Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Balzac y la joven costurera china

Author: Diego Fernando Marín
martes, julio 30



Autor: Dai sijie
Editorial: Salamandra
Colección: Quinteto
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Conocí Balzac y la joven costurera china en un DVD que una amiga nos recomendó a Elizabeth y a mí. La película como tal nos encantó y aunque muchas veces hablamos de ella, nunca nos imaginamos que se hubiese originado en una película. Hace poco empero, el reencuentro con un amigo me deparó, como regalo de cumpleaños adelantado, este volumen que justo había terminado de leer.

Para quien haya visto la película, quizás el libro no traiga muchas sorpresas, eso es, tal vez, porque el mismo novelista estuvo al frente de la adaptación a la pantalla. Balzac y la joven costurera china se ubica en medio del gobierno de Mao Zedong, quien puso en práctica la reeducación de los intelectuales en china. Esta reeducación consistía en que los intelectuales y/o sus familias, tenían que aprender lo que era la vida campesina por un tiempo no inferior a tres años. Sin embargo si se trataba de hijos o familiares de quienes se consideraban reaccionarios, el tiempo de reeducación podía ser indefinido. Esta práctica estaba acompañada en toda china además, por un odio desmedido contra cualquier elemento de la cultura occidental, sobre todo la música y los libros. En es ese marco donde se desarrollan los sucesos de la novela, cuando dos adolescentes son enviados a un pueblo lejano y se encuentran con el amor, pero también con una maleta llena de libros prohibidos, en donde están títulos tan peligrosos como Eugenia Grandet, El conde de Montecristo y Madame Bovary, entre otros. Es a partir de estos tomos que estos adolescentes comienzan una relación con una joven costurera china, quien ha vivido toda su vida aislada en un viejo poblado y que al recibir todo el impacto cultural europeo, verá con nuevos ojos su vida y sus opciones.

Debo confesar sin embargo, que la escena que me puso los pelos de punta, no tuvo que ver nada con el amor o el impacto cultural, sino con una intervención dental, realizada por los dos protagonistas al líder del pueblo, donde con mucha lentitud, una máquina de coser y una aguja, van limpiando la caries del hombre, provocando un dolor innecesario y medieval.

Balzac y la costurera china es, así mismo, un libro que se deja leer con suma facilidad y que tiene los atractivos del amor, los libros y del amor a los libros; todo ello enmarcado en una época infame.


Historia secreta de Costaguana

Author: Diego Fernando Marín
martes, julio 23



Autor: Juan Gabriel Vásquez
Editorial: Alfaguara
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Hace un par de años Martha, mi lectora fiel, llegó a casa con un paquete de libros para prestarme. Entre ellos estaban Vadja (que aún no he leído), La carroza de Bolívar (que me dejó un sinsabor en la boca), El cementerio de Praga (leído a disgusto) e Historia secreta de Costaguana, que hace poco redescubrí, acumulando polvo debajo de otros libros olvidados en una estantería. Uno más, entre otros tantos en una larga lista de pendientes.  

Antes de El ruido de las cosas al caer (que no reseñe en su momento, ignoró el por qué- no sabía nada de Juan Gabriel Vásquez, ni tan siquiera que publicaba una columna en El Espectador o en El Tiempo, que de cuando en cuando leo y que juzgo –como si fuera alguien para hacerlo- lucida y pertinente. Empero, una vez un autor entra en el radar de un lector, es más sencillo acudir a otras obras de él, aún cuando no hayan sido tan famosas o comentadas, aún cuando hayan sido escritas con anterioridad al comentado éxito.

Historia secreta de Costaguana no es tan sólo un libro, ni tan siquiera un relato, es el  reverso posible de la historia de otro escritor y, al mismo tiempo, el retrato perfecto del ciudadano medio colombiano. De hecho, para lograr una completa comprensión de Historia secreta de Costaguana Vásquez exige de manera implícita, y de seguro inconsciente, la lectura del anverso, de la versión positiva de esta novela, Nostromo de Joseph Conrad. Y es que de hecho, el diálogo con la obra del autor polaco es permanente a lo largo de la historia de Vásquez. No sólo porque su protagonista, José Altamirano, interpola en su narración los lazos secretos que aúnan su biografía  a la de Conrad, sino porque su título es la declaración de que detrás de Nostromo, que se sitúa en el imaginario país sudamericano de Costaguana, hay un relato que aún no ha sido revelado.

