Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

viernes, marzo 29



Autor: Rafael Chaparro Madiedo
Editorial: Tropo editores
Recomendado para: Grandes lectores
Novela

Hace mucho tiempo leí Ulises de James Joyce, espoleado principalmente porque en alguna parte Borges había escrito, o dicho, que no había pasado de sus primeras páginas.  El encuentro no resultó muy bien, me obligué a leer página tras página y terminé convencido de que era una buena historia narrada de una forma que sólo buscaba que el lector hablara luego de las maravillas del autor. Sin embargo con el correr de los años y las páginas poco a poco he ido valorando la obra de Joyce, e incluso espero algún día tener un nivel de inglés suficiente para leer Finnegans wake.
Escribo sobre Joyce y su obra, por su carácter experimental, por la relevancia que tiene la técnica en muchas ocasiones sobre el relato, porque la forma, aunque a veces lo olvidamos, es tan importante como la historia.
La forma de contar la historia siempre es relevante. Veamos cómo funciona esto en la literatura fantástica. Una de mis historias favoritas en los últimos años ha sido la saga Dresden de Jim Butcher. En ella se cuentan las aventuras que tiene Harry Dresden, el único mago de Chicago que se puede encontrar en las páginas amarillas. Su historia es una mezcla de novela negra con fantasía y funciona condenadamente bien. Cada uno de los tomos de esta saga se leen de un solo tirón. Su exigencia literaria es mínima. Quizás por eso resulta tan atractiva. En el medio podemos poner a Canción de hielo y fuego  de George R. R. Martin, un trhiller político en clave fantástica que contiene innumerables caracteres e historias secundarias que se trenzan alrededor de la historia principal. Sin embargo, el nivel literario de Martin no es muy elevado, el empleo de las figuras literarias no alcanza la pobreza pero tampoco es un dechado de poesía. Al otro extremo de la obra de Butcher se encuentra el mundo construido por J.R.R. Tolkien, quien no sólo construye un mundo y un conjunto de caracteres entrañables, sino que cada una de sus líneas está construida con amor y poesía.
En el caso de la obra de Madiedo, que ha conquistado el corazón de muchos jóvenes, nos encontramos con la importancia capital de la forma dentro del relato, y cómo ambos constituyen un todo indivisible.
Conocí a Chaparro Madiedo, en un programa de televisión que para mi hizo historia en Latinoamérica. En él, la presentadora, creo que era Patricia Castañeda, soltaba segmento tras segmento un hilo de palabras surrealistas que configuraban el mundo del telespectador de una consistencia lúgubre, azarosa, no sé cómo, al mismo tiempo, llena de colorido. El libretista de ese programa, La brújula mágica, era Rafael Chaparro Madiedo.
Años después me encontré un libro negro sobre el que destacaba medio rostro iluminado por un par de ojos verdes irreales y una sonrisa morbosa. El libro era Opio en las nubes y superaba en creces cualquier promesa de escritura que hubiera ofrecido en su momento Andrés Caicedo. Se trataba de un entramado de relatos urbanos, en donde florecían los diminutivos y los personajes marginados que interaccionaban en una Bogotá con mar. Opio en las nubes no dudaba en hablar de los travestis, los condenados a muerte, los bares y la locura. Todo ello narrado con una prosa poética, en donde las palabras eran más importantes que muchos de los hechos cotidianos narrados. Para muchos de sus lectores, Opio en las nubes rompía esquemas porque en muchas ocasiones no empleaba signos de puntuación o porque los hechos no seguían una narración puntual. Así, poco a poco, se fue convirtiendo en una obra de culto entre el público juvenil colombiano.
El pájaro Speed y su banda de corazones maleantes, no desmerece ser una obra del mismo autor. Sin embargo es mucho más difícil. Chaparro Madiedo, al parecer poseído por un espíritu bicéfalo conformado por la influencia de Joyce y de Huidobro, se lanza de nuevo en la descripción de sus personajes marginados y sus viditas precarias. Los recursos que utiliza en esta ocasión son más evidentes. Los encadenamientos de palabras delirantes que tan bien servían de muletillas en los monólogos de los personajes, se convierten aquí en secuencias poéticas que recuerdan Altazor. En ocasiones esto hace seguir la lectura, exige en el lector una mayor capacidad de concentración para no perder los guiños desquiciados, como aquel que vincula a las drogas de hoy con los dioses páganos. Por ejemplo, como Baal, se convierte en el Bus Amarillo del Ácido Lisérgico. Leer El pájaro Speed y su banda de corazones maleantes, se convierte a veces en el seguimiento de un gran Limerick. Lo curioso es que aquello que adoramos tanto en la niñez, todo ese nonsense, sirve de andamio para la construcción de una novela.
Así, a la manera de su antecesora, esta obra de Chaparro Madiedo, está llamada a ser uno de esos volúmenes que se llevan a toda parte manoseados, arrugados y subrayados. Atesorados.


