Días de hijo


Autor: Philip Waechter

Ilustrador: Philip Waechter

Editorial: Lóguez

Recomendado para: Grandes lectores

Libro-álbum



La semana anterior Elizabeth y yo le dedicamos todo un día a Alejandro. Lo recogimos, caminamos con él, fuimos a la Biblioteca departamental a leer unos cuantos libros, le cocinamos y finalmente su madre vino por él. Las actividades favoritas de Alejandro son leer y correr. Con el paso del tiempo, quizás, realizará una actividad por encima de la otra, por el momento ambas le deleitan y eso es suficiente.

A Alejandro no le gusta ir al cine. Dice que el ruido lo molesta, y a pesar de su corta edad prefiere ver las películas en la sala de su casa y no comiendo crispetas en la sala de cine. Lamentamos que sea así, pero él ya ha establecido sus razones las veces suficientes como para respetar su decisión. Elizabeth le dijo con claridad que cuando quisiera ir, ahí estábamos nosotros. Y hasta ahí llegó nuestra labor de pedagogos.

Cuando tenemos un día así. Alejandro se va y nos deja un vacío profundo y comenzamos a hablar sobre la posibilidad de tener un hijo. La conversación nunca llega a una conclusión pero el tema queda ahí. En puntos suspensivos, sobre el tapete, una carta sin destapar.

Quizás por eso Días de hijo sea tan importante dentro de nuestra biblioteca. Se trata de un libro-álbum que recoge las vicisitudes de la paternidad. Y es encantador que sea así. Podemos encontrar libros, revistas, informes legales, científicos y hasta económicos que nos hablen de las venturas y desventuras de la MATERNIDAD, pero pocos que hablan de la paternidad, así que cuando un libro como este llega a nuestras manos, lo atesoramos infinitamente.

En las páginas de este pequeño álbum se explora la relación padre-hijo desde el nacimiento hasta sus primeras palabras. Con humor, con ternura, con sapiencia, Waechter nos muestra viñeta a viñeta como un hijo brinda sus primeras alegrías a una pareja, pero también como surgen los temores, la ansiedad, el cansancio y todos aquellos elementos que acompañan la vida de un padre, sobre todo si es primerizo. Al final descubrimos con deleite, que se puede sobrevivir.

Debo señalar, de paso, que aunque Waechter, explora esta relación con ternura y sensibilidad, recientemente ha salido otro libro que le apunta al buen humor. El libro, Go the fuck to sleep y escrito por Adam Mansbach (Fuente: http://bogota.vive.in/libros/articulos/julio2011/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-9907784.html [25/07/11]), está causando tanto sensación como confusión. En primer lugar porque añade el elemento del sarcasmo a la relación padre-hijo, y en segundo lugar porque al estar editado como libro-álbum muchos despistados lectores lo relacionan como un libro para niños, a pesar del mensaje explícito en su portada. Por supuesto, la pacata sociedad norteamericana ha puesto el grito en el cielo mientras el libro se vende por montones.

Comentarios

  1. Días de hijo es lindo. Es de dibujitos y es para adultos, es lindo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario