Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

La bella Griselda

Author: Diego Fernando Marín
domingo, septiembre 25
Autor e ilustrador: Isol

Editorial: fondo de Cultura Económica

Recomendado para: Lectores en marcha

Libro- álbum



Danny me apura para que realice esta reseña. Mejor, me apura para que devuelva pronto el libro objeto de esta reseña. Así que he de darme prisa.

La obra de Isol se caracteriza por tratar problemas puntiagudos de una forma bastante metáforica. Tal vez por ello sus libros no llegan a ser catalogados como problematizadores, aunque en el fondo los adultos sientan un dejo de incomodidad. Así sucede con El Globo, esa bella alegoría sobre lo que todos deseamos y no podemos tener, así como de las posibilidades de no dejar crecer a los niños, en Tener un patito es útil, asistimos asombrados a dos versiones diversas de una misma historia. No hay ninguna intención explícita de aleccionar. Sin embargo el lector encuentra que hay un profundo mensaje en unas cuantas líneas, unos colores y unas ilustraciones sencillas pero poderosas.

La bella Griselda no es la excepción, la anécdota trata la historia de una princesa por quienes los hombres perdían literalmente la cabeza. Una vez, se encuentra con un príncipe miope que se demora tanto en reconocer la belleza de Griselda que en su fugaz romance alcanza a dejar su semilla en la hermosa princesa. Nueve meses después nace la heredera, quien es tan bella que su madre pierde, literalmente, la cabeza por ella.

A diferencia de Griselda, sin embargo, la niña se destaca por cualidades como el carisma, la inteligencia, la narración de historias y las obras de teatro. Su alegría era tanta que prontos todos en el reino comenzaron a reír. Y ya que su querida madre no pudo recuperar la cabeza, una de sus mayores aficiones fue la de armar rompecabezas.


De manera sutil Isol contrasta maneras de ser y posibilidades de relacionarse los unos con los otros, desde los más pequeños hasta los más grandes.

Me gustaría detenerme más. Hablar por ejemplo de los verdaderos alcances de estos libros que buscan más que aleccionar contar una historia, logrando de pasos los dos objetivos. Me gustaría hablar de la sencillez de las ilustraciones de Isol, que no son precisamente lo que mi profesora de artes (estética en aquel entonces) se esforzaba en inculcarme, y que logra, a pesar de ello, transmitir la esencia de su trabajo. Me gustaría hablar de eso y de mucho más, pero la voz de Danny pasó hace mucho tiempo de a cordialidad al enfado, deben entenderlo, los niños de segundo exigen que La bella Griselda, sea devuelta a su biblioteca.

El truequeton

Author: Diego Fernando Marín

Se había hecho en Bogotá, una o dos veces, y desde hace muchos años Alberto Rodríguez, el de la Fundación Casa de la Lectura, ha tenido la idea entre ceja y ceja, pero sólo hasta ahora, si mal no estoy, la Biblioteca Departamental, la hizo posible en Cali.

Confieso que fui sin muchos ánimos. En la mañana, a raíz de mi sueño sobre una librería de viejo, Elizabeth mencionó la truequetón de pasada. Mi primera reacción fue decir que no tenía libros para cambiar, soy de los que suele considerar que cada volumen en su biblioteca es indispensable. Sin embargo recordé un libro de cortesía que una editorial me había endilgado alguna vez, después saqué un par de libros repetidos resultado de mi matrimonio, y luego la venganza, recordé un par de malas inversiones que de inmediato terminaron en el montón. En quince minutos obtuve diez títulos: ¿Por qué a mí?, Trigo verde, Escuela de Frikis, El sol de Breda, La mala hora, Fundación e imperio, y no me acuerdo que más.

La mañana sin embargo estuvo agitada. Los libros se desplazaban a su propio arbitrio en la silla trasera del auto, mientras nos dedicábamos a agotarnos absurdamente en medio de esta ciudad de vías abiertas como heridas de hachas perpetradas por los dioses del frío (o del bochorno, según se aplique). A eso de las tres de la tarde, andábamos cansados y un poco de mal genio. Yo insistía en ir al truequetón y mi esposa, con principio de migraña, quería ir a casa a descansar. Lo inaudito es que vivo a diez minutos a pies de la biblioteca. Convencerla no fue fácil pero tampoco imposible. Así que una vez dejado el auto en el garaje cada uno se fue con cinco libros debajo del brazo y atravesamos raudos la Calle Quinta.

