Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

POESÍAS NO COMPLETAS

Author: Diego Fernando Marín
viernes, septiembre 30

Autora: Wislawa Szymborska
Traducido por: Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia
Editorial: Fondo de Cultura Económica
Recomendado para jóvenes lectores
Poesía


     Leer poesía exige un esfuerzo diferente al de leer narrativa. Algunos lo compararían con el esfuerzo que se hace al leer acerca de física cuántica o el manuscrito Voynich. Sin embargo es lícito aclarar que no se trata de un mayor esfuerzo, solo de un esfuerzo diferente.

     El lector de poesía no es un lector común. Danny, mi antiguo dealer de libros, solía detenerse en un libro de poemas ya no una semana o un mes, sino incluso un año. Iba subrayando y paladeando el sabor de las palabras, obligándose al detenimiento, al deambular. Sospecho que, al igual que Borges, andaba o presentía en los poemas El Poema.

La poesía exige el detenimiento, por fortuna, exige incluso devolverse sobre una línea, una metáfora, un suspiro. Sin embargo la emoción que el poema transmite no es transmisible a su vez. Ya decía Gautama que el camino no podía ser enseñado, porque cada quien tenía su camino; de la misma manera la emoción que el poema surte en el lector no puede ser transmitida, así que solo se puede transmitir el poema. Al menos une versión de Él.

 Wislawa Szymborska transmite El Poema, una versión que nos conmueve en lo profundo, que nos llena, nos enternece y nos desborda, que habla al lector de lo universal que son la vida, el amor, el desengaño y la ilusión. Así, en ese orden, y al mismo tiempo, en ese preciso desorden.

Poesía no completa es un trabajo recopilatorio del Fondo de Cultura Económica, en edición y traducción de Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia, con una introducción de Elena Poniatowska, dedicado a llevar al público hispanoparlante una selección importante, una antología, de algunos de sus libros más relevantes. En las líneas que conforman este volumen antológico subyacen el horror, la inocencia, el amor y el espanto. Muchas veces todos en una sola línea.


Sin lugar a dudas, Szymborska se constituye en un lugar al que siempre hace bien regresar. 

EL SILBIDO DEL LOBO

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, septiembre 28

Autor: Bjorn Rune Lie & Co.
Sin datos del ilustrador.
Traducido por: Antøn Antøn
Editorial: Barbara Fiore Editora
Libro ilustrado

     Por lo general en Lecturas para todos suelo detenerme solo en libros que me gustan, aunque en una o dos ocasiones he descubierto, al tiempo que reseñaba, que un libro me había disgustado más de lo que pensaba, por no decir sencillamente que no me había gustado. Sin embargo, en pocas ocasiones he ejercido el papel de crítico. Considero que en esta oportunidad se hace necesario.

     El silbido del lobo de un niño, un lobo, que gusta de las historietas y que, de hecho, sueña con ser historietista. Su vida es compartida con tres compañeros de escuela, un ratón, una comadreja y una cigüeña. Por supuesto, se trataba de desadaptados y, por supuesto, se enfrentaban a diario contra los abusos de los matones del colegio – tres cerdos, ¿cómo no?-, lo que de alguna manera los unió aún más. Tal vez por esto, o por caprichos del guionista, su amistad trascendió allende la época del colegio, llegando incluso a mantenerse cuando Albert, el lobo, trabajaba en una editorial de historietas dedicándose a oficios varios. Por supuesto, la tragedia se abate sobre los amigos, quienes fallecen en un sorpresivo giro del destino – de la mano de tres viejos conocidos, ¿Cómo no?-, llevando a Albert a convertirse en el héroe enmascarado que había soñado desde niño.

