Google+ Followers

Nuestros visitantes

Nuestro archivo

Nuestros seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Servicios ofrecidos

  • Conferencia: Stephen King y la lectura de terror en el aula.
  • Conferencia: La promoción de lectura y las TIC´s
  • Conferencia: El rol del maestro en la promoción de lectura
  • Conferencia: El papel del lobo en los cuentos de hadas
  • Conferencia: Lectura autónoma, lectura competente
  • Conferencia: Del mito a la ciencia ficción, una historia
  • Taller de intervención de textos en el aula.
  • Taller de narración oral.
  • Taller de lectura para padres y docentes
  • Taller de lectura en voz alta para padres y docentes.
  • Taller sobre manejo de Bullyng.
  • Organización de clubes de lectura en colegios.

Ads 468x60px

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Featured Posts

You can replace this text by going to "Layout" and then "Page Elements" section. Edit " About "

Entradas populares

Recent Posts

Sobre los otros mundos

Author: Diego Fernando Marín
jueves, diciembre 31
"¿No piensas tú también que de vez en cuando se deberían leer historias en als que todo es distintoa nuestro mundo? Nada enseña mejor a uno a preguntar por qué los árboles son verdes y no rojos y por qué poseemos cinco dedos en lugar de seis."
Tomado de Muerte de Tinta de Cornelia Funke.

AY SEÑORA, ¿POR QUÉ ABRIÓ LA BOCA?

Author: Diego Fernando Marín
Diciembre en Cali no es la mejor época para escribir, regalar o intercambiar libros. El 80% de la población está interesada en disfrutar de los últimos días del año yendo a cine, tomando licor (a instancias del gobernador del Valle, por supuesto), bailando o aprovechando la variada programación de la Feria de Cali. En esta época incluso las bibliotecas se resignan y atienden sólo la mitad del tiempo o se disponen a hacer inventario. Tan poco tiempo hay para la lectura que las entidades de promoción se olvidaron este año de impulsar los libros como una opción de regalo en navidad. Por todo este cumulo de razones no dejo de sorprenderme cuando al entrar a una librería de un centro comercial me encontré con una mujer y su nieta adolescente. Más sorprendente aún me pareció que la muchacha en cuestión estuviera pidiéndole a su abuela un libro. “Luna Nueva” en concreto.

De haber estado solo nada hubiera sucedido, pero en esta ocasión me acompañaba una vieja amiga docente de profesión y promotora de lectura de corazón. Normalmente se trata de una mujer centrada, silenciosa y reconcentrada en lo que busca. Sin embargo ella, al igual que yo, no salía del asombro ante lo que escuchaba porque además la abuela se negaba a la petición de su nieta.

- ¿Pero eso si te va a dejar algo?

- Abuela, ¿te acuerdas de la película que nos vimos ayer? – Mi amiga y yo asumimos que se trataba de “Crepúsculo”.

- Sí. ¿Es de eso mismo?

- Sí.

- ¿Por qué no buscas otro?

No pude seguir oyendo nada porque mi amiga con la valentía del cobarde se dedicó a preguntarme a mi si la abuela le había comprado al fin el libro a la nieta (era imposible que no nos oyeran en ese local de 2 x 2 donde habían más dependientes que clientes).

- No. - Respondí yo.

- ¿Y Por qué ella si se puede comprar el libro que quiera y la niña no? – terció mi amiga.

- Porque la abuela es la que tiene la plata.

- ¿Será que a la señora no le alcanza?

- Creo más bien que se trata de censura. – Respondí siguiéndole el juego mientras intentaba que no se me subieran los colores a la cara.

Mi amiga, excelente docente, decidió coger los toros por los cuernos y decir a quien quisiera oírla que “Crepúsculo” era tan sólo una historia de vampiros, una suerte de Romeo y Julieta modernos donde en lugar de Capuleto y Montesco existían hombres lobos y vampiros.

- Ah, ¿es qué eso es de vampiros?- dijo al fin la abuela en tanto la nieta nos miraba con exasperación mientras le decía a mi amiga:

- Ay señora, ¿por qué abrió la boca? – antes de retirarse y darse por vencida.

Ya ante la incapacidad de meter más la pata salimos mi amiga y yo en defensa de la saga de Stephenie Meyer añadiendo su gran moralidad, su virtuosismo técnico y alegando que el protagonista era el mejor de los vampiros, el más sano y un ejemplo de moralidad para todo adolescente; tanto que la pareja protagónica sólo tiene relaciones después de casados, y eso sólo en el último libro – hasta ahora- de la saga.

No se pudo sin embargo. La señora siguió impertérrita y adquirió una “Critica de la Razón Pura” (para su deleite eso sí, porque lo había leído pero se trataba de un libro que le había prestado una amiga) y le decía a su nieta que porque no buscaba algo así, que le sirviera, y que no se preocupara que cuando a ella se lo pidieran en el colegio lo podía coger de la biblioteca donde estaría esperándola.

La nieta, mi amiga y yo nos miramos en silencio y luego miramos a la abuela. Estoy seguro que los tres teníamos la misma frase en la mente.

VAMPYR

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, diciembre 23

























Autor: Carolina Andújar
Editorial Norma.
Recomendado para: Jóvenes lectores.


"Vampyr" fue escrito por una homeópata caleña de ascendencia húngara en tan sólo cuatro meses. Después de publicada se ha convertido en un fenómeno imparable que ya tiene tres clubs de fans en facebook y miles de seguidores en los países de habla hispana.
La razón de su éxito es muy sencilla, Andújar no lidia con vampiros traumatizados, enamorados y en busca de redención, sus vampiros son seres goticos de la noche que se mueven en la noche europea arrasando con criaturas inocentes sin un asomo de pudor.
Esta novela recupera el sabor clásico del vampiro y retoma la leyenda de Erzeberh Bathóry , la llamada Baronesa Sangrienta, quien se bañaba en sangre de doncellas para conservar su juventud.
Estamos, en esta ocasión, ante un hito en la historia de la literatura fantástica colombiana y, sobre todo, ante un relato que una vez se ha tomado nos obliga a devorarlo hasta la última letra.

Nueva ley de bibliotecas

Author: Diego Fernando Marín
lunes, diciembre 14
Recientemente se anunció con bombos y platillos la aprobación de la Ley de Bibliotecas Públicas que busca darle continuidad al Plan Nacional de Lectura y Bibliotecas. La ley reza, palabras más, palbras menos, que el estado deberá seguir destinando una parte de sus recursos (aquellos que provienen de la telefonía celular y de la estampilla procultura) para la conservación y ampliación de las bibliotecas existentes. responsabiliza además a los gobiernos nacionales, departamentales y municipales para que las bibliotecas funcionen de la mejor manera posible. Como punto adicional, mantiene las exenciones arancelarias sobre el libro por 20 años más.
Esta es una buena noticia por supuesto, ya que obliga a los siguientes gobiernos a darle continuidad al trabajo que se ha venido desarrollando durante los últimos años con el PNLB. Pero no todo es color de rosa, siempre hay un pero por supuesto, esta ley parece no hacer nada por el gremio de bibliotecarios (que no de bibliotecologos), quienes son nombrados en la mayor parte de los municipios como una manera de favor político o por ocupar una plaza con alguien que además debe realizar otros trabajos administrativos.
La ley es un punto de partida y a eso debemos atenernos. Las entidades de promoción de lectura deberán seguir su tarea no sólo por darle un lugar a la biblioteca publica sino también al bibliotecario, para que este halle un lugar entre la impotencia, la política y el hastío.

Un monton de cosas por hablar.