Confieso que fui sin muchos ánimos. Era media tarde, y si las cosas se daban como yo preveía, los libros buenos ya se habrían esfumado. Cuando mis ojos ubicaron el lugar del truequeton pensé haber visto cumplidas mis oscuras premoniciones. Empero me recibió María Teresa Palaú, coordinadora de la red departamental de Bibliotecas, con una amplia sonrisa, contó mis libros, me presentó algunas personas y me extendió un recibo válido por diez libros. Diez por diez. No tuve que regatear con nadie por la calidad de mis libros. A continuación enfile hacía las cuatro mesas alargadas que contenían los libros que iban llegando. A regañadientes me hice con un par de tomos, Charlie y el ascensor de cristal y Cuando el hombre es su palabra (siempre he temido por la integridad de que tengo) y luego, nada. Es decir, encontré la colección casi completa de los cuentos que Colcultura y Caracol habían lanzado hace diez millones de años, volúmenes diminutos en rustica que fueron lanzados para que la gente del común tuviera acceso a la lectura; una iniciativa que hoy prácticamente no se ve. Vi a mi peor enemiga en el campo literario, La celestina, esa cosa horrible que me obligaron a leer en noveno o décimo. No había suerte. Mis expectativas se estaban cumpliendo. Cuando ya había arrumasado unos cuantos libros de pequeño formato, que no me abultaran demasiado, llegó una pareja con mucho más de lo que yo había traído. Mis pupilas se dilataron, salivé, olfateé, moví mis influencias, pero nada. El encargado no me dejaba ponerme las manos encima al nuevo lote de libros. Después de dejar una amiga encargada, de ir a darle una vuelta a mi esposa olvidada en una silla Rimax. Volví a atacar y conseguí hacerme con muy buenos libros, o al menos espero que así sean. Entre ellos se encuentran, Un viaje al Japón, La balsa de piedra, Los niños y la muerte, Ursúa y Los Lectores del país de las aceitunas.

Salí con la sensación de haber ganado. Espero que quienes hayan encontrado mis libros, hayan sentido lo mismo. Espero que pronto se repita la historia.

Noticias de Lecturas para todos

Author: Diego Fernando Marín
Acerca de los escritores que matan:
http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-301600-los-escritores-matan

Club para leer libros raros:
http://www.ieco.clarin.com/economia/club-leer-libros-raros_0_535746665.html

Muere el escritor chileno José Varas:
http://www.semana.com/cultura/muere-escritor-chileno-jose-miguel-varas/164725-3.aspx

Acerca de los libros del divulgación:
http://www.semana.com/cultura/ciencia-para-dummies/164656-3.aspx

Los enamoramientos de Marías:
http://www.semana.com/cultura/del-amor-impunidad/164657-3.aspx

La "labor" del rincon del vago:
http://www.semana.com/vida-moderna/refugio-perezosos/164703-3.aspx

"Bandidos" y literatura:
http://www.elespectador.com/impreso/nacional/articulo-301625-almorzando-los-bandidos

Las bondades de Harry Potter:

http://bogota.vive.in/libros/articulos/septiembre2011/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-10429284.html

Una joven finlandesa:
http://bogota.vive.in/libros/articulos/septiembre2011/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-10414444.html

Muerte del promotor del libro en América Latina:
http://www.eltiempo.com/entretenimiento/libros/muri-richard-uribe-schroeder-promotor-del-libro-en-amrica-latina_10402065-4

Marcela Serrano lanza "Diez mujeres":
http://bogota.vive.in/libros/articulos/septiembre2011/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-10382625.html

Las palabras son todavía importantes:
http://www.elespectador.com/impreso/cultura/articulo-301269-palabras-son-todavia-importantes-alejandro-zambra

El Liniers de Danny:












Tinguilitón, tinguilitón

Author: Diego Fernando Marín
domingo, septiembre 18




Recopilador: Evelyn Torres

Ilustrador: Rosana Faría y Mónica Bergna

Editorial: Ediciones B

Recomendado para: Bebés.


Arrullo se le denomina en la costa pacífica colombiana a un ritmo musical que se caracteriza principalmente por su lentitud y dulzura. Arrullo, es también el nombre de esas tonadas que las madres obsequian a sus hijos en diversos momentos, tanto para calmarlos, como para incitarlos al sueño como para recordarles que el ritmo, aquel que sentían muy cerca cuando estaban en el vientre de sus madres, perdura después en el largo y ancho mundo.

