Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Kafka en la orilla

Author: Diego Fernando Marín
martes, noviembre 27


Autor: Haruki Murakami
Editorial: Tusquets Editores
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Cada vez que me preguntan acerca de que trata esta obra de Murakami, sólo puedo contestar que va de fantasmas. Luego me doy cuenta que cuando leí crónica del pájaro que da cuerda al mundo contestaba exactamente lo mismo. Y es que de hecho me cuesta utilizar más palabras para no develar la trama o para no simplificarla en demasía. Lo curioso es que en ninguna de las novelas hay fantasmas. Sin embargo el mundo que dibuja es fantasmagórico, los personajes entran y salen del mundo sobrenatural mientras hablan con gatos o se enfrentan a personajes que están más allá de nuestras reglas, Quiere decir que, como no soy dios, ni tampoco soy Buda, no necesito juzgar el Bien y el Mal del hombre. Tampoco tengo ninguna necesidad de actuar conforme a los principios basados en el Bien y el Mal. (p.433)
Sus personajes principales, el joven Kafka Tamura y Satoru Nakata, desafían una y otra vez nuestros propios tabúes en busca de reconstruir sus propias existencias y la existencia de aquello que fue, un hilo temporal roto por accidente con consecuencias no previstas por ninguno de ellos. Son héroes lunares que alcanzan sus objetivos a costa de sí mismos, rompiéndose y rehaciéndose entre tanto. Héroes rotos que arrastran a quienes lo ayudan en una vorágine que en apariencia los deja intactos pero que en lo profundo los transforma también, profundizándolos, complejizándolos y dotándolos de una fuerza que va más allá de lo físico, para centrarse en esa fuerza que nace de la voluntad y del ser, hundiéndose en el mundo de la ética y la estética.
Al final, redimidos y transfigurados, los héroes de la historia dotan de algún orden al extraño mundo en el que se han sumergido. Y sin embargo nada importa, todo sigue siendo igual. Como siempre.
La tierra continúa rotando sobre su eje. Y, sin ninguna relación con ello, todos nosotros vivimos dentro de un sueño. (P. 456)
Añadiría yo, en el sueño de Eyanael.
Entre tanto, cerrado ya el libro, acabada la historia, sentimos que los personajes se niegan a abandonarnos y se instalan en nuestras vidas, en nuestra conciencia, convirtiéndose en fantasmas, en asuntos pendientes, de nuestra propia cotidianidad.   

Una triste aventura de 14 sabios

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, noviembre 21


Autor: José Félix Fuenmayor
Editorial: Laguna libros
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Aunque me considero lector de ciencia ficción desde que me conozco, la verdad es que hubo un momento que fue definitivo para convertirme en un fanático incondicional del género, cuando por allá en mis 16 años un compañero puso en mis manos los tres libros de la serie Visiones peligrosas, publicado por la extinta Editorial Orbis. A partir de aquel entonces me di a devorar con asiduidad cualquier volumen que pusiera ciencia ficción, desde las aventuras de Bill, el héroe galáctico hasta ¿sueñan los androides con ovejas eléctricas? pasando por la sci-fi soviética, francesa, inglesa y hasta española. De esa época sólo recuerdo haber leído una novela colombiana que trataba sobre un planeta de hormigas gigantes o algo así. Sólo sería en mi época universitaria cuando descubriría a Antonio Mora Vélez y a René Rebetéz. Desde ahí sólo hasta hace poco vine a saber de la publicación de Egon por Villegas Editores (bueno, no es ciencia ficción sino literatura fantástica).
Quizás por eso fue irresistible para mí la publicación de nuevas ediciones de literatura de ciencia ficción colombiana por Laguna libros. Nuevas ediciones porque se trata de libros publicados en 1927 y 1932 a aproximadamente. Es en esa época que sale a la luz Una triste aventura de 14 sabios, libro que narra la historia de un grupo de hombres en un club que discuten acerca de la relación existente entre los llamados sabios (científicos, diríamos hoy en día) y la realidad del comercio. Así que un hombre, de los ahí reunidos, saca un relato que tiene en el bolsillo y comienza a leerlo. Así se encuentra el lector con una historia dentro de otra historia, al tiempo que se hacen constantes comentarios acerca de lo que el caballero del club está leyendo.
La edición del libro es cuidada y editada a dos tintas. La negra se halla dedicada a seguir lo que sucede en el club, en tanto la azul sigue las aventuras de un grupo de sabios que viven el más grande suceso de toda la historia, suceso que los implica directamente y que cambia todas sus vidas.
La narración no deja de ser interesante porque es un reflejo de lo que se esperaba fuera el futuro y, ante todo, la condición humana; una reflexión además de la relación de la ciencia con su entorno social e íntimo.
Un libro que cualquier amante de la ciencia ficción debería recorrer.
martes, noviembre 20



Autor: Efraim Medina Reyes
Editorial: Planeta
Recomendado para: Jóvenes lectores
Novela

