Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Los adultos y la “Literatura infantil” II

Author: Diego Fernando Marín
martes, mayo 12

Uno de los efectos colaterales que tiene el desconocimiento de la literatura infantil en padres y maestros se refleja de inmediato en la industria editorial.

La primera exigencia que tienen los adultos sobre la literatura infantil es que enseñe algo. No importa la calidad del texto ni del autor sino tiene una enseñanza, sino es políticamente correcta el adulto medio no la aprobará. De ahí el éxito de Disney.

Durante mucho tiempo en nuestro país  eso ha conllevado que la industria editorial no tome riesgos (por supuesto no podemos olvidar que se trata de un negocio) y en lugar de editar libros para niños, edita libros para la aprobación de padres y maestros. Existen cientos de miles de libros que están dirigidos a niños y jóvenes esperando superar la censura de los padres e ingresar en las listas de plan lector de los centros educativos.

Sin embargo debemos afirmar en beneficio de los adultos que lo único que los hace exigir libros que enseñen algo para sus hijos, o los mismos títulos que leyeron cuando ellos eran niños, es el desconocimiento. Una vez que a un padre y/o docente se le suministra gradualmente dosis de buena literatura infantil, de libros arriesgados con propuestas visuales y textuales arriesgadas, pueden llegar a buscar otras cosas para los pequeños (y hacemos énfasis en los adultos porque aunque no lo queramos los niños no tienen la autonomía suficiente para comprar sus propios libros). 

En resumen se necesita educar (desde las instancias de educación superior) y sensibilizar constantemente a los adultos en literatura infantil para que dejen de considerar que la condición sine quanon de la educación es trabajar con textos como las fábulas de Ésopo o los cuentos de los Hermanos Grimm.