Author: Diego Fernando Marín
martes, diciembre 1

Así, tal cual, han pasado ya seis meses desde la última actividad continuada de nuestro blog y, creeme que sé apreciar tu constancia amable lector, hay un montón de temas sobre el tapete para habalr y compartir.

Quiero comenzar por el final y luego poco a poco estaremos poniéndonos al tanto sobre tantos otros, inlcuyendo esa tan elusiva definición de lectura.

Por lo pronto los estoy invitando este viernes y sabado (4 y 5 de diciembre) a encontrarnos en horas de la tarde para habalr sobre vampiros. El 4 de dicembre a las 5:00 p.m nos encontraremos alrededor del tema de la saga de Stephenie Meyer, Crepúsculo, y el 5 de diciembre desde las 3:00 p.m. estaremos en el lanzamiento de la novela de Carolina Andújar y Editorial Norma, Vampyr.

Todo esto sucederá en el marco del festival de Shinanime, en esta ocasión lo gótico será lo protagonista, que anualmente organiza el Centro Cultural Comfandi.

Espero encontrarlos allá.
jueves, noviembre 19

Después de mucho tiempo de espera ha salido al fin el último libro de Andor Graut, una reactualización de mitos de culturas tan variuadas como la japonesa, la noruega y la griega entre otras.

Graut quien se hizo celebre en su momento por su temática de "mitología urbana" nos deleita ene sta ocasión con su priemr relato juvenil. Para quienes no lo recuerden bien traemos la biografía que no acompaña el libro.



Andor Graut

Nació en Madein en 1975 y nunca ha querido salir de la ciudad.

De niño estudió en el "Leonistic High School" más por imposición de sus padres que por sus propios deseos. En contra de su voluntad se destacó como buen estudiante y se le dió entonces la libertad de elegir el futuro que le pareciera más promisorio. Eligió contabilidad.

Sin embargo después de seis semestres de demostrar continuamente que las matemáticas básicas no le obedecían se decidió a optar por una carrera menos riesgosa y eligió física nuclear.

Una vez graduado Andor Graut entró a trabajar en la planta nuclear más cercana como secretario de conserje. Se destacó tanto en su empleo que reemplazó a su jefe con presteza sobre todo cuando se inició contra este último una investigación por ebriedad. Así hubiera psado elr esto de sus días, feliz en sotanos lúgubres y húmedos, la soledad interrumpida por el sonido de boleros captados a duras penas por una minúscula radio de transistor, amaestrando ratas y escribiendo relatos al resplandor de los desechos radioactivos de no ser por una de sus compañeras de labor, quien encontró uno de sus relatos y lo dió a conocer al gran público.

Desde entonces Andor Graut ha sido perseguido, vapuleado, entrevistado y publicado en lugares tan reconditos como España, Suámox, Canada y Argentina. A la entrega de este relato dirigido exclusivamente a mayores de 95 años se sospechaba que el autor había decidido formar un imperio subterraneo exclusivamente para él. ordenó que las ganancias de este libro le fueran entregadas a la "Sociedad de Huerfanos Radioactivos de Madein". desafortunadamente se le presume vivo.

VOOK

Author: Diego Fernando Marín
martes, octubre 27
Se llama vook. No es un aparato especial ni es una estrategia de mercadeo, tampoco es un paso más allá en la evolución de los libros digitales y/o impresos. Es otra cosa, o mejor dicho es otro formato de lectura.
El vook es una narración que mezcla el texto alfabetico y el video en un sólo hilo conductor. Algunos manifiestan que al intervenir los videos el inetres en los libros impresos puede decaer y, en definitiva,s er otro peldaño más en la desparición del libro en el formato tardicional.
Sin embargo, si se mira bien, existe un antecesor claro del vook, el libro-albúm. Este formato que mezcla la imagen con el texto se ha convertido en un interesante elemento del mundo literario y no por eso los eguidores de Anthony Browne esperarían que Juan José Millas haga lo propio.

Como se dice por ahí, entre gustos no hay disgustos, y entre más formatos tengamos para acceder a ese maravilloso mundo que es la lectura muchísimo mejor.

¿Qué es leer? II

Author: Diego Fernando Marín
lunes, septiembre 21

Hace varios días quería escribir este artículo.
Estoy ahora en un cuarto de hotel en Popayán rodeado de decenas de formularios del Programa Mil Maneras de Leer, perteneciente al Ministerio de Educación Nacional, después de toda una jornada de capacitación con maestros de un municipio cercano, y la bendita idea no sale de mi cabeza: es hora de hablar de un cambio de paradigma. Así que hablaré de eso.
La lectura ha sido definida en función de múltiples y variadas perspectivas que tienen en cuenta principalmente la relación del lector con el texto, entendiendo este último como texto alfabético exclusivamente.
Sin embargo la aparición de tecnologías como los computadores, la Internet y los celulares han puesto la relación lector-autor-texto un poco de cabeza. En primer lugar han ampliado la noción de texto incluyendo lo oral, lo multimedial y lo icónico dentro de la concepción de texto. En segundo lugar han revolucionado de manera drástica el ecosistema comunicativo que teníamos hace diez años y dentro del cual sólo unos cuantos podrían llegar a ser autores tenidos en cuenta alrededor del mundo. Si antes se consideraba un hito tener una publicación de miles de ejemplares que se distribuían a lo largo de varios meses hoy en día un autor cualquiera puede tener ese número de lectores diariamente publicando en una página web.
Así es como están las cosas.
Si la noción de texto cambia la noción de lectura tiene que hacerlo para abarcar en la relación texto-lector el concepto los conceptos de espacio, tiempo y contexto cultural.

¿Qué es leer? I

Author: Diego Fernando Marín
jueves, agosto 20


La pregunta no es baladí. Menos aún en un medio en el que las pruebas nacionales e internacionales nos siguen diciendo que nuestros estudiantes no comprenden lo que leen. Y no comprenden porque leer va más allá de la decodificación de un texto, no comprenden porque definitivamente debemos empezar a considerar seriamente que los textos no sólo se componen de grafías, también se componen de imágenes, de melodías tañidas en un arpa, de iconos en la pantalla de un computador incluso de materia orgánica cuando una comida conlleva en si un acto comunicativo.
La mayor parte de los docentes y de las personas dedicadas al estudio del tema parecen considerar con seriedad que el último objetivo de leer es comprender, como si la lectura fuese algo extrínseco a nosotros y a lo cual debemos llegar. Uno de los resultados de este error se ha vivido durante las últimas décadas, cuando después de haber enseñado un código se considera que se ha enseñado a leer y se enfrenta al estudiante a diversos tipos de texto (sí, con dificultad creciente) con un mismo tipo de evaluación, la literal. Largos años tras largos años quienes se enfrentan a un texto parecen hacerlo con el mismo horrible objetivo, responder a una serie de interrogantes que pretenden dar cuenta de su lectura de un texto de la manera más vacía posible. Un examen se presenta no como una oportunidad de discutir, de recrear, de realizar hipótesis (¿se podrá escribir hipotetizar?), de negar o incluso de echar pestes contra un personaje o contra un autor en particular. Sin embargo a la hora de evaluar la lectura lo único contra lo que se enfrenta un estudiante durante su educación básica es una carrera de obstáculos que consiste en un papel al que hay que llenarle unos espacios en blanco.
Si se le pregunta a un lector cuál es su objetivo a la hora de leer probablemente responderá con una sarta de vaguedades como: para aprender o para divertirme. Esto sucede porque el lector no se detiene a considerar seriamente sus motivaciones de la misma manera en que no nos sentamos a considerar con seriedad nuestras motivaciones sobre las razones de comer, respirar o ir al baño.

