Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Ferias escolares del libro

Author: Diego Fernando Marín
domingo, abril 29

Por supuesto, se está realizando en mi país la Feria Internacional del Libro de Bogotá –Filbo- que parece ser una de las más exitosas de los últimos años, no sólo por la cantidad de libros vendidos si no por la enorme cantidad de actividades y perspectivas sobre la literatura y la dinámica de los libros en general.
Sin embargo, y a la par, en la semana que acaba de terminar, se realizan decenas si no cientos, de otras ferias, más humildes, más limitadas, pero no por ello menos importantes, se trata de las ferias escolares del libro.
Una vez al año, alrededor del 23 de abril, todos los años, los docentes de lenguaje y los bibliotecarios se hallan apurados inventando, organizando, planeando y ejecutando proyectos alrededor del libro y la lectura preferiblemente. Suelen acompañarse de invitaciones a grupos de danzas, obras de teatro sobre el quijote o de Shakespeare, pequeños recitales de poesía, zanqueros, talleres de escritura, narración oral, plastilina, y cuanta actividad tenga cabida dentro de esta magna celebración. Por supuesto, todos coinciden en lo mismo, las ferias del libro son una oportunidad para que el público se acerque a los libros y el placer que brinda la lectura, intentando abarcar la mayor cantidad de intereses, desde el más humilde al más pretencioso.
Este tipo de ferias suelen mostrar los puntos débiles del campo editorial colombiano. En primer lugar, al ubicarse la mayor cantidad de actividades en el mismo mes, los vendedores – que no son ubicuos- sólo pueden estar en una de las instituciones educativas convocadas. Ahora, si la feria del libro en particular, se cruza con la Filbo es poco probable que las editoriales más interesantes asistan puesto que centralizan todo su material en Bogotá. En segundo lugar nos encontramos con que quienes asisten a las ferias del libro son precisamente vendedores, no promotores de lectura. Es decir, que la mayoría de las veces no conocen el material que están vendiendo y sólo pueden realizar indicaciones como: Ese libro se ha vendido muy bien, a los jóvenes (niños, adultos, mujeres, ancianos, mascotas), les ha gustado mucho. En tercer lugar, y creo que esto es nuevo, las editoriales están dejando de llevar material a las ferias del libro escolares para los jóvenes y se están centrando en el público infantil.
Aunque en apariencia este último punto es bueno –los datos acerca de la lectura de libros infantiles impresos son cada vez más saludables, reflejando una optima situación comercial-, también quiere decir –una vez más-, que la industria editorial está dejando de lado a los adolescentes. Y es curioso porque las cifras, tanto en ventas como en números publicados, muestran que los adolescentes reaccionan de manera favorable al enfrentarse a títulos interesantes, aunque algunos de ellos no gocen de nuestro favor. Un ejemplo de esto es el éxito de Los juegos del hambre o la serie Oscuros. Algunos incluso están pasando a lecturas más sofisticadas y exigentes como Juegos de tronos, Perder es cuestión de método o La senda del perdedor.
Por supuesto se trata de un público más duro y escéptico, con el que hay que ejercer tácticas indirectas y certeras. Empecemos con saber que la mayor parte de los adolescentes, al encontrarse con títulos infantiles, parecen buscar el rostro más próximo para burlarse de él. Sin embargo, al toparse con un librero atento y hábil, pueden entrar en confianza con cierta facilidad. Pero, aquí está el detalle, el adolescente no va convencido de lo que va a comprar, es indeciso, necesita ser seducido, convencido, que le muestren interés. La mayor parte de los vendedores, como ya mencioné, son sólo eso, vendedores. La mayor parte del público infantil ya se halla seducido, convencido, sólo buscan de que enamorarse.
El infantil es un público más sencillo al ser más cercano, sensible, a los relatos y la palabra escrita; el adolescente es un público más esquivo y desconfiado. Curiosamente, también más ingenuo. La mayor parte de los adolescentes no quitan las cubiertas plásticas de los libros porque no saben que se puede hacer, piensan que se enfrentan de antemano a la mirada reprobadora del adulto. Lo curioso es que la mayor parte de las veces no se equivocan. A los libreros, a los vendedores, no les interesa que su mercancía sea tocada pero no comprada. Sin embargo, desde el otro lado, desde el lado del promotor, del pedagogo, esa atención al libro es siempre bien recibida; significa que aunque no se ha vendido el libro físico, la idea del libro como un material de ocio, con el cual pasar el tiempo, si se ha vendido.
Nuestros libreros, vendedores, desafortunadamente no ven eso.