Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

IT (eso)

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, octubre 31


Autor: Stephen King
Editorial: Círculo de lectores
Recomendado para: Jóvenes lectores.
Novela
Si te has preguntado lo que es el miedo, entonces no has leído It.
Conocí a It mucho después de haber conocido La torre oscura. Sin embargo, muchas veces me encuentro repitiendo –suele ser en mis peores momentos- una de sus frases: Sé leal, sé valiente, aguanta. El resto es oscuridad. En algún momento, entre el noviazgo y el matrimonio, recomendé el libro a Elizabeth, quien se lo devoró y sufrió con cada uno de sus personajes. No lo quería terminar, para no despedirse de Bill  el tartaja, ni de Bev Marsh ni del dulce Ben o Eddie, o el bocazas de Richie Tozier. Y por supuesto de Mike, el bibliotecario, aquel que aplazó el éxito y la fama y la fortuna, con tal de quedarse vigilando, esperando, guardando.
Sé leal, sé valiente, aguanta. El resto es oscuridad.
Poco puedo decir acerca de lo que ocurre en este libraco que se acerca al millar de páginas. Digo poco, porque una vez se comienza a contar es casi imposible parar; vuelve al lector sensaciones fuertes de terror o sorpresa o simplemente de nostalgia, por los personajes, por la situaciones, por la forma en que se narra. Es un libro que obliga a volver a él, a compartirlo. Hace poco lo leyó un alumno, quien decidió devolverle su compostura –el libro estaba en camino a la descuadernación- y ahora lo enfrenta una compañera de Elizabeth. Luego veremos a quien corresponde entrar de la mano de King a un espacio donde el dolor y el deseo se hermanan.
viernes, octubre 19

Este 27 de abril tendrá lugar, en las instalaciones del Banco de la República, el IV Seminario-taller del Grupo de Investigación de LIJ Colombiana, Semilij. 
El siguiente es el programa de la actividad:
La discreta presencia de la literatura afro en la LIJ Colombiana
Marta Rengifo: Licenciada en literatura y lenguas extranjeras de la Universidad del valle. Docente.
La literatura afrocolombiana está fuertemente vinculada a la tradición oral, enmarcada por producciones culturales y artísticas que se mantuvieron durante la época de la esclavitud y hoy sobreviven en la música y otras artes. En esa tradición oral se destaca, por ejemplo, el personaje de muchos relatos: Tío Conejo de origen africano, tan popular que cada lugar lo considera suyo y sus aventuras han sido recopiladas por numerosos autores. En la literatura que podría denominarse para adultos) se destacan los autores colombianos afrodescendientes como: Candelario Obeso, Arnoldo Palacios, Zenel, Manual Zapata Olivella, Lenito Robinson y Alfredo Vanín Romero, entre otros, sin embargo en la literatura infantil y juvenil colombiana se encuentran más que autores, algunas apariciones de esta temática en particular, en algunas colecciones y publicaciones aísladas que muestran fragmentos de tradición oral o retratan el paisaje y costumbres afrocolombianas, develando una presencia discreta que día a día reclama más espacio, en tanto otras manifestaciones artísticas como la música en el suroccidente colombiano, empiezan a repercutir en el marco cultural del país.