Caracol, la feria del libro y los precios.

Author: Diego Fernando Marín
martes, agosto 18
Los siguientes comentarios aquí expresados tienen que ver con una información observada sin contexto.
No suelo ver Caracol, de hecho no suelo ver ya mucha televisión. Sin embargo no se puede estar en muchas partes sin la compañía de un televisor.
De hecho entrando a un hotel este 18 de agosto al mediodía y viendo que había información sobre la feria del libro me detuve frente a la pantalla y encontré con algo desconcertante. En menos de un minuto la presentadora de la sección hizo dos alusiones a los altos precios de las publicaciones. En primer lugar de un libro que podía pasar a costar millones de pesos después de la feria y en segundo lado de una colección de revistas que también tenía un valor de seis cifras.
La importancia de esto radica en el mensaje que se está dando al público: La cultura es privilegio de unos pocos. Durante los últimos años Colombia se ha esforzado por construir una cultura del libro en toda la nación ya sea a través del Plan Nacional de Lecturas y Bibliotecas, con el apoyo a Ferias del Libro en todo el país, con las campañas de la Cámara Colombiana del Libro, con el Programa Mil Maneras de Leer, etc. Sin embargo situaciones como la que vi en Caracol destruyen toda la credibilidad de este tipo de campañas y nos advierte sobre lo que una gran parte de nuestros compatriotas aún piensan, que la cultura, la educación, la lectura y el ocio son posibilidades de unos cuantos, que tienen tiempo y dinero.
Se podría argüir que el comentario realizado por la presentadora no fue más que un dato curioso, dicho entre otra tanta información alusiva al tema; que en la feria del libro hay una mayor capacidad de acceso a libros, a autores y a la cultura en general. Podría ser cierto pero el problema no es de forma, es de fondo. Dicho de otra manera, que la idea de que la cultura es sólo de unos cuantos es un pensamiento que aún está dentro de nosotros, que la idea que el acceso a la lectura sólo es posible por unas mentes privilegiadas está tan internalizado que no podemos reconocer que el chofer del bus también lee cuando está frente a su ejemplar del “Caleño” o del “Espacio”.

Luis María Pescetti

Author: Diego Fernando Marín
jueves, agosto 6

Conocí a este autor por la versión maravillosa y desternillante de “Caperucita Roja tal y como se la contaron a Jorge”, un libro- álbum en el que se ve como no siempre nos hacemos entender. Después de eso sin embargo poco o nada.
Recientemente en una capacitación de Mil Maneras de Leer escuché que alguien mencionaba a Luis Pescetti y hablaban de canciones y de cuentos y de libros y de una página web (consultarla en el menú de enlaces a la derecha) y de lo maravilloso que era el tipo. Si bien las páginas web de los autores suelen gustarme un tanto, la verdad es que pocos de ellos ofrecen algo más que algunas noticias editoriales (King parece ser fanático de ellas: Ya sale Under the Dome, se publica el último arco de la serie de La Torre Oscura, etc), unos elementos biográficos y un par de artículos que se regeneran una vez por semana.
La página de Luis María Pescetti es diferente. Es la página de un escritor que no le teme a los medios de comunicación y que tiene una visión clara de lo que quiere comunicar. Con un agregado, Pescetti es musicoterapeuta (no sabía que eso existía pero, por qué no) y humorista, así que su página está llena de canciones infantiles (hay un cancionero con 38 canciones para descargar gratuitamente), chistes, juegos y recomendaciones.
Una sugerencia en el momento de visitar esta página: No actúen como niños glotones (Carmela, verbigracia) que quieren zamparse todo a la vez. Vayan despacio, lento, lean hoy un ensayo, escuchen una canción, miren un video y dejen para una nueva visita. El sitio se lo merece.
Una cosa más. Los más pequeños podrán enviarle sus dibujos con la posibilidad de verlos colocados en la página sin ningún tipo de censura.

Los Manuscritos de la Tetera.

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, agosto 5

Autor: Michael Lawrence.
Ilustrador: Robert Ingpen
Editorial Blume.
Libro Ilustrado
Recomendado para Lectores en Marcha.

Conocí este libro hacer cerca de seis años y aunque el impacto fue inmediato coqueteé con él por más de tres meses para decidirme a comprarlo. Por supuesto en esa época no era para mí (apenas estaba iniciando mi aprendizaje sobre el mundo de la literatura infantil) sino para quien es hoy mi esposa. Tonto de mí (Una versión dice que mi matrimonio ha sido tan sólo una farsa para recuperar los libros regalados)!!!!!!!!!
Los manuscritos de la tetera atrapa por vez primera por la calidad de sus ilustraciones, detalladas, minimalistas, perfectas. Cuando nos encontramos con el índice vemos que no se trata de una historia lineal sino de una construcción coral donde a cada uno de los protagonistas le llega la hora de ser el solista. Asistimos aterrados a una obra de fantasía en la que cada página encierra la desesperación, el terror, el abismo y la locura pero también la esperanza, la lealtad y el trabajo en equipo.
No es una historia sencilla por supuesto, este texto que parte de una ilustración de El Niño (una aterradora deidad Inca) se desarrolla alrededor de algunas creencias del sur de nuestro continente en parte desconocidas por el lector común pero que envuelven y alientan, sin ningún ánimo ilustrador, cada línea de esta historia.
¿Qué se necesita para viajar en una tetera? Desesperación por supuesto, una pizca de tristeza pero por sobre todas las cosas se necesita el tamaño adecuado…

Bibliotecas VI: Bibliotecas de aula

Author: Diego Fernando Marín
martes, agosto 4
La mayoría de las personas tienen una concepción sagrada de los libros. Los libros se han convertido en objetos extraños a los que sólo acceden los sabios, los conocedores y los estudiosos. En muchas ocasiones leer es sinónimo de erudición, es una tarea que se le deja a unos cuantos. Incluso los lectores de periódicos y revistas no se reconocen como lectores en muchas ocasiones porque no están sentados ante libracos polvorientos y con los dedos llenos de mugres. Si leer es una religión, acercarse a un libro sagrado es labor de unos pocos elegidos.
Para que esta concepción cambie se hace urgente que el libro sea un elemento cotidiano que sea tan imprescindible como un teléfono celular. Un niño de tres años juega con teléfonos celulares en tanto muchas veces no ha visto en su vida un libro.
El objetivo de una biblioteca de aula es precisamente ese, poner a la mano de los niños y jóvenes esa herramienta fantástica que es la lectura. Poner a su disposición permanente (tanto para el ocio como la distracción) una versión más domestica, centrada en las necesidades del docente de turno, de la biblioteca escolar. Es una sensibilización permanente de la lectura para los estudiantes y, por qué no, también para los docentes.

Bibliotecas V (Bibliotecas escolares III)

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, julio 29
El material –en diversos formatos– de la biblioteca escolar debe servir tanto para responder tanto a las inquietudes exclusivas del aula de clase como a las inquietudes propias de la edad y de lo cotidiano. Por ende encontrar material como revistas de farándula o cedes del último artista pop o de reggaetón no están fuera de lugar siempre y cuando se hallen de acuerdo con la pedagogía de la institución, pedagogía esta que abarca y se pone al servicio de la comunidad educativa en general puesto que de otra forma sería considerar que la educación es un producto manufacturable que tiene una fecha de fabricación y otra de seguimiento. En este orden de ideas, la biblioteca ha de responder a las inquietudes que tengan también los padres, el personal logístico y el personal administrativo; brindando material actual y de interés que posibilite procesos tanto de aprendizaje como de investigación y de uso de tiempo libre.
No debe olvidarse que al ser un reflejo de la sociedad las instituciones educativas van mucho más allá de la relación maestro alumno implicando procesos complejos con los demás estamentos que de ninguna manera constituyen un telón de fondo en los procesos de formación tanto intelectual como de personalidad.
Más adelante podremos ver algunos ejemplos prácticos, algunas experiencias exitosas, que se han llevado a cabo a lo largo y ancho del mundo.

Bibliotecas IV (Bibliotecas escolares II)

Author: Diego Fernando Marín
martes, julio 28
Pensar una biblioteca escolar exige ir más allá de considerar a los estudiantes como sus únicos posibles usuarios para adentrarse en el concepto de comunidad educativa. Es ahí cuando aparecen actores tan importantes como los docentes, el personal administrativo, los padres de familia y el personal tanto de apoyo logístico como técnico. Así mismo se plantea el uso de formatos diferentes como los DVD, los textos electrónicos, los cedes de audio, etc. que acompañen al uso de impresos en su misión de suministrar los primeros accesos organizados a la cultura local y universal.
El cambio de paradigma que exige este planteamiento no es pequeño. Se trata de considerar todos los procesos de la biblioteca escolar de lo pasivo a lo activo, puesto que de un camino hacia el conocimiento (que se considera generado tan sólo dentro de las aulas de clase) la biblioteca se convierte en el corazón pedagógico de las instituciones educativas. Veamos a que nos referimos con esto.
En el siglo anterior la biblioteca escolar era un espacio reservado al material investigativo considerado pertinente para el estudiante y asiento de unas cuantas obras literarias “catalogadas” (el catalogo se hacía partiendo de prejuicios del bibliotecario de turno) como oportunas o no, dependiendo de la edad y las responsabilidades asumidas por los estudiantes. En algunos casos incluso existían obras literarias prohibidas observables tan sólo bajo una supervisión moral adecuada. Con el paso del tiempo se fue convirtiendo en una institución adocenada que sólo servía para dar respuesta a una serie de interrogantes planteado por el docente hacia los alumnos generando en ellos una mera posición pasiva y preservando, de paso, en los docentes su costumbre avaluativa.
Sin embargo la biblioteca escolar tiene una función más allá de lo académico buscando formar en la curiosidad y lo investigativo, en el goce por la lectura y en la posibilidad de lo sorprendente. Para esto exige tener una colección variada que vaya más allá de los gustos de los docentes y se cuestione acerca de los posibles intereses de los alumnos, incluso ellos mismos deben hacer parte del proceso de cambio de la biblioteca sugiriendo, reflexionando, criticando, interviniendo. Tener en cuenta tan sólo la posición de los alumnos empero es relegar cualquier posibilidad que tenga la biblioteca de promocionar la lectura, la investigación y el análisis crítico entre los demás integrantes del universo educativo, olvidar que la escuela es un reflejo en pequeño de la sociedad en la que estamos inmersos. Hacerlo de otra forma sería seguir considerando la verticalidad de las relaciones como la única posibilidad de las instituciones educativas en tanto todas las reformas educativas conllevan a considerar el dialogo constante de manera permanente como el vehículo generador de conocimiento por excelencia.
Este modelo también nos lleva a preguntar sobre el papel del educador en el proceso educativo por supuesto, pensándolo como un sujeto dinámico en su aprendizaje y su labor y no más ya como un producto terminado que guarda en sus arcas todo el conocimiento del mundo y con el que no se puede discutir.
(Continua…)

Novedades: Tutorías de desarrollo.

Author: Diego Fernando Marín
martes, julio 7
A raíz de los diferentes casos consultados y las dudas presentadas por padres y docentes, el catálogo de Lecturas para Todos incluye ahora un nuevo servicio. Tutorías de Desarrollo.
Se trata de un espacio individual no terapéutico donde se trabajará alrededor de las diversas dificultades presentadas en las áreas de Lenguaje. Este espacio se presentará a demanda de los interesados y para ello podrán comunicarse al teléfono: 314 7451687.
Para quienes deseen consultar el catálogo de talleres para niños y jóvenes lo pueden descargar de: http://www.4shared.com/file/116554977/a55f3088/Catlogo_de_talleres_para_nios_y_jovenes.html

Bibliotecas III. (Bibliotecas Escolares I)

Author: Diego Fernando Marín
Al igual que existe un documento de la Unesco sobre las directrices que deben seguir las bibliotecas públicas, existe uno, menos conocido, que se centra en las funciones de las bibliotecas escolares.
En nuestro país, al igual que en muchas partes del mundo, las bibliotecas escolares son el lunar de las gestiones educativas, la oveja negra que todos se empeñan en negar. Suelen funcionar en lóbregas instalaciones que sólo abren en descanso y son regentadas por un docente castigado que no sabe lo que tiene ni pretende mejorar la situación. En otros casos se trata de un montón de libros empolvados, húmedos y olvidados que se hallan encerrados a cal y canto. Cuando la situación mejora existe una biblioteca cerrada a la que sólo se puede acceder a través de catalogo. Me encantaría decir que se trata de una exageración pero no lo es, el común de las bibliotecas escolares funciona de esta manera sin recato y sin vergüenza.
Una biblioteca en el mundo escolar cotidiano es un aula de castigo que sólo debe emplearse para la realización de tareas, una penitenciaría de mínima seguridad repleta de enciclopedias disecadas y avis raris bibliográficas que los mismos bibliotecarios (cuando hay) desconocen (recuerdo, cómo olvidarlo, unas fabulas de Esopo ilustradas por Doré que pretendían tirar a la basura). Un espacio tiempo detenido en algún instante de hace cincuenta años, domeñado por versiones varias de los Cuentos de los hermanos Grimm, los cuentos de Rafael Pombo y diferentes versiones de fábulas, un espacio tiempo detenido en las aplicaciones didácticos y cerrado a la pedagogía.
(Vamos por partes le dijo el sastre a su cliente, así que continuaremos sobre este tema próximamente)

Historia de amor.

Author: Diego Fernando Marín
sábado, junio 27
Hace un mes no escribo sobre promociòn de lectura ni sobre nada que se le parezca. La razón es sencilla, los preparativos de mi matrimonio no me han dejado espacio para ello. Surge una pregunta sin embargo, ¿qué tiene que ver un matrimonio en un blog de promoción de lectura?
Esta es la historia.
Nos conocimos hace siete años en un grupo literario. Yo adoraba los clásicos, Borges, Shakespeare, King (es un clásico gustele a quien le guste, je je je), Huidobro, Neruda, etc. Ella gustaba de algo que en lo personal despreciaba, algo que correspondía al epíteto de literatura infantil. Fue paciente, me fue mostrando algunos libros y autores, fue quitandole el polvo a la literatura infantil y mostrando que lo único que yo tenía eran unos cuantos argumentos cargados de prejuicios, no más. Con ternura me fue adentrando en Roald Dahl, Arnold Lobel e Hinojosa, luego descubriríamos a Juul y El Libro Triste y La Isla y ya me aventuraría yo en mis propios laberintos de letras, retruecanos y limericks. Me ha enseñado que eso que me gusta tiene un nombre propio, promoción de elctura, y que abarca por igual tanto a cervantes como a Comotto, sin desprestigio para el uno o para el otro.
Nos casamos el lunes, sin poderlo evitar -engrosando aún más nuestras bibliotecas- ya tenemos unos cuantos volumenes más que hablan de teoría de promoción de lectura así como unas cuantas historietas y un libro de Cornelia Funke. No sé hoy quien organizará tanto libro ni en que lugar acomodaremos tanto amor entre nosotros y la lectura.
Los lectores sabran disculpar el exceso de sentimentalismo.

El Príncipe Tigre

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, junio 10

Autor e ilustrador: Chen Jiang Hong
Editorial: Corimbo
Recomendado para: Primeros Lectores.
Libro-álbum.


No se trata de un libro de grandes altibajos emocionales. Por dentro sentimos principalmente la cólera sorda de una tigresa a la que le han quitado lo que ama y la compasión ilimitada de un inocente. La historia por supuesto es una historia oriental, contada con pocas palabras e imágenes maravillosas.
El Príncipe Tigre, cuya historia se basa en una estatuilla de bronce del siglo XI a.c., es una obra minimalista de grandes proporciones, es un poema en prosa que se adentra en el corazón de la bondad y la comprensión humana y, tras todo eso, se esconde esa gota de sabiduría oriental: para ser un príncipe de hombres también ha de serse un tigre. Sólo quien puede ser tigre tiene derecho a ser un príncipe.
Los padres y promotores de lectura encontrarán un libro que no puede llevarse fácilmente a actividades didácticas pero que en cambió logra una inusitada profundidad pedagógica, donde el diálogo se puede guiar hacia los temas de la conservación ambiental, de la sabiduría y del afecto.

Rey y Rey

Author: Diego Fernando Marín
jueves, junio 4

Autoría e ilustraciones: Linda de Haan y Stern Nijland.
Editorial Serres.
Recomendado para: Lectores en Marcha.
Libro-Álbum

Una mañana la reina despierta a su hijo con una exigencia, debe casarse. Después de una larga cantaleta logra que su hijo acepte conocer a las princesas más reconocidas y famosas, sin embargo queda claro que no le gusta ninguna de ellas. La de aquí le parece demasiado aburrida, la de acá demasiado malabarista, aquesta otra es la que no gusta de él, hasta que aparece la princesa Magdalena y su hermano el Príncipe Azul. El final es clásico, el príncipe se casa y vive en su reino feliz para siempre.
Conocí este libro hace cerca de un año y lo que me impacto no fue su diseño ni la sencillez a la hora de abordar la situación, fue la osadía de encarar el tema. Así de sencillo. Rey y Rey pone el homosexualismo ante los niños como un asunto cotidiano (que lo es aunque no lo hayamos querido asumir), como una elección que se puede realizar con entera libertad sin el temor a las presiones sociales. Un buen texto para hablar de paso de temas como la tolerancia, las orientaciones sexuales y nuestra propia forma de discriminar a aquellos que no piensan como nosotros.
Sólo lamento un asunto, la estereotipización. Tanto el Príncipe que busca pareja como el príncipe Azul tienen rasgos femeninos como si la orientación sexual dependiese de maneras de vestir o de verse antes que de profundas decisiones y formas de ver el mundo.
Tanto padres de familia como promotores de lectura se encontrarán con un libro valiente, sin tapujos pero también sin diatriba ni apologías. La verdad es muy sencilla, este es un tema real y esta es una forma de abordarlo.
viernes, mayo 29

Recientemente los diarios recogieron un hecho asombroso ante el cual algunos apenas estamos reaccionando. Google Books ha venido escaneando a diestra y siniestra cualquier tipo de material impreso existente. Ya no se limita a contenidos descatalogados sino que asume que cualquier cosa impresa es digna de ser escaneada y publicada completamente en la web con compensaciones ridículas a los autores.
En principio aquellos que leemos en formato electrónico no tendríamos ninguna queja para ello. Sin embargo no deja de ser ridículo (las ventajas del mundo capitalista) que mientras Argentina cierra dos webs por difusión digital de material con derechos de autor aún vigentes y condena a la cárcel a su autor (las webs en particular difundían la obra de dos filósofos de cuyos nombres no me acuerdo –se ve que la filosofía no es mi fuerte) no parece importar a nadie que este gigante electrónico esté haciendo lo que quiere, violando los derechos de autor y aplazando un juicio que revolucionaría de una u otra forma el mercado del libro tal y como lo conocemos. La pregunta surge claro, ¿Por qué Google puede y un autor Argentino que no tenía interés económico no puede?
Cada vez más son los sitios que se dedican al intercambio de libros digitales de manera desinteresada los que son atacados con virus o son cerrados por violar derechos de autor, en tanto Goole Books sigue en su tarea “democratizadora” con impunidad. Dejo abierta la pregunta.
Por supuesto los autores se quejan y reclaman al igual que las editoriales que dejan de percibir sus monstruosas ganancias. El fenómeno de Google Books, a pesar de todo, urge a cuestionarnos acerca de las posibilidades de los productores de cultura en el mundo digital. Se ha abierto todo un campo de investigación (hoy parece que a nadie le importa la investigación) en materias de mercadeo, distribución y producción cultural que debe ser repensado y reconstruido de alguna forma. Una vez más la cultura (música, literatura, cinematografía) se queda atrasada en cuanto a los desarrollos tecnológicos y lo hace de manera pobre y triste. Mientras Mario Vargas Llosa se queja de la pobreza de los libros creados para la pantalla (como si el formato fuera más importante que el contenido) Stephen King cierra tratos con Amazon para distribuir un libro escrito de manera para el Kindle. Mientras Google Books tiene un ejército de escaneadores, los narradores se quejan en lugar de buscar nuevas formas narrativas (aprovechando los elementos multimedia e interactivos) que sin perjuicio del arte los coloque en posición de negociar y de realizar exigencias.
Así vamos, esperemos a ver lo que sucede. A aquellos que no estamos aún siendo directamente perjudicados parece que lo que nos gusta es esperar el resultado de los eventos que nos avasallan…

Bibliotecas II (Bibliotecas Públicas III)

Author: Diego Fernando Marín
Idealmente las bibliotecas públicas deben estar al servicio y disposición de cualquier tipo de usuarios. Sin embargo con la Biblioteca Departamental y otras bibliotecas públicas tiene lugar una sencilla paradoja. En su búsqueda de diferenciarse de las bibliotecas escolares y atraer otro tipo de usuarios buscan (casi con desesperación me atrevería a decir) desestimular la afluencia de los estudiantes de primaria y bachillerato a sus instalaciones. No afirmo con esto que no se ofrezca un buen servicio ni una buena atención a estos usuarios (¿cómo podría haberlo si más del 70% de sus visitantes son escolares?) sino que su material no es apto para las “investigaciones” que las entidades educativas envían a realizar a sus estudiantes. Aquí nos encontramos con una doble falencia, la biblioteca pública no está interesada en cubrir una demanda que cada día es más acusada dentro de un sector de la población y, por otro lado, lo que la educación colombiana denomina “investigación” se asemeja más a una caza del tesoro de definiciones y conceptos enciclopédicos que no los preparan para la educación superior ni para las exigencias de un mundo mediático superficial, tendencioso y en apariencia más interesado en confundir que en profundizar.
Un ejemplo de esta falencia investigativa y académica se puede encontrar en la definición que de los mitos se da en las instituciones educativas (verbigracias, una narración fantástica que da cuenta de los orígenes del mundo) y que se circunscribe principalmente al estudio de los mitos griegos y, sí acaso, las mismas historias de los Chibchas (Bachúe) y los Ticunas (el origen de los hombres) que se contaban hace cincuenta años. Como si las investigaciones sobre folklore colombiano y latinoamericano se hubiesen detenido en el tiempo.
A nivel mundial también encontramos un atraso considerable en los servicios virtuales ofrecidos por las bibliotecas. Las páginas web suelen destacarse por su pobreza tanto en servicios como en contenidos interactivos que en muchos casos se hallan fuera de foco (un ejemplo de estos e puede observar en los contenidos “infantiles” de la Biblioteca Luis Ángel Arango que aunque pretender ser innovadores alejan al usuario potencia con un tipo de letra ridículo e incomodo). La biblioteca del centro Cultural Comfandi no existe y bajo la referencia de Biblioteca en la página del Centro Cultural, lo único que se halla son los precios y contactos para el alquilar de las diferentes salas para eventos.
Colombia, sin embargo, no es la única que tiene fallas en este aspecto. El espacio virtual de la Biblioteca de Alejandría (al menos en lo que para niños se refiere) es tan sólo una colección de vínculos a páginas que en muchos casos son comerciales (Marvel Comics, por ejemplo) sin tener un contenido del que se pueda disfrutar. Lo curioso de esto es que otro tipo de páginas relacionadas con la lectura (la revista virtual imaginaria, blogs -este entre otros tantos-, grupos de intercambio de libros) marcan desde hace unos años una tendencia de la que al parecer las bibliotecas públicas (Sí, la del Congreso de Estados Unidos también) parecen ignorar por completo.

Bibliotecas II (Bibliotecas públicas II)

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, mayo 20

Como entidad pública la Biblioteca Departamental “Jorge Garcés Borrero” (futura Manzana del Saber) constituye uno de los centros de conocimiento más grandes de la ciudad y del departamento. A medida que pasa el tiempo sus funciones se han ido ampliando y consolidando alrededor de las exigencias de un público ávido de lectura, información, conocimientos y cultura.
Como centro de lectura pone a disposición de sus usuarios tanto material textual alfabético (libros, revistas, periódicos, comics, etc) como material textual multimedial (enciclopedias, audiolibros) e incluso material audiovisual (películas, videos). Así mismo dispone de talleres, conversatorios, lanzamientos de libros y actividades culturales gratuitas para sus usuarios (esta es una de las diferencias grandes con una biblioteca de acceso público con fondos privados –verbigracia, aquellas que pertenecen a empresas, cajas de compensación, etc- sus servicios deben ser gratuitos). Como centro cultural (las grandes bibliotecas públicas del mundo derivan cada vez más hacia este rumbo) se convierte en museo natural, de arte moderno, en sala interactiva y en espacio de encuentro para deportes como el ajedrez y diversos juegos del mundo.
Como centro departamental está obligada a dirigir e integrar en sus labores la capacitación, organización y coordinación de las bibliotecas públicas municipales que se hallan en el departamento. La política de promoción de lectura del Valle del Cauca es hoy en día una de las más reconocidas del país (sin embargo por cuenta del Ministerio de Cultura sus proyectos y actividades normales han ido desmejorando al no conseguir los recursos necesarios y prometidos tanto para su expansión como sede como para su funcionamiento adecuado como centro neural de la región. Situación que empeorara a partir del próximo año cuando el gobierno Uribe ponga en vigencia el recorte del 50% en materia cultural en todo el país –ya se sabe, la cultura no da votos, la guerra sí-.).
Como entidad pública la Biblioteca Departamental tiene abierta sus puertas para cualquier persona que desee ingresar a sus salas para acceder a cualquiera de sus servicios y/o colecciones.
Uno de los casos más curiosos y difíciles de manejar fue el ingreso de un grupo de personas de la calle (una experiencia similar la han tenido en la biblioteca de Comfandi pero exclusivamente con niños) buscando acceder a los beneficios de la biblioteca. Fue un largo y duro proceso en donde la administración fue en realidad probada. Por un lado había que reacondicionar comportamientos de estos nuevos usuarios (hubo agresiones entre ellos y a otras personas) y por otro lado se tuvo que trabajar en la tolerancia de los usuarios acostumbrados quienes lo único que querían era que los habitantes de la calle no ingresaran. Lo último que supe de la situación era que se seguía trabajando con ahínco en que la integración tuviera lugar de la mejor manera. Este hecho refleja en gran parte el espíritu publico de la biblioteca como un espacio que está abierto a todos y cada uno de sus ciudadanos aunque a menudo sus propias instalaciones marginen a un amplio grupo de usuarios. De eso hablaremos en una próxima ocasión.

Bibliotecas I (biblioteca pública)

Author: Diego Fernando Marín
martes, mayo 19

A menudo cuando se habla de biblioteca parece que se hiciera referencia a una sola idea abstracta que abarcara sin distingo cualquier colección heteróclita de libros. Sin embargo las bibliotecas tienen clasificaciones según sus objetivos y el público al que se dirige.

La biblioteca más popular es, por obvias razones, la biblioteca pública. Este tipo de biblioteca conlleva en si una paradoja interesante, al menos en nuestro país. Se halla dirigida a todo el público, ese es su espíritu por supuesto, pero busca que quienes menos la visiten sean los estudiantes que investigan para realizar sus tareas. Esto se hace porque se pretende que ese material estudiantil exista tan sólo en las bibliotecas escolares (de las cuales hablaremos más adelante).

Las colecciones de las bibliotecas públicas es la más diversa y universal porque tiene que satisfacer las necesidades de un público proteico que busca desde libros sobre cienciología, elaboración de botones, características de carros de carreras, literatura universal, regional, historia y cualquier materia imaginable que se pueda encontrar en el catálogo Dewey.

Debe por lo tanto responder a la demanda y sugerencias de sus usuarios sin hacer censura en cuanto a su contenido (este tema de la censura en las bibliotecas es uno de los más delicados y en algún momento posterior haremos eco de él) y/o temática.

En Cali, tenemos por lo menos dos grandes bibliotecas públicas (también diferentes a las comunitarias y populares, de las que hablaremos en su momento). Una es de fondo privado, aunque abierta al público en general, y reconocida por sus diversas actividades culturales. Hablo de la Biblioteca del centro cultural Comfandi. En razón de sus fondos privados sin embargo esta biblioteca no conlleva en su espíritu la democracia participativa sino que se atiene estrictamente a la naturaleza y exigencia de la Caja de Compensación a la que pertenece. Aunque aparentemente esto no afecta la calidad de los servicios que ofrece ni su disposición al público sí le da la libertad de ejercer un control más rígido sobre el público que recibe y sobre el material que ofrece (es un control ideal en este caso pues hasta donde sé esta biblioteca en particular jamás lo ha ejercido).

La segunda es la Biblioteca Departamental sobre la que nos referiremos largo y tendido en una próxima ocasión. 

Ferias del libro.

Author: Diego Fernando Marín
viernes, mayo 15

Uno de los elementos más valiosos que pueden existir en las actividades de porción de lecturas son las ferias del libro, y con esto no me refiero a aquellas actividades anuales y gigantescas que se celebran en las ciudades.

Una comunidad, un colegio, un condominio pueden hacer una feria del libro acompañada de actividades de interés general.

El objetivo de las ferias del libro es sensibilizar sobre la lectura y acercar los libros a la cotidianidad. Además esta actividad permite el encuentro con muchos títulos que muchas veces no nos detenemos a ver porque no se hallan en la vitrina de una librería o se hallan en esa sección a la que normalmente no entramos. Además brinda la oportunidad de encontrar junto a la lectura actividades como la música, el juego y la gastronomía, que por lo general se hallan en espacios diferentes.