El arrullo empero no es un asunto musical ni de palabras, es un rito –sí, tal cual- que involucra la voz, el cuerpo y el cariño. No se puede cantar un arrullo sin acompañarlo de miradas, de caricias ni de dulzura. El arrullo no es una técnica, es todo un compromiso que las últimas generaciones parecen haber resentido. Pocos se acuerdan de una figura femenina o masculina –sí, los hombres arrullamos con una estruendosa voz de tarro, sin ritmo alguno, pero jugamos y estamos plenamente comprometidos cuando lo hacemos- que los acompañaba allá cuando eran niños y estaban indefensos y sólo el conjuro de la palabra cantada –no importaba si el tono o el ritmo era el adecuado- les recordaba que no se hallaban solos en el universo.

Tinguilitón, tinguilitón¸ es una recopilación de versos, nanas, arrullos y rimas para acompañar a los bebés mientras se les da el tetero, se les cambia el pañal o se les invita a dormir. A menudo escucho que muchas madres de hoy no arrullan ni les cantan a sus niños, a causa de su voz o de su falta de ritmo. Esto no ha de ser óbice para no acompañar a un niño con el tradicional Duermete niño, duérmete ya, que viene el coco (los psicólogos no saben nada de esto) que te comerá; o Duerme, duerme negrito, que tu mama está en el campo negrito o A la rueda, rueda de pan y canela, dame un besito y vete a la escuela, si no quieres ir, acuéstate a dormir.

La magia de este conjunto de versos y cantos se sostiene además en su capacidad para pasar de generación en generación casi sin mutar, así sobreviven nanas españolas del siglo XVI junto a cantos negros de la época de la colonización americana.

Es mejor cantar mal, que dejar el acompañamiento musical a esas terribles emisoras que lo único que hacen es decir estupideces y programar reggaetón todo el día. Estoy seguro que ninguna madre quiere que lo primero que diga su hijo es, ¡Perrea mami, perrea!

Debemos recordar que la música, al igual que la literatura no es sólo un instrumento comercial (cosa que se le olvidó a Editorial Norma) sino un elemento que tiene el poder de congregar a las familias.

El cazo de Lorenzo

Author: Diego Fernando Marín
Autor e ilustrador: Isabelle Carrier

Editorial: Juventud

Recomendado para: Lectores en marcha

 
En Colombia se ha puesto sobre el tapete hace algunos años el tema de la inclusión en la escuela. Incluso hay una Ley que habla sobre inclusión y como niños con deficiencias cognitivas psicológicas o físicas han de ser tenidos en cuenta, con programas diferenciados, dentro del aula. Sin embargo, la preparación que se les da a los maestros, las escuelas y los colegios es más bien poca. Por no decir nula. Dentro de las prácticas pedagógicas universitarias se puede encontrar alguna información psicológica básica, pero ninguna que hable a ciencia cierta cuál es el rol que debe ocupar el docente que tiene a su cargo a un niño con programa diferenciado. Alguna vez fui testigo del funcionamiento de un curso de Escuela Nueva en donde dos niños con Síndrome de Down recibían clase junto con compañeros de su misma edad que no padecían ninguna deficiencia cognitiva. El resultado fue mágico. Los niños poseían un nivel de desarrollo cognitivo superior a niños con las mismas características pero educados en un ambiente indiferenciado. En contraste los demás niños tenían un desarrollo emocional superior, aprendiendo a tratar con respeto y cariño a aquellos que eran diferentes.

No es lo que comúnmente sucede, por supuesto. En los últimos años los niños con algún tipo de deficiencia suelen ser vistos como un problema dentro de las aulas de clase. No sólo por los docentes, quienes deben invertir un mayor tiempo en la preparación de clases, contenidos y evaluaciones diferenciadas, sino por las mismas instituciones educativas, quienes en muchos casos suelen depositar el peso de este esfuerzo extra sobre la psicóloga de planta (no suelen haber muchos psicólogos en los colegios). A menudo los padres incluso deben asumir un esfuerzo extra contratando un profesional de la salud física o mental para que acompañen a estos niños.