La representación de la cultura indígena en obras que componen la literatura infantil y juvenil colombiana
Elizabeth Ruales: Licenciada en educación primeria con énfasis en lenguaje, Universidad del Valle. Bibliotecaria del Colegio Hispanoamericano.
La literatura es el producto de la creación de un escritor pero también es el reflejo de su vida, de lo que conoce, de su cultura. Es en esta medida como a través del seguimiento y análisis de obras de literatura infantil y juvenil colombiana podemos acceder a diversos tipos de representaciones, de imaginarios que terminan configurando la imagen de una sociedad y, a su vez, repercutiendo en la naturaleza y características de la producción literaria. La ponencia: la representación de la cultura indígena en obras que componen la literatura infantil y juvenil colombiana, tiene como propósito centrarse en la manera en que han sido concebidas y caracterizadas las comunidades indígenas en algunos ejemplos de LIJ colombiana, evidenciando que la producción literaria se alimenta de discursos históricos, sociales o etnográficos.
Configuración de la idea de infancia a través de las representaciones del viaje y del héroe narradas en la LIJ colombiana
Nathaly López: Licenciada en literatura de la Universidad del Valle. Bibliotecaria del colegio Berchmans.
La literatura infantil y juvenil surge en la historia de Colombia de entornos sociales, culturales, económicos y políticos que determinaron en un periodo inicial su producción y difusión como una herramienta estrictamente didáctica y promulgadora de valores morales. Sin embargo, las transformaciones culturales y conceptuales entorno al tema de la infancia y de la producción literaria, han generado en la LIJ, nuevos discursos narrativos que parten de la búsqueda de expresiones culturales y artísticas que intentan acercarse a una identidad nacional desde el tono, el lenguaje, los símbolos y las problemáticas sociales partiendo de la propia mirada del niño. De ahí que obras de gran valor literario exploren temas como la identidad, la muerte, el miedo y la vida familiar, entre otros, desde un tratamiento que se distancia del didactismo y por el contrario se permiten experimentar nuevas formas y experiencias estéticas, demostrando un mayor conocimiento del niño/a, quien pasa de ser sólo un sujeto receptor a convertirse también en protagonista de sus propias historias y aventuras. La ponencia titulada: Configuración de la idea de infancia a través de las representaciones del viaje y del héroe narradas en la LIJ colombiana, busca indagar sobre la construcción de la idea de infancia, que a su vez configura la idea de lector/a infantil, en una selección de reconocidas obras de la LIJ colombiana, donde las representaciones de viajes, entornos y problemáticas, generan también una voz de identidad cultural
Lugar: Área Cultural del Banco de la República
Entrada libre - no requiere inscripción
Información:
6847754-51 svalenvi@banrep.gov.co

martes, octubre 9


Autor e ilustrador: Edward Gorey
Editorial: Libros del zorro rojo
Recomendado para: lectores en marcha
Libro-álbum

Supe de Edward Gorey en algún foro o grupo en donde decía que había influenciado a Tim Burton. Como amante de la estética gótica y macabra de Burton, comencé a buscar algunas cosas de Gorey sin gran éxito. Sin embargo, hace poco, y en ocasión de la celebración de Halloween, Danny encargó varios libros con el epíteto de bestiarios o terror o macabro y, por supuesto, el nombre de Gorey surgió. Así nos topamos con La fábrica de vinagre, un estuche de tres libros muy particulares.

El ala oeste

Es el único de los tomos que no tiene palabras. Se constituye de imágenes, a cada cual más sugerente que la anterior. El ala oeste nos va presentando diferentes partes de una casa, en una habitación descubrimos una escalera, en la otra vemos una mujer, más allá nos encontramos tres zapatos abandonados sobre la alfombra. Así mismo veremos fantasmas, grietas, una niña que se arrastra, alguien que nos mira. Gorey no nos dice nada, nos sugiere lo siniestro a través del cadáver sobre el piso, el huevo sobre la mesa, la mucama sospechosa con la tetera. ¿Mencioné ya lo de los tres zapatos? Todo, absolutamente todo trazado con lo que parece ser una pluma en el mismo estilo inconfundible.

Los pequeños macabros

Ya la portada nos adelanta lo suficiente. Hay un grupo de niños y una alta figura siniestra que los ampara bajo un paraguas negro. Es quizás la obra más representativa de Gorey, un sencillo alfabeto compuesto por los nombres de niños –de la A a la Z- que mueren de diversas maneras. Una delicia para el lector, una tenebrosa muestra de deliciosa imaginación. 
 
El dios de los insectos

Con todo, la obra más sugerente es El dios de los insectos. Una vez más Gorey recurre a su dibujo realizado a pluma. Una vez más se trata de un hecho macabro acaecido a una niña. Al respecto Gorey afirma en algún momento, En mi obra uso mucho a los niños, porque son tan vulnerables… Sin embargo El dios de los insectos parece ir mucho más allá. Aunque su estructura es similar a la de Caperucita Roja del siglo XVIII, sin esperanza ni redención, el ambiente no es sólo macabro, las sugerencias que se nos hace apunta a elementos siniestros más propios de H.P. Lovecraft que de lo que normalmente se espera de un libro infantil.


Este bello estuche es para aquellos amantes de los placeres culposos, quienes se regodean en lo incómodo y se adentran en el Pequeño Teatro de la Crueldad. Es también un placer para los lectores inteligentes que saben leer entre líneas que no se trata de historias macabras sino que son historias meramente realistas, o en palabras de Gorey, Por algún motivo mi misión en la vida consiste en producir la mayor incomodidad posible, porque así es el mundo.     