Aunque se hable de feria del libro sin embargo no se está excluyendo otro tipo de lecturas. Hay cabida para las revistas, la narración oral, los juegos de video y las adaptaciones a series de libros. Lo importante sin embargo es unir la comunidad en torno a historias antiguas y proponerle la construcción de otras nuevas, es abrir espacio al encuentro de los diferentes actores de una comunidad. En esto tiene  mucha mayor importancia que las Ferias del Libro de las ciudades, porque permite que sean pequeños grupos de gente los que se encuentren y no masas anónimas conformadas por individuos aislados.

Esta es una invitación a que considere la organización de una feria del libro bien sea en su trabajo, en su estudio o en su comunidad. Vera como se reflejan los resultados en su cotidianidad. 

Animalario del Profesor Revillod

Author: Diego Fernando Marín
jueves, mayo 14

Autor: Miguel Murugarren

Ilustrador: Javier Sáez Castán

Editorial: Fondo de Cultura Económica

Recomendado para Primeros Lectores

Libro-Álbum informativo

 

Esta singular mixtura entre libro informativo y de ficción es uno de los productos más atractivos que se puedan encontrar en el mercado.

La idea parte de los fabulosos descubrimientos de un apócrifo Profesor Revillod quien en pleno siglo XX revela a la luz especies tan impresionantes como el Corgagaronte, un Ruidoso pajarraco de pertinaz picadura de remotas florestas. Este ser único es el resultado de la fusión entre corneja, pulga gatuna y rinoceronte.

El volumen, que se denomina a sí mismo como Fabulosos almanaque de la Fauna Mundial, consiste de 16 animales comunes divididos de manera vertical en tres partes lo que permite una combinación de hasta 4096 diferentes tipos de animales. Al final se puede encontrar una serie de actividades sugeridas para ahondar más en las posibilidades del texto.

Tanto padres como promotores de lectura tienen en sus manos un volumen que incita a la creación y l entretenimiento de manera interactiva, con muchas más posibilidades que algunos juegos de video, convirtiéndose así en una muy buena excusa para compartir un libro en grupo. 

Los adultos y la “Literatura infantil” II

Author: Diego Fernando Marín
martes, mayo 12

Uno de los efectos colaterales que tiene el desconocimiento de la literatura infantil en padres y maestros se refleja de inmediato en la industria editorial.

La primera exigencia que tienen los adultos sobre la literatura infantil es que enseñe algo. No importa la calidad del texto ni del autor sino tiene una enseñanza, sino es políticamente correcta el adulto medio no la aprobará. De ahí el éxito de Disney.

Durante mucho tiempo en nuestro país  eso ha conllevado que la industria editorial no tome riesgos (por supuesto no podemos olvidar que se trata de un negocio) y en lugar de editar libros para niños, edita libros para la aprobación de padres y maestros. Existen cientos de miles de libros que están dirigidos a niños y jóvenes esperando superar la censura de los padres e ingresar en las listas de plan lector de los centros educativos.

Sin embargo debemos afirmar en beneficio de los adultos que lo único que los hace exigir libros que enseñen algo para sus hijos, o los mismos títulos que leyeron cuando ellos eran niños, es el desconocimiento. Una vez que a un padre y/o docente se le suministra gradualmente dosis de buena literatura infantil, de libros arriesgados con propuestas visuales y textuales arriesgadas, pueden llegar a buscar otras cosas para los pequeños (y hacemos énfasis en los adultos porque aunque no lo queramos los niños no tienen la autonomía suficiente para comprar sus propios libros). 

En resumen se necesita educar (desde las instancias de educación superior) y sensibilizar constantemente a los adultos en literatura infantil para que dejen de considerar que la condición sine quanon de la educación es trabajar con textos como las fábulas de Ésopo o los cuentos de los Hermanos Grimm. 

Los adultos y la “literatura infantil” I

Author: Diego Fernando Marín
lunes, mayo 11

La discusión es vieja: ¿existe una literatura infantil y una literatura para adultos y una literatura para jóvenes?
La cuestión parece baladí, sin embargo cuando el adulto promedio considera que la “literatura infantil” es poco más o menos que melaza predigerida y regurgitada (el quijote para niños, Juan Ramón Jiménez para niños, Quevedo para niños, Poe para niños y así ad adsurdum) o simple y llanamente una especie de subliteratura que no tiene pasado ni presente ni futuro, entendemos porque no se pone mayor atención al elegir libros y/o textos para niños.
Aunque se esperaría que esto sucediese sólo con los padres la cuestión empieza a ser más preocupante cuando los mismos educadores confiesan no tener mayor interés en los libros infantiles y conocen tan sólo las obras de Perrault o cuando más a Roald Dahl. Aunque no se puede negar el valor de los cuentos de hadas tradicionales dentro de la formación infantil es también cierto que el mundo de hoy se está moviendo con valores y medios diferentes que exigen las formas de narración contemporáneas. Urge acercar no sólo a los niños a la literatura infantil sino también a los adultos para que tengan elementos de elección más fuertes que aquellos basados en los conocido (“es que yo crecí con estos libros”) y lo primero que cayó en el carrito del supermercado.
La primera publicación de los cuentos de los hermanos Grimm no se dirigió a los niños sino que se presentó como un documento de investigación sobre el folklore alemán. Incluso presentaba numerosas notas a pie de página dónde se hacían sesudos análisis o anotaciones sobre las diversas versiones y/o fuentes. Fue después, por la demanda del público, que los cuentos de los hermanos Grimm vieron la luz de forma similar a la que conocemos hoy (nada que ver con las versiones políticamente correctas de Disney).

Nuevo Taller: Webquest y Cacería

Author: Diego Fernando Marín
jueves, mayo 7

Este taller nos introduce en el fascinante mundo de la tecnología. Las cacerías y las webquest son estrategias pedagógicas que nos permiten aprovechar los recursos que brinda la red de manera constructiva y enriquecedora. A través de estas dos herramientas niñ@s y jóvenes podrán adquirir conocimientos significativos y desarrollar mayores capacidades críticas frente a la gran cantidad de información que circula en la web. Este taller también está dirigido a docentes y agentes culturales para que puedan emplear estas propuestas en la elaboración de sus proyectos y tareas.

Informes en: diegofernandorama@gmail.com

Alejandro y el libro.

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, mayo 6

El 24 de marzo realicé una entrada a este blog sobre la relación de Alejandro, un niño de 20 meses, y los libros en computador. En su momento los resultados no pudieron ser más desalentadores para los libros electrónicos. Sin embargo hace unos pocos días y por los mismos motivos (saqueo de Alejandro a mi maleta, cansados de leer lo mismo de siempre) emprendimos con Alejando una exploración de mi biblioteca electrónica.

En realidad me hallaba preparado para un nuevo fracaso cuando me sorprendió que Alejandro no protestara ni pidiera otro libro. Se quedó en silencio y aunque no pidió otro de inmediato si acepto la lectura de un libro adicional y cuando descubrió el icono que identificaba a Trucas, lo exigió de inmediato. En total leímos seis libros hasta que decidió que era suficiente y se fue a pedir algo de comer a su mamá.

A pesar de parecer un éxito no pude dejar de observar algunas actitudes comportamentales que no me dejaron del todo satisfecho. En este momento Alejandro no suele dejar terminar de leer un libro porque quiere cogerlo él mismo y “leerlo”, repitiendo en voz alta lo que uno ha acabado de leer; a menudo sin embargo lo que parece querer es explorar el libro por sí mismo, incluso se lo acerca a la nariz en algunos momentos y lo huele o lo lanza hasta que se cansa al suelo. Con los libros electrónicos toda esta interacción se rompe. Alejandro ni siquiera intentó coger el computador. Sólo se quedó sentado sobre el sofá a mi lado  viendo lo que pasaba, toda la riqueza de la interacción se ha perdido en apariencia.

