Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

El árbol triste

Author: Diego Fernando Marín
lunes, noviembre 5



Autor: Triunfo Arciniegas
Ilustrador: Diego Álvarez
Editorial: SM
Recomendado para: Primeros lectores
Libro ilustrado

No es fácil escribir sobre la guerra y el desplazamiento para los niños. No es fácil y, en ocasiones, no es políticamente correcto. Sobretodo, porque son pocos los espacios que permiten hablar sobre otros aspectos de la niñez que no sean el aprendizaje de valores o la descripción de un mundo de sueños.  
Sin embargo, en El árbol triste, asistimos de manera poética, a través de la metáfora, a las secuelas que produce la guerra en la población civil; al extrañamiento, el exilio y la noción de desarraigo y, curiosamente, de pertenencia. En este caso se trata de tres pájaros que llegan a un árbol en el jardín de la casa de un niño.
El niño y su padre, que comparten una extraña sensibilidad en el día de hoy, son testigos de la llegada de esos tres pájaros y sus inusuales comportamientos. El árbol es metáfora del exilio y también del otro paisaje, aquel que da refugio cuando la realidad no ofrece consuelo alguno. Poca interacción se da entre el niño y los pájaros. El primero es un observador parcial, ajeno, quien documenta los comportamientos de los forasteros, pleno de piedad y curiosidad, características tan propias de los bienintencionados.
Nosotros, los lectores, también asistimos en calidad de observadores impotentes, comprendiendo las metáforas que se suceden unas a otras y comprendiendo, como el niño, que la guerra aún continúa.
Agradezco a Alice por enseñarme este libro.