     Si alguna vez has leído historietas, oh lector constante, habrás notado que los personajes de superhéroes, sea Marvel, sea DC, siguen por lo regular unos estereotipos en su camino para convertirse en héroes, que pasa por la pérdida de familiares o amigos, principalmente. Así mismo, si has visto películas de gansters,  en algún momento ellos han incendiado edificios viejos, sin importar quien haya dentro de ellos, para poder cobrar el seguro y vender los terrenos. Ambos elementos, la pérdida, el incendio, hacen parte central de El silbido del lobo, y ambos se han repetido tanto que ya se han convertido en cliché.

     Por supuesto, cuando leemos historietas aceptamos algunas convenciones -el viaje en el tiempo que reinicia todo, la reaparición de un antiguo héroe que se consideraba muerto, las imposibilidades científicas- que hacen parte y conforman el género. Sucede lo mismo cuando vemos películas de gansters. No sucede lo mismo, cuando los clichés invaden la literatura infantil y juvenil.

     Si en un primer momento El silbido del lobo ofrece una nueva posibilidad de reconfigurar la imagen negativa que este animal ha tenido por cientos de años en la literatura infantil y juvenil, a medida que las páginas avanzan y la trama se revela, la esperanza se sumerge en el desconcierto y se desvanece en la nada. Más aun cuando pensamos que esta obra es editada por Barbara Fiore Editora, la misma responsable de La cosa perdida o El pato y la muerte. Aún más, la misma edición tiene un punto confuso, mientras en la caratula aparece como autor Bjorn Rune Lie & co., en la página legal se expresa, “Está escrito [el libro] en un esfuerzo colaborativo entre Alex Spiro, Scott Donaldson y Bjorn Rune Lie” (p.2)


     En resumen, El silbido del lobo  es una obra que desaprovecha la posibilidad de rehabilitar la figura de este depredador para continuar con los estereotipos del cine y la historieta de superhéroes norteamericana, en su vertiente más pobre. 

LECTURAS NO OBLIGATORIAS. Prosas.

Author: Diego Fernando Marín
sábado, septiembre 24

Autora: Wislawa Szymborska
Traducido por: Manel Bellmunt Serrano
Editado por: Ediciones Alfabia
Recomendado para: Grandes lectores
No ficción

     Escribir reseñas puede verse hoy como un oficio en decadencia, más aún cuando la escena audiovisual, con sus vítores, fanfarrias y entusiasmo, parece robarle protagonismo al formato alfabético, desplazando la atención del objeto reseñado al reseñador. Aunque, por supuesto, siempre ha de tenerse en cuenta que entre más alto sea el ethos del reseñador, en más valía suele tenerse la reseña. Con todo, hay algo que no se suele discutir, la mayor parte de los libros reseñados son literarios. Por supuesto, no podríamos esperar que una escritora como Wislawa Szymborska hiciese lo que haría la mayoría.

     Lecturas no obligatorias. Prosas, parte de la idea de reseñar todos aquellos libros que suelen venderse antes que las grandes obras literarias. Es decir, el equivalente en nuestros países a los libros de autoayuda, de mándalas, de cocina y agendas, entre tantos otros. Así, Szymborska fija sus ojos en libros sobre animales, moda, biografías de personajes históricos y buenas costumbres entre tantos otros. A tanto llega su exuberancia y buen humor, que entre las páginas del libro aparece una reseña acerca del calendario,

No deja de ser un libro, después de todo, y bastante gordo, ya que no puede tener menos de trescientas sesenta y cinco páginas. Llega a los quioscos en una edición que alcanza los tres millones trescientos mil ejemplares, por lo que se convierte en el mayor best-seller. (Szymborska, 2009, p. 74)

Con todo, no debe considerarse que el tratamiento de las obras reseñadas sea superfluo, a pesar de los diferentes temas y de la sencillez en la forma en que los trata, Szymborska no se amilana al decir que no terminó de leer aqueste libro o de señalar las fallas de aqueste otro. Sin embargo va más allá, aprovecha la temática de los libros reseñados para lanzarse en disquisiciones acerca de lo divino y lo humano, de lo cotidiano y lo sencillo, con ojos de poeta, con ojos de mujer.