De otro lado, Vásquez nos cuenta la historia de José Altamirano, un personaje, que podría ser cualquier colombiano, que ve pasar a su lado la historia como quien ve llover, que está tan pendiente de cada detalle de su vida personal, de cómo está se relaciona con los otros a través de hilos secretos, que se halla incapaz de participar o siquiera de racionalizar los grandes hechos que acontecen a su alrededor. Desde ese punto de vista, desde los ojos de este testigo que no ha querido ser testigo, que se encuentra por accidente en medio de grandes sucesos, Vásquez nos narra uno de los conflictos más relevantes en la historia de nuestro país, la separación de Panamá, ad portas, que curioso del inicio de la construcción del Canal por parte de los norteamericanos.

No se trata pues de una obra sencilla la emprendida por este autor, pero lo ha realizado con tanta gracia, cinismo y humor, que se llega a las últimas páginas de la obra en medio de un estupor, que no se termina de saber si es a causa de lo patético del personaje principal o de nuestra república.

Para quienes deseen adquirir el libro, lo pueden hacer por medio de la librería Nacional (que lo tiene en formato convencional, de bolsillo y electrónico), en la librería Norma (que sólo lo tiene impreso en formato convencional y de bolsillo) o en librería Casa del libro (que sólo lo tiene en formato convencional y electrónico).
lunes, julio 22



Autor e ilustrador: Wilhem Busch
Editorial: Alfaguara
Recomendado para: Lectores en marcha.
Libro-álbum

La investigación que en la actualidad estoy realizando para Semilij –y, los dioses lo permitan, me sirva como tesis de Maestría- me ha llevado a navegar en libros cada vez más curiosos, extraños y divertidos, así como a darle mayor importancia a otros textos, como La casa que Juan construyó, ilustrada por Diana Castellanos, que fue una de las publicaciones antecesoras del libro- álbum en Colombia (Pardo, 2010; p. 144). 

En este navegar por un lado y otro, buscando además las relaciones entre historietas y libro-álbum, me he encontrado con esta curiosa publicación de 1865, Max y Moritz, una historia de chicos en siete travesuras (no deja de ser simpático que algunos documentos traduzcan historieta en lugar de historia). Llegó a él por dos razones. La primera de ellas, porque en la última Filbo me la encontré en el mismo lugar que encontré un libro ya reseñado aquí, El coloquio de los pájaros, mientras Elizabeth buscaba a su vez Abajo el colejio (Sí, con j), libro publicado por editorial Impedimenta y censurado por mucho tiempo en España. La misma editorial tenía una edición muy bella, elegante y algo costosa (U$ 26) de Max y Moritz. Aquel día Elizabeth y yo terminamos nuestras compras, pero dejamos la edición de Max y Moritz en ese stand (http://www.siglodelhombre.com, para los interesados).

Recientemente sin embargo, el nombre de Wilhem Busch salió de nuevo a colación por su relación, indirecta, con el mundo de la historieta. Pues si bien, Max y Moritz, comienzan y acaban sus aventuras en este volumen, influeciaron la aparición de una tira cómica muy famosa: Katzenjammer kids (Los hijos del capitán), donde un par de granujillas también hacen de las suyas.(Ossa, 1986) Empero, a falta de la edición de Impedimenta y armado con muchas ganas y acceso a la Red de bibliotecas del Banco de la república, he podido acceder a esta publicación de Editorial Alfaguara de 1977.

Máx y Moritz, una historia de chicos en siete travesuras, es un relato versificado dedicado a realizar los más terribles desastres que se puedan imaginar, que se llevan por delante cualquier cosa que se les atraviese, tanto humanos como animales. Nadie, por supuesto, el en transcurso de estas travesuras, les dice algo o les reprende, hecho que al final tendrá consecuencias desastrosas.

Por supuesto el libro tiene unas intenciones pedagógicas que saltan a la vista, sobre todo en el final, cuando Max y Moritz son molidos y comidos por las ocas. El epílogo reza:

Del pueblo en todo el confín,
Nadie lamentó su fin.
La viuda mientras fregaba,
Suspiró: “Lo imaginaba”.
“¡Siempre fueron un desastre!”,
Gruñó Segismundo, el sastre.
Maese Petrus, muy prolijo,
“¡que sirva de ejemplo!” dijo,
Y el pastelero añadió:
“¡Por golosos, digo yo!”
Hasta su tío carnal
Sentenció “tal para cual”.
Hisidren, con retintín,
Pensó también: “¡A mí, plin!”
Todo el pueblo, resumiendo,
Fue alegrándose in crescendo
¡Se acabó lo que se daba!
¡¡Quien mal anda, mal acaba!!