La literatura no escapa a esta cuestión. Más allá de los libros que hablan del bellos País de Mermelada, en donde los padres suponen que viven sus hijos, existen aquellos libros que les hablan de las situaciones o emociones problematizadoras que han de enfrentar durante su vida, después, mucho después vienen los libros que muestran que no todos somos iguales. A esta última categoría pertenece El cazo de Lorenzo.

Desde una perspectiva amable pero sin concesiones Isabelle Carrier nos habla de Lorenzo, uno de esos niños especiales. Su dificultad se halla metaforizada por un cazo –una olla, una cazuela – que arrastra a todas partes y que le impide avanzar a la misma velocidad que los demás, que se le traba en cualquier parte y en la que a veces es más cómodo refugiarse. Al mismo tiempo nos presenta la función mediadora que en muchos casos los profesionales dedicados al mundo de la enseñanza y el aprendizaje, deben asumir, con cariño pero también con desapego. Así, a caballo entre el libro narrativo y el informativo, El cazo de Lorenzo, nos lleva al mundo que tienen que vivir los niños, y las personas en general, que padecen, tienen, afrontan, una discapacidad cognitiva.

Las hermosas y sencillas ilustraciones de la autora, también ponen de relieve que los niños, y las personas todas, tienen diversas formas de ver el mundo, y que no siempre lo más elaborado es lo más apropiado en el mundo de la ilustración infantil.

Un libro que no sólo todo niño debería tener a su disposición, sino toda biblioteca escolar, todo docente y todo profesional de la salud, tanto física como psicológica.

Para quienes quieran conocer el texto entero, los hemos encontrado en la cuenta de youtube de:
sábado, septiembre 17
viernes, septiembre 16

