Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

ERA LA GUERRA DE LAS TRINCHERAS

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, julio 15


Autor e ilustrador: Tardi
Traductor: Enrique Sánchez Abulí
Editorial: Sexto piso
Recomendado para: Grandes lectores
Novela gráfica

Creo que mi generación (aquellos nacidos a finales de los 70´s) tuvo el fantasma de la guerra de Vietnam, supo algo de la Guerra de Beirut, se atemorizó con la Tormenta del desierto y sus derivados, y ha vivido siempre con el fantasma de la Tercera Guerra Mundial, que comenzó siendo nuclear y su vertiente última se inclina más hacia lo bacteriológico.  No podemos olvidar, por supuesto, la Segunda Guerra Mundial, que ha extendido su sombra bajo dos elementos principales, el genocidio Judío y el nombre de Adolf Hitler. Poco sabemos, poco parece importar la Gran Guerra, la Primera, la que duró cuatro años, y de la que se rescatan nombres como El Barón Rojo o biplanos o Archiduque Francisco Fernando; nombres que poco a poco, más allá de la revisión escolar poco significado tienen para nosotros. Antes de continuar he de declarar que cuando digo nosotros me refiero a la generación de finales de los 70´s colombiana. En nosotros, esa guerra parece tener poca impronta.
Por supuesto podemos culpar al cine por ello, y a la literatura, y al aparato periodístico que hablan de Hitler y los judíos asesinados y Ana Frank y las cámaras de gas, y los aliados, por supuesto los Aliados son importantes, pero poco hablan del horror anterior.
Por otro lado Tardi parece no olvidar ese momento, la Guerra de las Trincheras. En contraparte al cine de los 70´s y 80´s, en donde las producciones fueron un canto al heroísmo norteamericano, a la “belleza” de la guerra, Tardi se dedica, con la precisión del historiador, a contarnos como fue esa Guerra, como fue percibida en las ciudades, entre los ciudadanos de a pie, y cómo fue vivida por los soldados que día a día se las arreglaban entre el lodo y las alambradas, los disparos y las minas, sin saber muchas veces por qué, añorando a sus amados que estaban lejos de las líneas de combate, enloqueciendo por momentos a causa del hambre, el tedio y la sed. Y el miedo, el omnipresente miedo.
Así mismo, aunque en algunos momentos las ilustraciones de Tardi parecen más cercanas a la caricatura, la fuerza de los escenarios, los diálogos, las citas que incluye, sus propios comentarios, hacen de esta novela gráfica una obra sobre la que se debe volver, pues es un retrato de un puñado de hombres, de uno y otro bando, que solo fueron hombres enviados a matarse entre sí, como en todas las guerras.

En este orden de ideas, Era la guerra de las trincheras es una novela gráfica de no ficción que ayuda al lector joven a tener una idea más concreta de lo que significa un campo de batalla, lejos de cualquier estúpido romanticismo bélico, en tanto para un historiador significa una recreación bastante fidedigna de uno de esos grandes horrores históricos que hemos atravesado.