Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

INTERNET Y LA LECTURA

Author: Diego Fernando Marín
martes, septiembre 23
Mucho se ha discutido acerca de la forma en que los nuevos medios de comunicación afectan la forma en que la gente lee, no solo en cantidad, sino también en la calidad. Alguna vez un profesor de la universidad refirió que al haber sido invitado a una universidad estadounidense a dar una charla, había observado que la atención de su auditorio se disipaba cada cierto tiempo, pongamos un promedio de quince minutos; al preguntar acerca de este fenómeno a quien lo había invitado, este le respondió que era el tiempo en que los programas de televisión se demoraban en poner los comerciales. Así, la atención de un televidente promedio tendía a disiparse al llegar las propagandas. ¿Podríamos pensar que de alguna manera internet ha afectado nuestra capacidad de leer o de atender? Procederé para ello a comentar mi experiencia en el tema.
Hace ya dos años mi esposa y yo nos propusimos visitar con mayor asiduidad la Feria Internacional del Libro de Bogotá; yo, porque lo consideraba una de mis obligaciones al denominarme promotor de lectura (este tema es un post obligado en el futuro); ella, simplemente porque adora los libros infantiles y viajar. Así que en el 2013, entre libro y libro caí en la red de un nuevo artilugio que estaban exhibiendo en medio de uno de los pabellones, una Tablet Galaxy Note 8.0, ideal para trabajar y para sacar mi lado creativo. Elizabeth, como se llama mi esposa, puso cualquier cantidad de pegas al asunto pero al fin me salí con la mía, saliendo poseedor, no solo de una buena cantidad de libros sino también de una nueva tableta que me podría servir para dejar de cargarme los veinticinco kilos que debe pesar mi computador portátil. Aunque no lo sabía mi vida iba en verdad a cambiar.
Si han leído hasta aquí no crean en ningún momento que este va a ser un virulento ataque contra la tecnología, de hecho, si así se quiere ver, este texto se asemejará más bien a la confesión de un adicto.
Al principio, por supuesto, pensé que la Tablet (palabra que el computador insiste en iniciar con mayúscula) iba a permitirme desarrollar un montón de ideas y que me permitiría innovar mis clases en el colegio donde laboró. Como podrán imaginarse las cosas no sucedieron así, sobre todo al averiguar la cantidad de periféricos que necesitaría para ello, la dificultad de conseguirlos y el costo que sumado acarrearía más que haber comprado un portátil de última generación. Así que no, seguí cargando mi computador, mis libros, la tableta y el kindle.
Lo que sí me proporcionó la tableta fue la posibilidad de conectarme a diversas redes sociales en casi cualquier lugar, al no poseer Facebook, me decanté por el uso de twitter e instagram con la excusa de difundir de manera más efectiva los contenidos de la revista estudiantil que se halla a mi cargo (@viceversaglc). Y sí, debo decirlo, para eso ha sido bastante más efectivo. Con lo que no contaba era con la forma que esto iba a incidir en mi producción intelectual.
Un año antes, las cifras de mis préstamos y consultas en la biblioteca del colegio, que se traducen, para mí, en lecturas efectivas, había llegado al muy deseable monto (sí, como si se tratase de dinero) de 132 ejemplares, sumados entre revistas, libros de literatura, consulta académica y de LIJ. Empero, poco a poco, y por la necesidad de alimentar las redes sociales, mi promedio de lectura y escritura comenzó a decaer, así mismo la forma en que estaba leyendo. Por supuesto, ha de aclararse, esto no obedece tan solo a la influencia de la tecnología, diversos proyectos de promoción de lectura (Fiesta de la Lectura, por poner solo un ejemplo) acapararon mi atención, amén de la carga ingente de trabajos que mi materia –Metodología de la investigación- acarrea. Con todo, las redes sociales fueron poco a poco acaparando mi atención y mis esfuerzos. Revisaba con cierta obsesión la cantidad de likes que recibía las fotos publicadas, así mismo la cantidad de retuits o favoritos con que señalaban mis enlaces o publicaciones de este mismo blog por internet (me pueden encontrar en twitter como @marn_f), así como los comentarios que recibía.
