Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Pelea en el parque

Author: Diego Fernando Marín
domingo, abril 24

Autor: Evelio Rosero Diago

Ilustrador: Carlos Alguien

Editorial: Magisterio

Colección: Lecturas

Cuento

Recomendado para: Lectores en marcha.

Fue a Luis Bernardo Yepés, promotor de lectura de Comfenalco, a quien primero escuché hablar de este libro de Evelio Rosero Diago. Supe así mismo que existen dos versiones de esta historia. La primera, no alcanzada por la censura y las posteriores, donde el final cambia.

Pelea en el parque se ciñe con exactitud a su título. Nos dibuja siete personajes enfrentados en un parque por la posibilidad de utilizar un columpio amarillo, oloroso a pintura nueva, recién instalado. La situación parece baladí, por supuesto, y al mismo tiempo tanto tú, querido lector, como yo, tenemos imágenes de esos cientos de columpios que estuvieron en nuestra infancia y de las docenas de lágrimas que derramamos porque ya estaban ocupados o dañados. Algunos quizás, también recuerden esos primeros enfrentamientos alrededor de esos objetos que debían de ser públicos pero que en muchos casaos, sólo unos pocos usufructuaban.

En esa época tampoco se hablaba de Bullyng, matoneo o acoso escolar. La infancia era un territorio que cada quien sufría a su manera con mayor o menor acompañamiento de los padres, pero al fin y al cabo era cosa de niños. Autores como Rosero fueron de los primeros en cartografiar las dificultades de ese tenaz territorio de nuestro desarrollo. La niñez que nos pinta no es en definitiva la de un paraíso de mermelada, sino la de un sector de nuestra vida que está relacionada con múltiples jerarquías y formas de poder. El episodio que se nos refiere tiene que ver directamente con ello. La narración es descarnada, no hay buenos y malos sino fuertes y débiles, al menos por momentos. Los personajes, al contrario de lo que suele suceder en los relatos que terminan en los planes lectores, son construcciones complejas y creíbles que evaden la simple diferencia entre los buenos y los malos. A medida que avanza el relato, esas diferencias se van perdiendo, esa frontera entre la candidez de los buenos y la sordidez de los malos se va difuminando. Rosero nos recuerda que fuerte y débil es sólo una cuestión de perspectiva, de lugar y de momento.

Roto el equilibrio el relato sólo se puede decantar hacia la ruptura o la concordia final, normalmente realizada de la mano de algún adulto. En esta primera edición de Pelea en el parque el autor evade ese facilismo. El texto termina de manera brutal, dramática y conmovedora. No hay reconciliación con la realidad atroz, no hay salvación.

Mientras recorría las líneas del relato de rosero, otra celebre pela de muchachos me venía a la mente (la intertextualidad es a veces inevitable), la de It, de Stephen King. En ella también asistimos a una pelea a pedradas en la que la fatalidad también aguarda.

Este es un nuevo ingreso a mi Pequeño teatro de la Crueldad.

La invención de Hugo Cabret.

Author: Diego Fernando Marín
lunes, abril 18

Autor e ilustrador: Brian Selznick.

Editorial: S.M.

Novela-álbum.

Recomendada para: Lectores en marcha.

Asombro, es la primera sensación que advierte el lector al enfrentarse a un relato como La invención de Hugo Cabret. Asombro, no sólo por la excelente edición que se encuentra en sus manos (aunque la calidad de la encuadernación puede mejorar, sobre todo teniendo en cuenta el volumen del libro) si no por el riesgo que toma el autor al narrar su historia de una manera tan novedosa.