Leo hoy, 16 de septiembre de 2011, en el diario El Espectador (http://www.elespectador.com/impreso/cultura/articulo-299585-paso-editorial-norma ), que la Editorial Norma, parte del Grupo Carvajal, dejará de publicar libro de ficción, de autoayuda y de no ficción. La empresa seguirá con la distribución de este tipo de material hasta diciembre de 2012 y, de paso, está cancelando los últimos contratos ya realizados con autores como Oscar Collazos. La razón de esto, se aduce en la publicación de El Espectador, es que la franja literaria sólo provee al gran conglomerado comercial el 3% de sus beneficios y desde hace algunos años era una franja que no crecía. Abandonando el área literaria (autosuperación incluida), la Editorial Norma, que pasará a llamarse Carvajal Educación, centrará sus esfuerzos sólo en el área educativa.
La noticia así tomada da un carpetazo sobre las ilusiones de muchos escritores colombianos, que pensaban que era más fácil publicar con Editorial Norma que con cualquier otra casa dedicada a la edición de libros, sólo por el hecho de estar radicados en Colombia. Cuando alguna vez pude hacer conexiones con Norma debido a mis trabajos como promotor de lectura, una de las primeras cosas que me dijeron es que el área infantil, la que era de mi interés, no se hallaba radicada en Colombia sino en Argentina. Ignoro si lo mismo ocurría con la literatura para el gran público, así lo imagino sin embargo.
Lo primero que me sucedió al leer esta noticia, fue una gran desilusión y conmoción. Uno de los gigantes de la literatura colombiana y latinoamericana, decidía cerrar sus puertas. Lo más sorprendente empero, es que la publicación de El Espectador, no es sólo incompleta, si no tardía.  Hace algunos días uno de mis estudiantes me había mencionado algo sobre el caso. No pude contestar puesto que mis dos fuentes principales de noticias no habían dicho nada al respecto. Rasreé en Internet algunos datos más sobre el tema y en los primeros 30 resultados encuentro que desde el 2 de Septiembre se había publicado ya la noticia en el Diario La tercera (http://diario.latercera.com/2011/09/02/01/contenido/cultura-entretencion/30-82270-9-editorial-norma-abandona-la-carrera-deja-de-publicar-literatura.shtml), más aún descubro que las franjas dedicadas a la literatura infantil y de plan lector seguirán activas. Para quienes gustan de ellas, las colecciones de Torre de Papel, Zona Libre y Buenas Noches, seguirán siendo publicadas. La razón es simple, el escolar es un público cautivo sin gran poder de elección y con grandes contraprestaciones económicas.
Sobre esta noticia sorprenden dos cosas. La primera de ellas se halla relacionada con la tardía respuesta del periodismo colombiano sobre esta situación. Tan sólo 20 días después, un diario de circulación nacional deja ver algo sobre esta situación. Amen que su publicación es incompleta y se centra sobre los elementos económicos del tema, ofreciendo una información sesgada sobre la situación de la empresa en cuestión. No se trata de que los colombianos no lean o no les guste la lectura o no les importe, ni de que la Cámara Colombiana del Libro sólo sirve para ofrecer cifras torpes y alejadas de la realidad (para esta institución sólo sirve leer en libros, cualquier otro material de difusión cultural parece no ser válido como lectura), se trata sobre el lugar que los mismos procesos lectores tienen en los periódicos y en el campo informativo. El periódico El Tiempo parece no tener ninguna información al respecto ni la revista Semana (hasta ahora). No digamos la Revista Arcadia o cualquier otra publicación relacionada con el campo de las publicaciones editoriales.
En segundo lugar, la desaparición del segmento editorial de ficción y no ficción para adultos (cabe hacer aquí la distinción puesto que la literatura infantil y juvenil sobrevivirá puesto que su público está amarrado) es un duro golpe para el lector promedio Colombiano. El catálogo de la colección Verticales de Bolsillo, no era precisamente despreciable y estaba al alcance de un gran sector de la población. Lo que deja entrever la noticia de Norma, es que la decisión se toma por razones económicas lo que pone sobre el tapete la función de las editoriales. Norma no afirma que tuviese pérdidas por este sector empresarial; manifiesta que no ha reportado ganancias más allá del 3% sobre el total de sus negocios. Además se afirma que esto se debe a la poca disposición, o poco consumo de libros en Colombia y Latinoamérica, lo cual no es completamente cierto. Durante el último año han aumentado el consumo del libro electrónico, lo que pone en evidencia la poca capacidad de adaptación que el campo editorial tiene para adaptarse. En lugar de diversificar y buscar nuevas opciones se prefiere el cierre dejando en vilo un lugar ya ganado. Parecen ellos mismos no darse cuenta que la literatura infantil está señalando un sendero que hasta ahora ha sido poco explorado por el sector electrónico editorial (con excepción hecho de Penguin Books y sus aplicaciones al ipad). Las empresas dedicadas a la difusión del libro se están quebrando no por falta de público sino por falta de creatividad.
Amén a esto se prefiere cerrar todo un sector de negocios en lugar de pensar nuevas maneras de impulsar el sector. En el campo de la literatura infantil y juvenil no se han planteado los mismos interrogantes simplemente porque los principales compradores y difusores de este tipo de material no son los niños y jóvenes sino los padres y, sobre todo, los docentes. Miento, sobre todo, los colegios.
El cierre de Editorial Norma es todo un hecho y no vale llorar sobre la leche derramada, basta solamente aprender la lección que dejan aquellos que abandonan. 
Author: Diego Fernando Marín

Noticias de Lecturas...

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, septiembre 14

No leemos lo mismo

Author: Diego Fernando Marín
martes, septiembre 13
Leo Tu rostro mañana de Javier Marías. En un momento en lo que todo parece suceder muy rápidamente me agrada que Marías me exija una lectura lenta, pausada, concentrada. Marías visita el mismo tema desde diferentes perspectivas y su estructura gramatical da cuenta de eso. Sus párrafos son kilométricos y en algunas ocasiones debo devolverme porque al menor descuido me puedo perder. Su lectura me exige una dedicación casi absoluta. Me divierte encontrar en él, el juego de los adjetivos y la constante digresión sobre lo que es y sobre lo que podría ser.

Le leo en voz alta a Elizabeth algunos fragmentos. Ella es categórica, no le gusta. La prosa de Marías le parece sobrecargada, densa y aburrida. No pasa nada, dice. Tal vez Elizabeth tenga razón, no pasa nada. Tal vez esa es la razón precisa por la que me gusta.

El año pasado busqué compartir con mis alumnos de novenos (eran dos noveno) y de décimo, los libros que más me gustaban. Lleve a Pérez-Reverté y a Baricco y Lester del Rey y Chaparro Madiedo y King. Uno de los noveno y el grupo de décimo se acogieron a las propuestas y las disfrutaron. El otro noveno detestó muchas de las lecturas. No les gustaba la fantasía, buscaban propuestas más realistas, más enfocadas a su vida cotidiana. Este año comencé leyéndoles Juan Salvador Gaviota de Richard Bach. Han dado ejemplo de atención y buen comportamiento. Con décimo busqué un enfoque más complejo, les leo Todos los hombres son mortales de Simone de Beauvoir. Al contrario de lo que pensé lo asumen con interés y parece agradarles, aunque contenga algunas veces demasiados diálogos.