Una de las cosas que más me ha gustado de este libro es que está escrito con rabia y con mala saña, con un amor infinito y con un poco de mal juicio. A través de su alter ego, Rep, Medina Reyes se da el lujo de despacharse contra todas aquellas cosas que le desquicien de su ciudad natal, la Ciudad Inmovil, y de Bogotá y de lo absurdo de tener 25 años y nada más que hacer excepto pensar en el desamor, la soledad y el sexo.
Érase una vez el amor pero tuve que matarlo es también las historias de dos de los ídolos musicales de una generación que alguna vez fue joven y que ya hoy se está acercando a la mediana edad, la generación que fue iluminada por la música de Nirvana y Sex pistols, es una oda al sueño americano y a la falta de identidad, también a la desesperanza, el escepticismo y el desasosiego.
Sin embargo, es capaz de poseer la atemporalidad que permite que los lectores de esta generación, quizás de cualquiera, se sienta identificado aunque sea por momentos. A través de sus páginas se encuentran los elementos adolescentes perpetuos, el desarraigo y el melodrama; la impotencia y el vértigo; el amor y el desconcierto.
Su narración frenética tiene cambios de ritmo en donde se pasa del idealismo apasionado de los ídolos con pies de barro, aquellos que mueren rondando los 27 años, y el enamoramiento constante que sólo se cura cuando se va alcanzando la madurez y los sueños rotos se dejan atrás.
También, y no en menor grado, una reflexión que acompaña el acto creador:
Uno se mete a escribir porque no sabe boxear ni tiene agallas, porque tiene los dientes torcidos y no puede sonreir como quisiera, porque para los impotentes de toda índole no hay otro camino, porque todos los feos escriben o asesinan y uno no es capaz de matar una mosca, porque escribir da importancia, porque para que a uno le digan escritor no necesita hacerlo bien y para que lo llamen hijoputa no importa si su madre es una santa, porque tiene miedo de quedarse a la deriva sin hacer nada, porque no puede beber cada noche, porque ama a Dios pero odia las sociedades sin ánimo de lucro, porque no tiene novia, porque no hay emociones sino insultos, porque en su casa no hay tele y la radio se averió, porque la mujer del vecino es un bombón, porque uno tiene miedo de quedarse calvo y evita los espejos. (pp. 86)

El camino más largo

Author: Diego Fernando Marín
domingo, noviembre 18


Autor e ilustrador: Nicolás Arispe
Editorial: Fondo de Cultura Económica
Recomendado para: Los pequeños
Libro ilustrado

La tradición occidental exige de un relato detalles, una acción definida y un final sorpresivo. Por eso para muchos, el cuento de Monterroso, El dinosaurio, es poco comprensible, sencillo y, por qué no, francamente aburrido. Por las mismas razones, para el lector occidental es un logro del arte literario concretar en una sola línea la estructura narrativa del cuento: Cuando despertó, el dinosaurio aún estaba allí.
Sin embargo la tradición oriental ha buscado desde hace mucho tiempo la concreción. Decir, sugerir lo más, en unas breves líneas. Por eso dentro de esta tradición se hallan los tankas y los haikus. Así mismo, dentro de esta tradición se hallan viejos relatos de corta extensión que buscan concretar toda una tradición milenaria. En occidente se vulgarizaron principalmente a través de escritores como Anthony de Mello, Og Mandino, Gonzalo Gallo y otros autores por el estilo.  
La propuesta realizada por Arispe es atractiva tanto para grandes como para pequeños, no sólo por la sencillez de narración sino por el gran trabajo gráfico de corte oriental que acompaña el relato. Es una experiencia exquisita para el lector encontrarse con la concreción de la sabiduría oriental, atemporal, como con las ilustraciones a blanco y negro que recogen figuras como los dragones, los peces koi, las grullas de origami y las linternas, entre otras tantas.
Un libro al que se volverá una y otra vez conforme uno vaya creciendo con él.

Pictograma, el origen de la escritura china

Author: Diego Fernando Marín


Autor e ilustrador: Po Yeng Chang
Editorial: Thule
Recomendado para: Lectores en marcha.
Libro álbum

Pocas historias nos llegan acerca del origen de las grafías. Sabemos, gracias a la Edda mayor, como Odín descubrió las runas, al sacrificarse durante nueves días y nueve noches, colgado de los pies de una rama del Yggdrasil; así mismo conocemos algo acerca del origen de los jeroglíficos y cómo eran empleados para comunicarse. Es mucho más lo que ignoramos, por ejemplo, cómo lograban comunicarse los habitantes de la nación inca a partir de nudos, de simples nudos, de sencillos nudos. Mas, si poco conocemos de los orígenes de los alfabetos y formas de comunicación escritas –o inscritas-, menos sabemos de las orientales. Pictograma, aclara un poco esta situación
Y digo aclara un poco, porque la escritura china, si mal no estoy, tiene dos formas de ser representada, una pictográfica –sobre la que este libro trata- y otra ideográfica –que es un poco más compleja.
El relato se retrotrae al mito (me remito a las palabras empleadas en el mismo libro)  de Cang Jie y explica cómo el sistema caligráfico nació a partir de las necesidades bélicas de la época. Muestra al lector como era el antiguo sistema de comunicación escrita y cómo Cang Jie, fijándose en las huellas y formas de los animales pudo conceptualizar todo un sistema de escritura y remite a algunos de los signos más bellos (la conjetura es mía) del alfabeto pictográfico oriental, para por último invitar al lector a realizar lo mismo a partir de la observación del mundo que le rodea. Ese mundo, que gracias a las pantallas de las que nos rodeamos, poco vemos ya.