Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

De cómo nació la memoria de El Bosque

Author: Diego Fernando Marín
domingo, junio 17


Autora e ilustradora: Rocío Martínez
Editorial: Fondo de Cultura Económica
Recomendado para: para los pequeños
Libro-álbum  

Donde Nathalie volví a encontrar este libro que me ronda y me ronda y con el que al fin me reencuentro. Digo que me reencuentro porque no es la primera vez que me lo topó, incluso lo he regalado, pero tampoco había sacado el tiempo para escribir sobre él.
De cómo nació la memoria de El Bosque fue ganador del álbum ilustrado A la orilla del Viento, en su décima edición. Se trata de una historia sencilla que tiene como protagonista la herencia de un leñador, una mesa, y todos los sucesos que a esta le acaecen hasta caer en las manos de una familia, cuya hija se convierte en escritora e ilustradora y decide narrar esta historia. Contado así, el relato es baladí. Sin embargo hay dos elementos que hacen especial este libro.
El primero es la ilustración trabajado por Martínez, se trata de una ilustración sin mayor –o nulo- empleo de la perspectiva y que sin duda le debe mucho, muchísimo, a las antiguas miniaturas que adornaban los libros pre-Gutemberg. Se trata de un mosaico compuesto por varias viñetas que van iluminando cada una de las palabras y sucesos que se van relatando. Así, a través de ese sabor a incunable, nos encontramos con el segundo elemento, la narración. Martínez toma el sabor de la vida cotidiana y de la sabiduría de lo simple, de la que muchas veces hacen gala los antiguos, aquellos que viven cerca a la tierra, y nos la trae a manos llenas en su forma de narrar esta historia, que bien podría remontarse al inicio del mundo.
De cómo nació la memoria de El Bosque, es una combinación sublime, que pide a gritos que tu, fiel lector, la tengas en tu estante.  

Todo tiempo de lectura es robado

Author: Diego Fernando Marín

Aunque a menudo se considere lo contrario, también el tiempo de lectura entre los docentes es robado. Entre informes, planeaciones, reportes, calificaciones, reuniones con padres de familia, reuniones de departamento y las mismas clases, es poco el tiempo que nos queda para tomar con tranquilidad un libro y sumergirnos en la paz que nos dan las letras. Sin embargo lo hacemos. Durante las últimas tres semanas me he enfrentado al horror que significa finalizar el año escolar, lidiar con notas, exposiciones, pasar las notas al sistema, revisar doscientos borradores del estudiante que no se resigna, en tanto le explicó a mis superiores que al día siguiente le defino la suerte a aquella estudiante que se ha esforzado pero que no le ha dado la suerte o el tiempo, porque también a ella le ha tocado responder con mil materias y no le ha quedado tiempo para leer el Quijote y/o La vorágine. En estas últimas tres semanas mi único consuelo han sido las páginas de una traducción bastarda, hallada en la red –las editoriales son lentas, lentísimas-, del último volumen de “Canción de hielo y fuego”. Cuando me cansaba de leer el enésimo borrador de la monografía de un estudiante que todavía no terminaba de aprehender las reglas ICONTEC o aquel que todavía no entendía que el ya que se le había convertido en una horrible muletilla, me refugiaba en las aventuras de Tiryon (a quien cada vez le va peor) o de Daenerys (que parece no vivir ni siquiera en el mundo real que corresponde a su mundo posible). Esas lecturas solían tener lugar entre 11 y 11:30 p.m, después de dialogar con un estudiante a través del chat, y cuando ya me era imposible corregir un solo trabajo más.   
Nunca fue para mí más evidente que todo tiempo de lectura ha de ser robado. Por lo tanto me queda difícil entender, fiel lector, lo que paso a relatar.
En un colegio “X”, el encargado de la biblioteca decidió premiar con libros a los mejores lectores de la institución. La condición era muy sencilla, se premiaría a aquellos alumnos y docentes que hubieran retirado la mayor cantidad de materiales de la biblioteca durante el año escolar. Hasta ahí todo va bien, por supuesto, se trata de un pequeño reconocimiento al papel del lector en la sociedad. Sin embargo, cuando se habló del docente que se había hecho acreedor a dicho premio, se acordó –por parte de las directivas- que este reconocimiento se hiciera en privado. La razón que se dio fue muy sencilla, parecía ser contradictorio que al docente se le premiara por realizar su trabajo, leer.
La cuestión no deja de ser paradójica porque las mismas instituciones educativas no dejan tiempo a la lectura por ocio. Es común que al lector, cuando se le encuentra en ejercicio de su actividad, se le diga desocupado, o se le acuse de falta de trabajo, por lo que en muchas ocasiones el tiempo de lectura deja de ser sólo robado para ser también furtivo, secreto, otra fuente de placer prohibido…