La condesa sangrienta

Author: Diego Fernando Marín
lunes, octubre 8


Autor: Alejandra Pizarnik
Ilustrador: Santiago Caruso
Editorial: Libros del zorro rojo
Recomendado para: Grandes lectores.
Libro-álbum

Cuando recomiendo libros para grandes lectores por lo general lo hago por la complejidad de la forma en que se está tratando el tema que por el tema en sí mismo. No me aterra la sexualidad, sino que el manejo que se le esté dando a la sexualidad supere la etapa vívida por el lector. En este caso, creo que es tan sólo porque no todas las personas estén abiertas para enfrentarse en realidad al mal. Y cuando hablamos de Erzébet Báthory, como cuando hablamos de Hitler, hablamos del Mal. Sí, de aquel que concebimos con mayúsculas. Un lector fiel de Lecturas para todos, podría alegar que el tema de la condesa Báthory ya ha sido tocado de antemano cuando se habló de Vampyr de Carolina Andújar. Sin embargo, el tratamiento que hay entre uno y otro libro es diferente. No sutil, sino brutalmente diferente. Donde Andújar se afanaba por contar una historia, Pizarnik se esmera en describir con fascinación plena de frialdad poética instantes, estampas de las acciones perpetradas por La condesa sangrienta.
El libro que en esta colección presenta Libros del zorro rojo, se haya basado en la lectura que de un libro homónimo realizó la poetisa argentina, escrito también por otra mujer, Valentine Penrose. Pero mientras en la última se hallaba animada por un afán investigativo, en la primera lo que se halla es fruición en el encuentro con el mal.
En sintonía con ello el ilustrador Santiago Caruso nos presenta una serie de imágenes, a cada cual más perturbadora, que se fija en la retina, en la cámara oscura de la mente, impregnando nuestros pensamientos de algo que quiere salir y manifestarse y explotar en un grito silencioso, Un conocido filósofo incluye los gritos en la categoría del silencio. Gritos, jadeos, imprecaciones, forman una <>.(pp.8)
Se trata de un libro problematizador, por supuesto, uno de esos que ingresa al Pequeño teatro de la crueldad con un sitial que ha estado desde siempre esperándolo.
    

La muda

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, octubre 3


Autor: Francisco Montaña Ibáñez
Ilustrador: Daniel Rabanal
Editorial: Sudamericana
Recomendado para: jóvenes lectores
Libro-álbum

En los últimos días ando con una idea terca metida en la cabeza y que me ha obligado a consultar la mayor cantidad posible de libros relacionados con la narración gráfica que he podido encontrar. Uno de los resultados que apareció en la Biblioteca Luis Ángel Arango, fue La muda. Al ojear el libro con ligereza la razón apareció rauda, en medio de la narración convencional aparecían a intervalos regulares, marcando la división capitular, una serie de viñetas a doble página que parecía narrar en historieta una parte del relato. Sin embargo a medida que se va avanzando en el libro se encuentra que las ilustraciones de Paco Rabanal, van narrando otra historia, si se quiere paralela, un relato de hadas que brinda otra versión al lector. Así, lo que hace el dúo Montaña Ibáñez y Rabanal es ampliar y, si se quiere, forzar, el formato tradicional del libro álbum, obligando al lector a esforzarse en hallar posibles explicaciones y formas posibles de complementarse entre el relato alfabético y el gráfico.
Con La muda el lector se encuentra otro tipo de narración. En apariencia es un relato más acerca de una niñez miserable y trágica. El dramatis personae así parece confirmarlo, hay una abuela bruja, una madre prostituta y un hermano a quien hay que proteger. La muda, en este caso, no es la hermana mayor, sobre quien se focaliza el relato, sino una gallina roja que aparece para dar algún norte a la vida de esos dos hermanos que se esfuerzan en subsistir. Lo único que los salva, que los mantiene en su infancia, es su pensamiento mágico, que los hace avizorar constantemente el cielo en busca de alguna bruja que los vigile, o que los hace continuar tercamente entonando el mismo conjuro una y otra vez. En el caso del chico, que luego se adivina traidor inconsciente, se trata de un movimiento de brazos para protegerse de la potencial bruja vigilante; en el caso de ella, se trata de un viejo cántico, que resuena en mi cabeza como un hechizo conocido, Baja del cielo, dame confianza, mira mis manos, vuélveme nube, no seas extraño.
En la última página le lector rogará porque así sea. 

Uno más que va para mi Pequeño teatro de la crueldad.