Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

martes, noviembre 20



Autor: Efraim Medina Reyes
Editorial: Planeta
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Una de las cosas que más me ha gustado de este libro es que está escrito con rabia y con mala saña, con un amor infinito y con un poco de mal juicio. A través de su alter ego, Rep, Medina Reyes se da el lujo de despacharse contra todas aquellas cosas que le desquicien de su ciudad natal, la Ciudad Inmovil, y de Bogotá y de lo absurdo de tener 25 años y nada más que hacer excepto pensar en el desamor, la soledad y el sexo.
Érase una vez el amor pero tuve que matarlo es también las historias de dos de los ídolos musicales de una generación que alguna vez fue joven y que ya hoy se está acercando a la mediana edad, la generación que fue iluminada por la música de Nirvana y Sex pistols, es una oda al sueño americano y a la falta de identidad, también a la desesperanza, el escepticismo y el desasosiego.
Sin embargo, es capaz de poseer la atemporalidad que permite que los lectores de esta generación, quizás de cualquiera, se sienta identificado aunque sea por momentos. A través de sus páginas se encuentran los elementos adolescentes perpetuos, el desarraigo y el melodrama; la impotencia y el vértigo; el amor y el desconcierto.
Su narración frenética tiene cambios de ritmo en donde se pasa del idealismo apasionado de los ídolos con pies de barro, aquellos que mueren rondando los 27 años, y el enamoramiento constante que sólo se cura cuando se va alcanzando la madurez y los sueños rotos se dejan atrás.
También, y no en menor grado, una reflexión que acompaña el acto creador:
Uno se mete a escribir porque no sabe boxear ni tiene agallas, porque tiene los dientes torcidos y no puede sonreir como quisiera, porque para los impotentes de toda índole no hay otro camino, porque todos los feos escriben o asesinan y uno no es capaz de matar una mosca, porque escribir da importancia, porque para que a uno le digan escritor no necesita hacerlo bien y para que lo llamen hijoputa no importa si su madre es una santa, porque tiene miedo de quedarse a la deriva sin hacer nada, porque no puede beber cada noche, porque ama a Dios pero odia las sociedades sin ánimo de lucro, porque no tiene novia, porque no hay emociones sino insultos, porque en su casa no hay tele y la radio se averió, porque la mujer del vecino es un bombón, porque uno tiene miedo de quedarse calvo y evita los espejos. (pp. 86)