está en movimiento y al cual me referiré in extenso la próxima entrada.