Para los interesados en conseguir esta obra, lo pueden hacer a través de Librería de la U (https://www.libreriadelau.com), Librería Nacional (http://www.librerianacional.com), Librería Norma (http://www.librerianorma.com/) y Casa del libro (www.casadellibro.com), entre otras.   

ANATEMA

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, marzo 27





Autor: Neal Stephenson
Editorial: Ediciones B
Recomendada para: Grandes lectores
Novela


Una de las mayores dificultades que tiene la literatura fantástica y de ciencia ficción, consiste en que cada vez que se acerca a lograr su objetivo de describir un mundo completamente nuevo, debe hacer una extensa presentación, un amueblamiento pormenorizado al lector, para que este sepa a conciencia por donde se mueve. Es decir, no se trata solo de describir que es un goyl o un hodoron o un jedi. No, se debe poner en funcionamiento para que el lector pueda a conciencia saber las especificaciones de ese personaje, mundo o raza; sus alcances y/o limitaciones. Cuando se trabaja con criaturas del folclore, verbigracia un vampiro, un hada o un hombre lobo, las dificultades no son tan grandes, puesto que sus características ya se hallan en el inconsciente, en el imaginario colectivo. Empero, cuando se trata de describir un mundo nuevo, se ha de subir al siguiente nivel.
La solución se puede encontrar de diversas maneras. Phillip K. Dick, quien no tiene ninguna consideración con el lector, lo adentra de buenas a primeras en el mundo. Así lo hace en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?  o El hombre en el castillo. Asimov, quien puede ser más amable, aunque también menos brillante, suele ilustrar primero al lector sobre los funcionamientos de sus mundos y puede largarse en extensas disquisiciones sobre las reglas de la robótica o los alcances del término psicohistoria. Stephenson intenta hace un poco de ambas.   
Anatema, en resumidas cuentas, narra el encuentro de un mundo con una cultura extraterrestre. Hasta ahí las cosas parecen sencillas. Ya hemos visto E.T., Encuentros cercanos del tercer tipo, Transformers y 1492, entre otras muchísimas producciones que se encargan del tema. Sin embargo la dificultad proviene cuando ninguna de las dos culturas descritas es la terrestre.
Anatema, describe en primer lugar al planeta Arbre, en donde los filósofos en general, se han recluido durante miles de años en sus propios concentos, una suerte de monasterios alejados del mundo exterior, al cual tienen acceso bien sea una vez cada año o cada diez o cada cien o cada mil. Cada concento tiene sus propias políticas, burocracia y formas de ver el mundo. Más allá de los muros que los rodean por su deseo no tienen ningún poder. Más allá de esos muros existe el Poder secular y los deolatras, quienes viven en otro tiempo, se mueven en otros ritmos y persiguen otras metas. Sin embargo, ambos mundos confluirán cuando una nave alienígena surja.
Aunque en un principio esta extensa novela (720 pgs.) pueda parecer complicada, poco a poco el lector se irá adentrando en un sistema de espejos en donde reconocerá a pensadores y matemáticos que hacen parte de nuestro mundo de referencia habitual. Pensadores como Socrátes, Pitágoras y, por supuesto, Platón, tienen un lugar destacado en esta narración. Pero más allá de eso, Stephenson plantea que la filosofía per se puede ser más útil de lo que este mundo concibe, eso sí si la teóretica se acerca a la praxis.
Un libro muy recomendado para los amantes de la ciencia ficción dura, de aquella que no hace concesiones.

Para quienes se hallen interesados en conseguir el libro lo pueden hacer en: http://www.casadellibro.com (29 euros) o en http://tienda.cyberdark.net/ (27.55 euros).
  