Nos mienten quienes nos dicen que un libro es igual para todos. No lo es, un libro ni siquiera es el mismo para uno, depende de nuestras preguntas, nuestra edad e incluso del tiempo atmosférico.

Elizabeth se devoró los tres primeros volúmenes de Canción de hielo y fuego, el libro que da origen a la serie de Juego de tronos. Aunque la temática me encanta y el mundo construido por Martín se halla tan vivo que casi puedo tocarlo no he podido pasar de la mitad del libro y ni tan siquiera lo he podido abordar con todos los textos que me aguardan. En el mismo tiempo sin embargo me di un atracón con la serie Dresden de Jim Butcher, que curiosamente tiene un estilo rápido y descuidado. Algo muy diferente a Javier Marías.

Noticias de Lecturas para Todos

Author: Diego Fernando Marín

Literatura de terror y escuela.

Author: Diego Fernando Marín
lunes, septiembre 5


Hace mucho, pero mucho tiempo, cuando aún era joven, buscaba ganarme la vida ofreciendo en los colegios actividades de promoción de lectura. Por supuesto la oferta especial eran los talleres. Talleres de creación literaria, de lectura en voz alta para padres, sobre fantasía y ciencia ficción para adolescentes (las personas más convencionales del planeta) y para los niños, para los niños tenía, ¿Conoces los monstruos?  El  portafolio de servicios de aquel entonces estaba lleno de fotografías de actividades, pero mucho más de imágenes de fantasía. En especial de monstruos. Se trataba por supuesto de un error publicitario. Yo hacía el portafolio pensando en los niños y adolescentes, olvidando que la idea le tenía que gustar a un rector o un docente, al menos a la secretaria, quien me permitía en últimas hablar con el rector o los docentes. Era un error de novato por supuesto, debo declarar que era un error nacido de toda la buena intención que tenía al respecto. Las pocas veces que pude hacer el taller en algunas instituciones educativas, los niños lo disfrutaron –al menos eso creo- y sus aportes siempre fueron muy creativos. Trabajamos sobre monstruos mitológicos, e incluso se hablaba sobre dinosaurios, junto a  las obligadas brujas y la patasola y la madremonte y el sombreron. Cantaban felices chumba la cachumba y yo invocaba la lluvia a su pesar.
Hubo algunos sitios donde jamás pude ingresar, claro está. La publicidad es un asunto que un trabajador freelance debe saber manejar en el campo cultural. Empero, luego me enteré, que había un elemento adicional que me impedía las entradas a muchos colegios. No se trató de los precios basados en la sobrevaluación de mis aptitudes. Por medio de una amiga que laboraba en el colegio X, me di cuenta que lo chocante eran los temas que pretendía trabajar.
Muchos de los colegios, tenían una clara vocación religiosa, y los monstruos le caían mal.
Hay una cita de Javier Marías el Tu rostro mañana que he usado hasta el hartazgo, y que no citaré ahora, que habla de la necesidad que los cuentos de hadas, con todos sus elementos de terror, para poder vivenciar el miedo de una manera sana, una manera en la que pueden ir asumiendo la angustia y la ansiedad y la tristeza, siempre a través de un personaje o situación identificatorias, y al mismo tiempo extrañas.
Desde muy temprano -al contrario de los adultos, o al menos del adulto en que me convertí- los niños buscan las historias de terror, aquellas donde está el monstruo. Son felices escuchando los relatos donde el gigante se acerca cuchillo en mano al pequeño héroe y grita a voz en cuello que se lo va a comer. Asocian la felicidad con esos acontecimientos, por la sencilla razón que no les ocurre a ellos. Saben que eso puede acontecer, pero no a ellos. Es una forma vicaria –por representación- de enfrentar la desazón, el abandono y el dolor. Eso también es un aprendizaje, Y quizás acaso no sólo se identifiquen con el agresor, si no que se sepan gigantes frente a los más pequeños y aprendan a su vez que tienen que controlarse y no ser abusador, porque pueden aprehender de esta manera que es lo que pueden producir en los otros. Y, a lo sumo, si viven estas situaciones, también pueden respirar un poco más tranquilos al saber que no sólo les pasa a ellos que  el mundo fue y será un porquería, ya lo sé, en el 506 y en el 2000 también…
Necesitamos del miedo, de la misma manera que necesitamos de la valentía (que no es ausencia de temor, sino capacidad para encararlo), de la nobleza, del amor y de la amistad. Los niños lo saben, desde los más tiernos amorales, hasta aquellos que hunden sus raíces en la temprana juventud. Lo sabemos nosotros, que leemos a Stephen King y Neil Gaiman y las noticias que siempre aparecen en el periódico. 
Lo que más me ha sorprendido empero, es que sean algunos seguidores religiosos quienes se oponen a este tipo de lecturas. Ellos, quienes tienen a disposición en El apocalipsis, uno de los libros más oscuros y brutales y desesperanzadores (lo digo con todo el respeto del caso), escrito por la mano de uno de los fundadores de la iglesia católica. En él se pueden hallar algunas de las escenas más escalofriantes y profundamente perturbadoras, que hacen parte de la cultura occidental. En el imaginario católico se inspiran textos bellísimos como La divina comedia y El paraíso perdido, que poseen imágenes plenas de terror y de éxtasis.  Curiosamente podrían no ser considerados relatos aptos para los niños. Tal vez entonces tampoco se pueda hablar de los sacrificios que hay en la historia de los mártires católicos, quienes en muchos casos murieron rezando a dios, mientras sufrían cruentos castigos.
De las aulas de clase debería, entonces, ser retirado el  Diario de Ana Frank, que relata las vicisitudes que tuvieron que vivir millones de judíos durante ese instante perverso y nefasto conocido como El holocausto
Hay también escenas de Shakespeare que hablan de lo desconocido y de lo siniestro, El Quijote, se halla edificado sobre un personaje de moral dudosa, Pippin Longstocking, desafía la autoridad adulta, Los cuentos de los hermanos Grimm, hablan de infanticidio, antropofagia, lujuria y avaricia, Cien años de soledad va más allá y relata una historia que gira alrededor del fantasma del incesto, en tanto que el elefante Élmer puede ser señalado de una conducta harto dudosa y Rey y rey es un libro que podría inducir el homosexualismo.
Sin embargo aún hablamos de los docentes como mediadores de lectura, alguien con quien los niños pueden compartir sus miedos, resquemores, dudas e imprecisiones que pueden surgir cuando se enfrentan a un texto. Alguien que los ayuda a encontrarse con la literatura. Y esta,  en últimas, no es un reflejo de los perversos Teletubbies, sino de toda la complejidad que se encierra en el corazón humano…