Ha sido tal la magnitud del impacto que en muchas ocasiones me sentaba o acostaba a leer un libro con la tableta al lado, esperando cualquier anuncio, alarma de comentario para contestar, o me detenía para ver que había sido puesto en periódicos o revistas acerca de la lectura para retuitearlos, comentarlos o difundirlos. Estoy contribuyendo con la causa, me decía entonces.
La cuestión comenzó a ser más preocupante cuando en julio Elizabeth me regaló un teléfono inteligente. He llegado incluso a descuidar la alimentación del blog. Ahora, sólo ahora, estoy preocupado, al punto de iniciar un proceso de lo que denomino desintoxicación de internet.
Siendo un lector de tiempo completo, y escritor cuando las ideas me asaltan, he procurado construir un horario de acciones delimitadas donde internet tenga un papel menos importante en mi vida. Más aún cuando en una conversación con un amigo - que en cualquier momento, en medio de cualquier conversación, muestra fotos de Instagram o me lee tuits de conocidos- este se defendió ante una interpelación acerca de si las redes sociales no le estaban quitando tiempo para la lectura. Ahora, dijo entonces él, estoy leyendo lo que a mí me interesa.
En retrospectiva puedo decir que he comenzado a leer más periódicos y revistas digitales, pero que en muchos casos me salto párrafos enteros; incluso he podido observar que comento noticias de las que no he pasado más allá del titular que he encontrado por twitter o que ha llegado a través de un rápido escaneo de los periódicos.    
Como he mencionado antes, me considero un lector de tiempo completo, pero también soy un promotor de lectura, y aunque sigo compartiendo libros con mis alumnos, no puedo dejar de preguntarme como la exposición a los medios digitales están moldeando nuevas formas de pensar de los muchachos, nuevas formas de relacionarse con el texto escrito, que no siempre son para bien. Más aún cuando puedo observar que la prensa de hoy, siempre atenta a la chiva, difunde de cualquier manera, tomándola como cierta, las noticias de portales como actualidad Panamericana o elmundotoday, reconocidas páginas de burlas y humor.
Si nosotros estamos expuestos, ¿de qué forma están expuestos aquellos que comienzan a formarse en la lectura y la escritura?, ¿qué han crecido, o están creciendo, con una tableta y un teléfono inteligente? Esos mismos niños y jóvenes que son tratados como consumidores de Harry Potter por los estudios Warner.
No he pretendido dar respuestas, solo comentar una situación personal y esbozar una preocupación.
Y tú, amable lector, ¿cómo te estás relacionando con este mundo tecnológico de hoy? 
  1. Hola.

    Gracias por compartir tu experiencia. Interesante perspectiva.

    Algunos comentarios:

    Para empezar te recomiendo revisar cómo Camikant se hackeó la Feria del
    Libro de Bogotá [1].

    Hay un libro interesante sobre hábitos de vida con la llegada de
    Internet que seguro puede interesarte: Programar o ser programado [2].

    Y para cerrar, hay una perspectiva muy interesante sobre los lectores de
    Harry Potter por parte de Warner en el libro Remix, de Lawrence Lessig [3].

    Saludos.

    Pd. Sólo por curiosdad: ¿Qué significa "LIJ"? ¿Libros Incipientes Joviales?

    [1] http://a.nomono.co/av
    [2] http://www.rushkoff.com/program-or-be-programmed/
    [3] http://www.icariaeditorial.com/pdf_libros/REMIX.pdf

  1. Hola Hiperterminal, hola Martha.
    Hay muchos elementos que se pueden analizar aún sobre este tema. Por lo pronto agradezco a Hiperterminal por los enlaces enviados, a ver si ahondo un poco sobre los temas y seguiremos divagando, compartiendo y, ante todo, al menos de mi parte, leyendo.

Publicar un comentario