RECKLESS. El goyl de jade

Author: Diego Fernando Marín



Autora e ilustradora: Cornelia Funke
Editorial: Fondo de cultura económica
Recomendado para: Lectores en marcha
Novela ilustrada
John Ronald Reuel Tolkien caracteriza los cuentos de hadas[1], como relatos en donde los humanos se adentran en Fantasía, un espacio que se halla signado por leyes ajenas a las de los mortales. Así, los mejores Cuentos de hadas no son aquellos donde estas hermosas y bondadosas criaturas, brindan al viajero ayuda y confort. No. Los mejores relatos de cuentos de hadas corresponden al recorrido que hace un ser humano al corazón del siniestro mundo de Fantasía, y de cómo, enfrentándose a esas reglas, consigue obtener lo que quiere, o al menos salvar el pellejo. Reckless, pertenece a esa tradición.
A la manera de los buenos Cuentos de hadas, esta primera parte de la trilogía no habla sobre hadas, aunque ellas estén presentes, habla sobre las relaciones familiares y la codicia y el olvido y la miseria y el desamor. El relato nos presenta a los hermanos Jacob y Will[hem] Reckless, quienes han sido abandonados por sus padres. El mayor, Jacob, descubre accidentalmente siendo muy pequeño que a través de un espejo puede acceder a un mundo que parece haberse estancado en la época victoriana. A través del tiempo y numerosos escapes consigue domeñar las reglas de ese mundo haciéndose una reputación de avezado cazador de tesoros. Sin embargo un día su hermano Will descubre como pasar al otro lado, contrayendo a los pocos días una enfermedad que lo irá convirtiendo en piedra.
La presentación de Reckless, es bastante atractiva puesto que contiene además numerosas ilustraciones de la autora. Sin embargo, uno de los elementos que más se echan de ver es el lenguaje cuidado, que a veces se echa tan en falta en otras narraciones, Un ejemplo de ello se puede encontrar cuando un hada reflexiona sobre la forma en que las mujeres se visten, El vestido del hada crujió cuando se giró hacia él. Las mujeres humanas vestían como si fueran flores, capas de hojas en torno a una semilla mortal en proceso de putrefacción (p. 112)
Estos elementos hacen de Recklees.  El goyl de piedra, un cuento de hadas contemporáneo que vale la pena visitar. 

Los interesados en conseguir el libro, lo pueden encontrar en Colombia en la Librería del FCE en Bogotá o a través de http://www.librerianorma.com/ (creo que tiene servicio en toda Latinoamérica). Así mismo se puede conseguir su versión electrónica (primer y segundo volumen) en la Librería Nacional.  
   
       



[1] Tolkien, J.R.R. Sobre los cuentos de hadas en: Los monstruos y los críticos y otros ensayos. Editorial Minotauro. Barcelona: 1998.

Qué blanca más bonita soy

Author: Diego Fernando Marín
lunes, marzo 11



Autor: Dolf Verroen
Editorial: Lóguez
Recomendado para: Lectores en marcha
Relato

Nos han contado miles de historias acerca del racismo. El tema ha sido tratado de forma tangencial incluso por Mark Twain en Las aventuras de Tom Sawyer y recientemente Tarantino compuso una película feroz sobre lo que significaba ser negro en plena época de esclavitud en estados Unidos. Sin embargo todas ellas tienen una mirada algo bucólica. Incluso The help (criadas y señoras), que cuenta la historia de cómo un grupo de mujeres negras consiguen hacerse escuchar a través de una novelista en ciernes que se arriesga a contar su propia historia, intenta lograr una mirada redentora desde el otro lado, desde el lado de los blancos. Mas, sólo con la lectura de Qué blanca más bonita soy, se puede lograr entender una de las criticas más feroces a la novela de Stockett,  Lo que menos necesitamos es otro libro acerca de cómo un blanco ayuda a libertar a los negros (Parafraseo así una observación realizada en alguna parte).
Qué blanca más bonita soy se aleja por completo de ese estereotipo.  No hay aquí un hermoso acercamiento desde el mundo de los blancos hacia el sufrimiento del pueblo negro, no hay aquí una mirada contemplativa de un héroe (blanco) salvador que logre una empatía con los negros y busque su redención. No. Lo que aquí hallamos es una historia, desprovista de piedad, en donde a una niña blanca le regalan por su cumpleaños su propio esclavo negro.
La mirada de Verroen es implacable. En la época de la esclavitud un negro es sólo una mercancía de cambio. La raza dominante tiene todo el poder para oprimir y en ningún momento llega a considerar a ese otro, que lo acompaña siempre, más que un objeto. La vida de su esclava –luego de su esclava- le pertenece por completo en todos los niveles.
No hay piedad en este relato. En algún momento la protagonista, María, escucha como una de sus tías le comenta a una amiga que la mejor manera de deshacerse de un niño negro, un bebé, es sumergirlo en el agua… El niño de mi esclava estaba también siempre berreando… Insoportable. Yo le había dicho algo tres veces, entonces mi paciencia terminó. Lo cogí y lo mantuve un tiempo bajo el agua. Después, el silencio fue definitivo. (P. 55).
Así, el relato descarnado avanza de manera implacable, en tanto al final María anuncia que pronto viajará a otro país y viviría muchas cosas. ¡Maravilloso! (p.63)
Sorprende el epílogo, en donde Verroen manifiesta las causas que lo llevaron a escribir esta historia, donde incluso puede contar que lo que juzgamos historia es en realidad una herida que no termina de cicatrizar. Me sentía tan bien tratado- escribe el autor- y tan en casa que me hubiera gustado quedarme allí. Hasta que uno de ellos me dijo: “No, Dolf, tú nunca serás un verdadero amigo nuestro. Nosotros procedemos de esclavos y tú eres un descendiente de los negreros”.
El resto son sólo palabras.