La historia de Hugo Cabret, es la de cualquier niño abandonado en la París de principios del siglo XX. Tal vez la de cualquier niño abandonado en la historia de la literatura. Sin embargo al adentrarnos en el relato nos encontramos con un montaje en donde no sabemos hasta qué punto estamos en una novela o en la secuencia de una película. El autor hace gala de una singular sensibilidad para llevar al lector de uno a otro lenguaje, anticipando con mucho (el libro fue publicado originalmente en el 2007) las nuevas formas de narrar que nos exigen los avances técnicos contemporáneos. Sin embargo, más allá de un alarde técnico el autor nos permite el reencuentro con uno de los más grandes cineastas de todos los tiempos, rescatándolo así del olvido absurdo al que el tiempo lo ha sometido. Es también una fábula metaficcional acerca del dolor que todo acto creativo tiene y como la obra perdura a menudo, más allá de la memoria del mismo autor. Los recursos técnicos que utiliza la obra también le permiten al lector tener una inmersión más profunda y fuerte respecto a la historia que le están contando y permite vehiculizar diversos lenguajes en un solo relato. Demuestra así mismo que el recurso de la imagen para contar historias no es exclusivo del mundo infantil ni del cine y la televisión.

Silvia me había mentido. Me dejó engolosinar con la idea que Oniría, su novela, era la primera del género. Luego me dejo decirle que la novela de Emily, le había ganado la partida. Empero es realmente La invención de Hugo Cabret, la obra- que hasta ahora- inaugura este género nuevo de la novela-álbum.

Eloísa y los bichos

Author: Diego Fernando Marín
jueves, abril 7
Autor: Jairo Buitrago

Ilustrador: Rafael Yockteng

Editorial: Babel

Recomendado: Para los pequeños.

Libro-álbum.

Una de las cosas más difíciles que puede pasar en la vida de un niño o un adolescente es, sin lugar a dudas, el cambio de ciudad. Nuestras primeras memorias están ligadas a los lugares donde crecemos y donde vivimos nuestros primeros años, por eso el desplazamiento es tan traumático, ya que no consiste tan sólo en habitar otro espacio, en hacerlo nuestro, si no construir nuevas relaciones, nuevas rutinas, nuevas formas de ser. Tanto, que a veces nos vemos como bichos, como criaturas extrañas, a las que se les mira raro, e incluso con desprecio.

Ese es precisamente el tema que aborda Eloísa y los bichos, el del desplazamiento y la desadaptación. Las imágenes nos retratan una ciudad latinoamericana de mediados del siglo XX (¿Lima, Bogotá, Buenos Aires?, podría ser cualquiera de ellas), con su bullicio, sus mercados, sus sistemas de transporte masivo. Los protagonistas, un padre y su hija. La historia parece contar como ellos llegan a la ciudad y como Eloísa comienza a ingresar a hacer sus nuevos amigos en una escuela. Sin embargo al llegar a las últimas páginas intuimos algo más, el texto dice: (…) pero nunca olvidamos lo que había quedado atrás, en tanto la imagen nos muestra a Eloísa mirando por la ventana y a su padre observando la foto de una mujer. El lector comienza a hacer preguntas y a recopilar información. Comienza a confrontar la narración con los hechos históricos acaecidos en Latinoamérica. Observa con sospecha el único bicho amenazador, pintado de rojo en el lomo y con la sigla 2F. Entonces recordamos que en Colombia uno de los referentes oficiales más temidos era el F2, la fuerza policiaca que fue desmantelada en Colombia acusada de infringir los Derechos Humanos en muchos de sus operativos; que en nuestro país, muchos de los desplazamientos fueron debidos a amenazas por parte de las fuerzas del estado (así como por parte de la guerrilla y de los paramilitares y de los terratenientes y de los narcotraficantes); intuimos entonces que se nos narra una historia de un tipo especial de desplazamiento.

Los niños, por supuesto no harán esta lectura, no tienen los referentes para hacerlo. Sin embargo, los mediadores sentimos que una parte de nuestra historia como nación, se halla también en este libro álbum que parece ser una historia de bichos.
martes, abril 5
Somos un grupo de amigos reunidos en torno al amor a los libros. Eso es lo primero.

El seminario permanente de Literatura infantil y juvenil nació hace poco con el liderazgo de Silvia Valencia (conforman el grupo además: Nathaly López, Elizabeth Ruales, Danny Loaiza y Diego Fernando Marín) y con la intención de conocer, comentar y reseñar la literatura infantil y juvenil (LIJ)colombiana, en primer lugar, latinoamericana, en segundo lugar y mundial, en tercer lugar.