A pesar de estas intenciones el libro no escapa de la censura, pues ya en 1883 (p. 67) el libro es censurado por el ejemplo que puede dar a los niños que lo lean. De hecho, la edición de Alfaguara ubica este libro en su colección juvenil y lo dirige al mediador, para quien dirige también un corto epílogo donde da cuenta del origen del libro y de la verosimilitud de algunos hechos en él narrados.   

Con todo, Max y Moritz, una historia de chicos en siete travesuras, es un texto ágil y divertido de leer, con un final escabroso modelizado en los cuentos de hadas (un mucho a la manera del Struwwelpeter), que puede hacer las delicias tanto de niños como de adultos.

Uno más que hará parte de El pequeño teatro de la crueldad.

Fuentes de Consulta:
-      -  OSSA, Felipe. (1986) La historieta y su historia. Editorial la rosa.
  
      
  

Los Once. Como un cuento sin hadas

Author: Diego Fernando Marín
jueves, julio 4



Autores: Sharpball (Hermanos Jiménez y Andrés Cruz Barrera)
Editorial: Appsolutios.co (Programación y desarrollo)
Recomendado para: Jóvenes lectores
Aplicación – Libro electrónico – Novela gráfica

En 1985 tuvo lugar en nuestro país uno de los capítulos más funestos de esta guerra intestina que nos consume, la denominada Toma del Palacio de justicia, por parte del entonces grupo guerrillero M-19. Si bien las acciones del grupo guerrillero fueron funestas, no lo fueron menos las ejercidas por el Ejército en busca de retomar el control de este baluarte simbólico del país. El resultado, amén de la quema de la casi totalidad del archivo de los procesos que allí se llevaban, fue un gran número de muertos, de uno y otro bando, pero ante todo, lo que queda como una mancha de ignominia para la nación, fue la desaparición de un número importante de personas –aunque después de 0, todo número de desapariciones es importante-, constituidas casi en su totalidad por población civil. Sólo una de esas personas pertenecía al M-19. 

El tema aún es fuente de polémica en Colombia, uno de los pocos responsabilizados de estos hechos, el Coronel Plazas Vega, es defendido aún por un importante sector de la población, que ve en él alguien que hizo lo que tuvo que hacer. Sin embargo, ni siquiera el uso desmedido de la fuerza ante una situación descontrolada como esta, puede justificar la desaparición forzada. Una cosa es la muerte en combate por parte de quienes se enfrenten, avatares de la guerra, del conflicto, o de cómo lo quieran llama; y otra cosa es la desaparición forzada.

Aclaremos el término. Desaparecer en este contexto implica que no hay una recuperación del sujeto, ni vivo ni muerto, que se desconoce su suerte, su sino, su hado, el término de su hilo. La desaparición, implica, más allá de la muerte, la incapacidad de realizar el duelo por parte de familias y amigos. Al desaparecido no se le ha determinado su destino. Todo lo que le rodea es incertidumbre y dolor, es una herida que se niega a cerrar.

Los Once. Como un cuento sin hadas, es el reconocimiento a los desaparecidos en la toma del Palacio de justicia. Su formato es el Neo-noir, lo que en términos gráficos – si mal no estoy, y tengo muchas probabilidades de estar mal, se traduce en una profusión del negro sobre el blanco; en términos narrativos implica además que se toman en cuenta importantes elementos de la novela negra, como el hecho que no hayan personajes blancos o negros, buenos o malos, sino que se le da una mayor relevancia a los contextos sociales.

Los Once, narra la toma del Palacio de justicia desde el punto de vista de los avatares sufridos por las víctimas, representadas por ratones, acosadas en un primer momento por los cuervos, el M-19, y luego por las fuerzas del Estado, un perro que en ocasiones parece un mandril. Debe añadirse que intencionalmente la narración abandona las palabras, deja que sea el lector quien construya esos posibles diálogos, esperanzas trucas, declaraciones del horror.

Los Once se configura de esta manera en un documento doloroso, que ayuda a sanar algunas heridas, que recuerda que las raíces de nuestro conflicto no vienen de los últimos dieciséis años, sino que se extienden a lo largo y ancho de nuestra búsqueda de configuración como nación. En esta misma línea de ideas es una afirmación que la narración gráfica va mucho más allá de los superhéroes o las tiras cómicas, convirtiéndose en asiento de ideales políticos y/o sociales.

Para finalizar conviene recordar que este proyecto en particular se afinca en el campo de las aplicaciones para tabletas, que no se consigue en papel, conquistando de manera involuntaria otros medios de comunicación, otros soportes para la comunicación y  transmisión de información.