Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

UN MAGO DE TERRAMAR

Author: Diego Fernando Marín
martes, julio 21

Autor: Ursula K. Le Guin
Traducido por: Matilde Horne
Editorial: Minotauro
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Quizás el manuscrito Voynich sea el mejor ejemplo de lo que resultaría una obra de literatura fantástica completamente lograda, alejada de tal manera de lo que conocemos que su comprensión sea imposible. Así, la literatura fantástica sólo podría ser considerada exitosa con la invención no sólo de un mundo completo ajeno al nuestro, sino que el lenguaje empleado para su escritura fuese también inventado, incluyendo los mismos grafemas en los que se escribe.
Esto explica por ejemplo que las grandes obras de literatura fantástica y de ciencia ficción suelan ser de una complejidad lingüística, no por el gusto de serlo, sino porque suelen proponer al lector mundos tan diversos que tienen que detenerse un mayor tiempo en describirlo. En este orden de ideas, cuando muchas de estas obras deben ser traducidas al mundo audiovisual, suelen tomarse mucho tiempo en describir el funcionamiento del mundo en el que se hayan inscritos, lo que hace lento el trascurso de los sucesos. Cuando más fácil es una obra de ficción, de alguna manera más puntos en común  tiene con nuestro mundo de referencia.
Este pequeño prólogo no quiere señalar en ningún momento que la obra de Ursula K. Le Guin sea insufrible o en exceso compleja, con un lenguaje demasiado exigente, pero sí que al comienzo puede sentirse un poco pesada, un poco ampulosa,
En aquel entonces Kargard era un imperio poderoso. Las cuatro comarcas se extendían desde el Septentrión hasta el Levante: Karego-At, Atuán, Hur-at-Hur y Atnini. Los kargos hablaban una lengua muy distinta de las lenguas del Archipiélago o los otros Confines, y eran un pueblo salvaje, de tez blanca y cabellos rubios, feroces guerreros que disfrutaban con el espectáculo de la sangre y el olor de las aldeas en llamas. (p. 19)

Empero, superado ese primer obstáculo la obra logra en el lector esa atención obsesiva, propia de los relatos que se consiguen instalar para siempre en la memoria; esto se debe a la construcción de un personaje principal, Ged, complejo, mucho más allá de la univocidad de los personajes de novelas juveniles más contemporáneas como Edward Cullen o Katniss Everdeen. Por el contrario, llama la atención como el personaje parece menguar en lugar de crecer, cambia, se transforma y, por tanto, aprende, muta en algo más de lo que resultó ser al principio.
En este mismo orden de ideas, algo que podría desconcertar a muchos lectores de sagas más recientes es que en algunos capítulos, maravillosamente, no pasa nada. No hay monstruo alguno, no hay espadas en llamas, no hay castillos viniéndose en ruinas, sólo un héroe que huye (encontrándose) o que caza una sombra que es mucho más y mucho menos que una sombra.

Un mago de Terramar es una de esas obras que no sólo atrapa al lector en un primer momento, sino que lo invita a volver a sumergirse en este mundo de Terramar, tan cerca y tan lejos del nuestro, una de esas obras que hacen que la experiencia de lectura sea inolvidable.

Publicar un comentario