Cuando uno lee Introducción a la literatura infantil y juvenil de Teresa Colomer, queda con un mal sabor en la boca. No por la factura del libro, profunda y minuciosa, si no porque la LIJ latinoamericana parece no existir. El libro de Colomer es completamente eurocéntrico. Así que de alguna manera nuestro grupo ha nacido como una respuesta ante esta situación. En consecuencia con esto nos proponemos realizar un mapa detallado de los actores, publicaciones y editoriales relacionadas con el género en nuestro país, principalmente, y en Latinoamérica.

Nos reunimos cada quince días y el pasado 2 de abril, en las instalaciones del Banco De la República, tuvimos nuestra presentación al público con un seminario-taller sobre la LIJ latinoaméricana. Tuvimos un total de 45 asistentes entre bibliotecarios, padres de familia y docentes, tanto de primaria como de bachillerato y universidades. Las siguientes imágenes pertenecen a los diversos momentos de esta presentación.





 


 

The curious garden

Author: Diego Fernando Marín
Autor e ilustrador: Peter Brown.

Editorial: Little Brown and company.

Libro álbum.

Recomendado: Para bebés.

Una vez Danny, mi bibliotecario de cabecera, supo de mis incursiones en el inglés, me recomendó este libro, calificándolo de apto para mi nivel. Y así fue. Pero por supuesto no se trataba sólo de mi nivel de inglés si no de mi exigencia para los libros infantiles.

The curious garden es un libro pleno de gentileza, sensibilidad y actualidad. La historia narra como un pequeño niño que habita una ciudad gris e indiferente da con unas pequeñas plantas en unas vías abandonadas de tren. Con su cuidado, estas plantas comienzan a convertirse en un jardín que luego se extenderá a toda la ciudad.

El desarrollo de esta historia recuerda a Semillas de Fleischmann (publicado por Fondo de cultura económica) pero además sus magníficas ilustraciones nos remiten a un mundo inocente donde es posible que los jardines desarrollen cierta curiosidad ante el mundo y busquen la manera, no de extenderse, si no de conocer más acerca de lo que les rodea.

Un libro recomendado para aquellos que gustan de la naturaleza, del idioma inglés y de las buenas historias.

Zen Shorts

Author: Diego Fernando Marín
Autor e ilustrador: Jon J. Muth.

Editorial: Scholastic Press

Libro ilustrado.

Recomendado para: Para los pequeños.

No suelo leer en ingles. Por lo regular termino con algo similar a la sinusitis que me hace lagrimear. Debe ser porque no conozco el idioma, apenas puedo seguir algunas frases y otorgarles algún sentido. Sé que me he perdido de libros excelentes así (no me he podido terminar de leer “Una serie de eventos desafortunados”, que aparentemente nunca fue terminada de traducir), y algún día quiero leer a Shakespeare en su propio idioma (que debe ser algo así como inglés shakesperiano). Sin embargo de cuando en vez me animó y lo vuelvo a intentar y fracaso miserablemente. Otras veces, en cambio, logro encontrarme un libro maravilloso como este.


Zen shorts comienza cuando un niño descubre que hay un panda con una sombrilla en su jardín y se lo comenta a sus hermanos. Uno por uno irán visitando al panda y, a cambio de sus presentes de bienvenida, este les regalará con relatos cortos de la tradición Zen. Una de los elementos más interesantes es como la ilustración acompaña el cambio de las historias. En tanto los protagonistas son los niños, tenemos unas hermosas imágenes a todo color, mientras que cuando el panda –Stillwater- transmite sus cuentos, las imágenes son monocromáticas.

El metarelato en sí mismo habla del conocimiento de sí y de los otros y como los relatos ayudan a la gente a encontrarse y a comunicarse en verdad. Elementos que a veces en este mundo pleno de tecnología olvidamos.