Noticias de Lecturas para todos

Author: Diego Fernando Marín

Las noticias...

Author: Diego Fernando Marín
jueves, septiembre 1
Hola de nuevo lector atento.
Por lo pronto estamos buscando un logo (por si alguien quiere sugerir alguno) para identificar esta sección que es casi diaria. Así mismo aceptamos sugerencias para un nuevo template que nos permita ubicar diversas secciones.
Después de esto, aquí van los principales titulares de hoy,

Nuevo invento de las universidades norteamericanas, Los raperos docentes:
http://www.elespectador.com/impreso/vivir/articulo-295916-raperos-se-transforman-profesores

Al mundo le hace falta poesía:
http://bogota.vive.in/libros/articulos/junio2011/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-9777768.html 

¿Sigue abierta la posibilidad de una educación superior con ánimo de lucro en Colombia?:
http://www.elespectador.com/impreso/vivir/articulo-295956-u-lucro-una-puerta-abierta

Nuevo libro de William Ospina:
http://www.eltiempo.com/entretenimiento/libros/poetas-colombianos_10267449-4

Acerca de la cobertura en la educación superior:
http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-296003-cobertura-educacion-superior

Algunas palabras sobre el lenguaje de los grafitis:
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/scarcollazos/sobre-grafitis-y-grafiteros_10263624-4

Heriberto Ariza, el último poeta:
http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-296004-heriberto-ariza-el-ultimo-poeta

¿Se acabaron los lectores?
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/jorgeorlandomelo/se-acabaron-los-lectores_10263486-4