Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

LAS REGLAS DEL VERANO

Author: Diego Fernando Marín
domingo, diciembre 13

Autor e ilustrador: Shaun Tan
Traducido por: Carles Andreu y Albert Vitó
Editorial: Barbara Fiore Editora
Recomendado para: Lectores en marcha
Libro Álbum

     El concepto de verano es difuso para quienes vivimos en la zona tórrida,  pues solo tenemos la idea de calor y lluvias, los fenómenos del Niño y de la Niña y un clima cada vez más inestable. Aún más, los tiempos de vacaciones para los estudiantes de Colombia están divididos en Calendario A y Calendario B, unos empiezan en enero y otros en agosto. Sin embargo la noción de verano como espacio de descanso, de vacaciones, si se haya bien instaurado. Así que Las reglas del verano, bien pudo haberse traducido por Las reglas de las vacaciones, aunque bien es cierto que algo de su sonoridad, de su metáfora se perdería.

     Podría asumirse que el verano no tiene reglas, algo así como el Calvinbol (Ver Calvin & Hobbes), que es un sábado eterno como bien atestiguaría Enriqueta (Ver Enriqueta & Fellini), que es como una T.A.R.D.I.S. (Ver Dr. Who). Sin embargo, en esta época cada vez confusa, en donde los celulares cada vez nos arrebatan más nuestro tiempo, tal vez es conveniente no olvidar algunas recomendaciones de antaño, algunas reglas de oro que han de tenerse en cuenta. Así, a través de un conjunto de escenas, a cada cual más sorprendente que la anterior, Tan nos pone al tanto de las máximas que nos permitirán vivir uno a uno los días del verano, del asueto, del descanso. Nos recuerda que el tiempo del ocio no es ilimitado, y que no se puede matar al frente de pantallas diminutas que nos van robando la vida.

LA JOVEN DURMIENTE Y EL HUSO

Author: Diego Fernando Marín

Autor: Neil Gaiman
Ilustrado por: Chris Riddell
Traducido por: Mónica Faerna García-Bermejo
Editorial: Salamandra
Recomendado para: Lectores en marcha
Libro ilustrado

Es indudable que la obra de Gaiman está impregnada del sabor de los antiguos cuentos de hadas que tanto ha querido y conoce. De hecho uno de mis poemas favoritos, incluido en El cementerio sin lápidas y otras historias negras, es Instrucciones, en donde recopila todos y cada uno de esas pruebas a las que los héroes de los cuentos de hadas (Hay un gusano en el corazón de la torre;/ y esa es la razón por la que no durará para siempre, aún me estremece), de quienes ingresan en Fantasía.
Sin embargo, mientras Lacombe busca recuperar y reconstruir para los lectores los cuentos de los hermanos Grimm, tal y como estos fueron recopilados, Gaiman los transforma, los revaloriza, acentúa nuevos aspectos y los convierte en otra cosa. Así, en La joven durmiente y el huso renuncia a cualquier idea de príncipe y se centra en un conjunto más insólito de protagonistas, una joven reina, que no desea casarse, y tres enanos (Los enanos tenían nombre, pero a los humanos no les estaba permitido conocerlos, pues los nombres eran algo sagrado.
La reina tenía nombre, mas ahora todos la llamaban “Vuestra majestad”. No abundan los nombres en este relato.), quienes con lealtad, bravura y mucho sentido común se adentran en el reino dormido de esta historia encontrando que no siempre los cuentos de hadas son lo que parecen.
Las ilustraciones de Riddell, en blanco, negro y dorado, complementan la obra de Gaiman, amplificándola y añadiéndole sus propios ingredientes secretos con el sabor de antaño.
De esta manera, para los amantes de los cuentos de hadas, en general, y para los amantes de la obra de Gaiman, en particular, esta es una obra a incluir en su biblioteca.