Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

LA MERIENDA EN EL BOSQUE

Author: Diego Fernando Marín
martes, marzo 15

Autor: Akiko Miyakoshi
Traducido por Ritsuko Kobayashi
Editorial: Océano – Travesía
Recomendado para: Los pequeños
Libro – álbum

     ¿Dónde tiene lugar el hecho fantástico? Todorov ha afirmado que éste tiene lugar en ese instante, en ese intersticio, en el cual en el cual el lector no ha tomado la decisión acerca de si lo acaecido es de naturaleza realista o maravillosa, si pertenece al mundo del hollín o al de las hadas. De acuerdo con esto, la magia solo tiene lugar en la penumbra. Por esta razón, aquellos relatos que apelan al hecho fantástico suelen tener lugar en espacios como los bosques, los sótanos o las cuevas.  
     En ese sentido, La merienda en el bosque es un relato fantástico, en donde a partir de la arquetípica niña en el bosque se desata una nueva historia en una casa, que no es de dulce, que no es una ruina abandonada, sino una suerte de mansión escondida entre el follaje, donde los animales del bosque están teniendo una fiesta, y donde la niña, que en otros relatos es pérdida y devorada, aquí es hallada y confortada. Aunque hay instantes, esos que se captan por el rabillo del ojo, que se adivinan en la posición de una garra, en una sombra pronunciada sobre la pared, en que lo siniestro se insinúa.
     Amén a esto, las espectaculares ilustraciones en carboncillo, acompañadas por pequeñas notas sueltas de color, trazan atmósferas, ora ominosas, ora maravillosas, que acompañan al lector mucho después de cerrada la última página.

     Así, La merienda en el bosque se convierte en una referencia ante la calidad de las ilustraciones y lo sugerente de las historias; uno de esos libros en los que nos quisiéramos adentrar.