Quizá una de sus mayores pruebas de genialidad, es que un lector tan lejos de aquellas publicaciones reseñadas en gusto, en espacio y en idioma, desgrane una a una las páginas del libro sonriendo ante cada frase y cada alusión que lo llevan a sus propios jardines interiores. 

MICROBIO

Author: Diego Fernando Marín
lunes, septiembre 19

Autor: Fernando Gómez Echeverri
Ilustrado por: Carlos Jacanamijoy
Editado por: Laguna Libros
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela corta

     Con la aparición del H1N1,el Zika y el Chikunguña entre tantas otras enfermedades transmitidas por zancudos o vía aérea o por contacto físico o por beber agua o por… vivir, se ha generado en el ser humano el viejo miedo a lo que no puede ver. No se trata en este caso del viejo temor a los fantasmas, si no a los virus, microbios y todo aquello que no es visible a golpe de ojo. Así, ante el mínimo asomo de un estornudo estamos ya pensando en las posibles consecuencias que esto generará en nosotros. Sobra decir que Microbio se aprovecha, y se burla, de ese miedo.

     De Fernando Gómez Echeverri hemos examinado aquí con anterioridad las novelas ¡Salta cachorro! Y Muérdeme suavemente, libros a los cuales reconocíamos de antemano que compartían paternidad. Sin embargo, encontrar que Microbio era un hijo olvidado del mismo autor fue sorpresivo.

Microbio  es en principio una historia de amor en clave de ciencia ficción, en clave de relato de horror, que narra la relación entre una yuppie insoportable, y más buena que el pan, si le creemos al narrador, y un biólogo hippie, que se entromete en el camino de otro biólogo, en este caso megalómano. Sin embargo donde otro autor se hubiese quedado en el cliché, Gómez Echeverri se entretiene en el absurdo, en lo grotesco, se deslinda de lo que podía parecer un relato de ciencia ficción para sumergirse en el delirio de lo grotesco. Así, vemos a Lina, la protagonista, podrirse en vida; a Diego, su novio, desesperado por encontrar alguna cura para su mal; y a Camilo, el científico loco, que se deshace en una suerte de nirvana microscópico.

El delirante relato se encuentra magníficamente ilustrado por las acuarelas y lápices de Carlos Jacanamijoy que pasan de figuras esbozadas a lápiz a maravillosas ranas plasmadas en un esplendor realista a figuras esbozadas, cual figuras del test de Rorschach, en manchas de negro desvaído.


En suma, se trata de uno de esos relatos escritos en negro y cromado, como esos autos que nos enloquecen en la juventud.   

KING BIDGOOD´S IN THE BATHTUB

Author: Diego Fernando Marín
martes, septiembre 13

Autora: Audrey Wood
Ilustrador: Don Wood
Editado por: Harcourt, Inc.
Recomendado para los pequeños
Libro-álbum

A 1986 Calddecott Honor Book.

     Conocí el placer de las bañeras en un viaje en el que atravesé el Atlántico; lo conocí de manera fugaz, a través de diferentes hoteles, donde mi esposa no se sumergió nunca porque le daban asco por el increíble y fantasmal número de posibles personas que hubiesen pasado por ella, con un número igual de posibles enfermedades, manías y malos hábitos. Por mi parte no me importó, las llené de agua caliente y me sumergí en ellas después de jornadas de entre doce y catorce horas de caminar. He conocido pocas cosas que me relajen más. Desde entonces, cada vez que entró a un sitio donde venden diversas posibilidades de baño, y a pesar del impacto ecológico, sueño con algún día poder tener una de esas en casa, un lugar para sumergirme por horas en agua caliente.

     Con todo, ese no fue mi primer gancho para entrar en King Bidgood´s in the bathtub. En este caso se trató de las ilustraciones de Don Wood, cuya portada me hizo pensar en los bufones maravillosos de los universos de Shakespeare. Una vez dentro me recibieron por igual, la calidez de las ilustraciones, plenas de detalles y bonhomía; en tanto el texto, juguetón, feliz, me sumergía en el relato del pobre paje y de la corte entera, que no conseguían de ninguna manera sacar al rey de su confortable baño de tina. Así, el caballero invoca la guerra, la reina una gran cena, el Duque ir a pescar, la Corte entera un baile de máscaras, hasta que al fin el joven paje da con la solución.


     King Bidgood´s in the Bathtub es un libro hermoso, a nivel de texto e ilustraciones, proponiendo un maridaje esplendido al que el lector puede volver una y otra vez sin cansarse jamás. Un libro que llama a ser leído en la tina…

PERSONA NORMAL

Author: Diego Fernando Marín
lunes, septiembre 12

Autor: Benito Taibo
Editado por: Editorial Planeta
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

     Si hay algo que nos gusta a los lectores son aquellas historias que nos hablan de otras lecturas, que como mapas del tesoro nos conducen a otras referencias, y estas a otras, y así sucesivamente, hasta que por alguna oscura razón terminamos desempolvando un viejo libro de caballería que ponemos encima de toda una pila de otros libros abiertos y nos sumergimos en un nuevo laberinto de letras.
     Algunos lectores convertimos la literatura en un hogar, en un fuerte, en un espacio de resistencia. 
     Persona normal, es una de esos relatos que han calado con profundidad en algunos jóvenes sin necesidad de recurrir a las fantasías distópicas ni a los triángulos amorosos sobrenaturales ni a la muerte y resurrección de un joven mago. Así mismo la adhesión de sus lectores puede ser tan fuerte, que cuando una alumna, en plena clase, vio que les iba a leer algo del libro soltó un grito como solo he escuchado que hacen con Justin Bieber. Así Que Benito Taibo, si alguna vez lees esto, hay al menos una adolescente en el mundo para quién eres una suerte de rockstar.
     Benito Taibo construye en su libro un relato de esos de los que hace tiempo no encontraba, una novela de crecimiento alrededor de la cual las referencias librescas se entretejen de tal forma que él mismo se considera en la necesidad de despejarlas en las últimas páginas del libro. Persona normal narra la historia de la relación de Sebastián, quien pierde a sus padres a los once años, con quien sería su mejor encuentro de toda la vida, su tío Paco. Y es que su tío Paco es una de esas criaturas que solo existen en los libros, una suerte de cuarentón anarco que se ha paseado por los libros y la vida, y quien acepta de buena gana el sobrino que la vida le ha deparado. Así, al lado, no a la sombra ni bajo la égida, si no a su lado, Sebastián se va enfrentando a la ensoñación, la tristeza, el discurrir de lo cotidiano, sus viajes profundos a través de las páginas, sus desencuentros con la escuela en la que se encuentra, las distancias con el primer amor, el dolor que implica la muerte del otro –cualquier otro- , la desesperanza, la solidaridad, los desencuentros y el amor.
     Por supuesto, como ya lo he mencionado con emoción muchas veces en tan pocos párrafos, la literatura es una parte importante en la relación de estos dos personajes. Así, en el cumpleaños número trece, Paco le entrega a su sobrino toda su biblioteca.
Tengo ganas de llorar y me aguanto. Sé cuánto ama sus libros. Mis libros. Me estaba regalando la imaginación, la pasión, la aventura, los pensamientos de otros, sus sueños, sus desgracias, sus anhelos. Ahora también son míos.
Uno se hace hombre, se hace más humano, cuando tiene su propia biblioteca, aunque sea de un solo libro.
Tengo mi lanza masai, mi Bar Mitzvá, mi rito de iniciación aborigen, mi diario, mi pluma de halcón. Tengo origen y destino. Ya lo tengo todo. Me queda claro. (Taibo, 2011, p. 41)

     Y más adelante, cuando se cuestiona su pertenencia, Sebastián dirá,
Tal vez soy más de otros lugares en los que no he estado nunca y que a pesar de ello, anidan en mi corazón y en mi cabeza y son tan parte de mí como yo mismo. Hablo de Mompracem, donde tienen Sandókan y Yánez su guarida y su hogar, su territorio libre, su santuario. Soy de Macondo porque allí está mi casa y mi patio interior con macetas y guayabas, donde las mariposas amarillas revolotean por miles mientras cae un diluvio, soy de allí porqué allí vi por primera vez el hielo, porque los milagros y las maravillas son cosas de todos los días y sencillamente, porque se me da la gana y allá voy cuando no quiero olvidar que estoy muy, pero muy vivo. Soy de Cuévano (…)(Taibo, 2011, p. 120)
Así, lejos de los convencionalismos propios de la literatura contemporánea para jóvenes Taibo se opone con la construcción de un mundo ensimismado en la literatura y en el lenguaje, en la reflexión profunda sobre lo que nos constituye como seres humanos, lo que nos acerca a unos y nos aleja de otros, lo que, en suma, nos constituye como una persona normal.

Eso me pasa por no querer quedar bien ni con dios ni con el diablo (Taibo, 2011, p. 154) 

LOS EJÉRCITOS

Author: Diego Fernando Marín
martes, septiembre 6

Autor: Evelio Rosero
Editorial: Planeta
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

     En la actualidad Colombia vive uno de los momentos más importantes de su historia, y debe tomar una decisión entre firmar los acuerdos que finalizan uno de sus conflictos más antiguos, o, por el contrario, se reafirma en él, legitimando, de paso a quienes tanto daño le han hecho en los últimos 50 años. Así, el país se está dividiendo – de nuevo la patria boba- entre quienes defienden el Sí y quienes defienden el No. Es quizá este el momento más adecuado para leer Los ejércitos de Evelio Rosero.

     En Los ejércitos Rosero nos presenta a Ismael y su esposa Otilia. Él, un mirón irredento; ella, avergonzada de su comportamiento, le recrimina de manera constante por lo que hace. No son un matrimonio perfecto, por supuesto, son un matrimonio que está más allá de las pequeñas mentiras propias de quienes se están enamorando y en cambio asumen al otro de frente, reconociéndolos sin desengaños. Una sombra del pasado se cierne aún sobre el pueblo, y el autor juega a ser elusivo con ella. No le interesa que haya claridad sobre la potencia del ejército invasor, el que hubo y el que ahora comienza a acercarse –quizá sean el mismo, quizá no-, lo que importa es que se acerca. Lo que importa es que destroza todo a su paso.

     En medio del enfrentamiento Otilia e Ismael se separan, y ambos se buscan con desconcierto, confusión y ansiedad, mientras a su alrededor los ejércitos se buscan, se asedian y se confrontan.

     En algún momento, cerca del final, sucede un dialogo que refleja la naturaleza brutal de los sucesos:

- Venga con nosotros, profesor. Lo mencionaron en la lista. Oímos su nombre. Cuidado. Su nombre estaba allí.
¿Por qué preguntan los nombres? Matan al que sea, al que quieran, sea cual sea su nombre. Me gustaría saber qué hay escrito en el papel de los nombres, esa “lista”. Es un papel en blanco, Dios. Un papel donde pueden caber todos los nombres que ellos quieran. (Rosero, 2014, p. 171)

Y más adelante, cuando los invasores ya han hecho suyo el pueblo:

(…) se alejan a grandes zancadas, con la madre detrás, las manos agitándose, la voz desquiciada. ˂˂Les falta matar a Dios˃˃ dice con un chillido.
˂˂Díganos dónde se esconde madrecita˃˃ le responden. (Rosero, 2014,p. 176)


El final, si se arriesgan a él, es justo, es preciso, es sincero y real, como solo nuestra historia puede serlo. Haga el lector los balances respectivos…