Por supuesto nada de esto es un juicio definitivo. Alejandro se ha enfrentado pocas veces a los medios electrónicos y aún hoy se concentra por periodos cortos de tiempo en el televisor y aunque protesta cuando le cambian el canal no se ha apropiado del control. Lo mismo puede estar sucediendo con el computador, puede estar en una toma de confianza por supuesto. Lo único que espero es que no decida lanzarlo al suelo en el menor descuido.

 P.D. En el video se puede observar a Alejandro leyendo su libro favorito: "Siete Millones de Escarabajos" de Comotto. 

 

video

Cuando el Hombre es su Palabra

Author: Diego Fernando Marín
martes, mayo 5

Autor: Nicolás Buenaventura Vidal.

Editado por Grupo Editorial Norma.

Recomendado para: Jóvenes lectores.

Libro de cuentos.

 

Nicolás Buenaventura Vidal es un maestro de la palabra y de la narración oral (tan diferentes ésta última de lo que popularmente se conoce como cuentería). La adaptación de sus cuentos es pausada, medida, metódica y hermosa.

“Cuando el Hombre es su Palabra” es la recopilación de dos de sus espectáculos: “Los Cuentos del Espíritu para pensar y para amar mejor” y “La Guerra de los Cuervos y los Búhos”. Para quienes hayan visto alguna de las presentaciones de Nicolás Buenaventura estarán de acuerdo con  que es un derroche de encanto y profesionalismo. El libro, sin embargo demuestra que la profundidad de una buena historia desborda por completo el formato en el que se presenta. Ante las páginas que reúnen estos cuentos encadenados unos a otros sentimos en ocasiones el vértigo mismo de las viejas tradiciones que les dieron origen (el autor señala el origen de sus historias: Pañcatantra, Contes du vampire y el Calila y Dimna entre otras fuentes), casi como si las oyéramos contar. Éste último es uno de los mayores aciertos del libro, sin caer en las argucias del texto escrito pero sin los modismos de la oralidad cada cuento nos devuelve de inmediato (a la manera en que menciona Eliade que hacen los mitos) a un tiempo indeterminado en que las cosas sucedieron y siguen sucediendo. Es además un despliegue inmenso de sabiduría que exige al lector, sin perder en ningún momento su sencillez, leer de manera distinta. No apegándose al valor literal sino al trasfondo de sabiduría que emanan las historias.

El promotor de lectura tiene a su disposición con este volumen un recurso inmejorable para acercarse a los adolescentes y adultos por igual. El docente tiene una excelente disculpa para adentrarse  en los terrenos de lo filosófico, los valores y lo espiritual. El padre de familia tendrá instantes preciosos para compartir con sus hijos en un libro que puede convertir en juego.

El libro tiene un problema sin embargo. Hasta donde sé se encuentra descatalogado, razón por la cual quien quiera tenerlo en su biblioteca ha de visitar algunas librerías de viejo con paciencia y astucia hasta que finalmente pueda hallarlo. A mi modo de ver una excelente excusa para visitar esas viejas librerías que tienen tesoros incalculables que no han sido valorados lo suficiente y un valor, por lo tanto, añadido al libro. 

Lectura vs. Práctica Letrada.

Author: Diego Fernando Marín
lunes, mayo 4

Liliana Moreno es la directora de la Fundación Letra Viva de Bogotá, es quien se ha puesto en la tarea de realizar un encuentro anua de promotores de lectura y a través de una red social (ver vínculo en el menú a mano derecha) ha querido lograr que los promotores de lectura de las diferentes partes del país se conozcan e intercambien sus opiniones. Fue a Liliana a quien le escuche una curiosa reflexión, que sin embargo no tiene nada de curiosa y es estrictamente válida. Decía Liliana, Será que en Colombia, al igual que en otros países (pongamos España) lo que importa es el número de libros leídos al año en lugar de las practicas letradas, que son con mucho más importantes cuando se habla de creación de sentido. Me disculpo con Liliana si no fue eso exactamente lo que dijo, pero es, verbigracia, más o menos lo que recuerdo.

Durante los últimos seis años Colombia ha tenido avances interesantes en materia de uso de libros por persona. Se dice que ya llegamos a los dos libros por años por habitante (al menos se lee dos veces al años) en la población adulta, en tanto los niños (población hasta los once años de edad) están leyendo al menos un libro a la semana. Según la Cámara Colombiana del Libro y las entidades estatales esto asegura que la lectura está en franca mejoría en comparación con otros tiempos. Significa que se consumirán más libros en Colombia y que el mercado editorial sufrirá una gran mejora en sus ingresos. Pero la gente no sólo lee y escribe libros.

Creo que el concepto de práctica letrada se le debe a Daniel Cassany (puedo equivocarme por supuesto) y se refiere a todas aquellas prácticas relacionadas con la lectura y la escritura, lectura y escritura, debe entenderse, llenas de sentido. Este enfoque parte desde el paradigma socio cultural y propone un sentido de la lectura y la escritura que va más allá del consumo editorial. Según este concepto, leer correos electrónicos es algo tan válido como leer una novela siempre y cuando esto tenga un sentido. Es tan válido el grafitti como el cuento de Edgard Allan Poe. Por supuesto, visto así, de manera tan ligera en el momento podría llevar al rechazo, así que sugiero al amable lector interesado en el tema que no me crea y que lea directamente a Cassany.

Lo interesante de este concepto es que valida las prácticas de la gente común ante el lector de Shakespeare.

A finales de la semana pasada me encontré con un hecho interesante (que junto con las palabras de Liliana dispararon esta reflexión) y es que al estar junto a un grupo de docentes en formación les pregunté sobre sus hábitos de lectura y hallé, lo que parecía lógico que tan sólo dos o tres leían un libro al menos cada dos meses. Sin embargo al indagar más, se trataba de estudiantes universitarios que al menos copias deben leer, también hallé que para ellos libros era sólo aquel material textual con tapas y lomo, que superaba un número simbólico de páginas y que no fuera infantil. De hecho después de media hora de discusión una docente sacó entre avergonzada y divertida “Choco encuentra una mamá” de Keiko Kasza. Esta docente consume un promedio de un libro infantil semanal que comparte con sus alumnos. Sin embargo no tienen esto en cuenta como lectura porque se trata de literatura infantil. Así mismo hay quienes leen a Paulo Coehlo u Og Mandino y no lo cuentan como lectura porque nos hemos encargado de arrebatarles el valor social que pueda tener la lectura de esos libros.

Personalmente puedo decir que mis hábitos lectores superan con mucho los 84-90 libros por año. Por supuesto no tengo en cuenta sólo los libros de literatura “adulta” que leo sino también los libros técnicos y la literatura “infantil” que consumo. Sería más si hubiese alguna forma de incluir los blogs que sigo, las decenas de correos electrónicos que me llegan semanalmente (incluidas listas de intercambio de libros digitales), las revistas que leo (recordemos que Vanidades hacía gala de llevar a sus lectores una novela de Corín Tellado por entregas), las historietas, electrónicas o impresas, que  devoró con fruición en cuento me cabe la oportunidad.

En el campo de la promoción de lectura esto implica dar un salto conceptual desde un  psicolingüístico a uno sociocultural, con todo lo que ello implica. Significa compartir no sólo libros sino otros materiales de lectura tanto impresos como electrónicos como murales (o de otro tipo. Keats ya se había adelantado al concepto cuando escribió su propio epitafio: Aquí yace uno cuyo nombre fue escrito en el agua), entre otros. Significa que escribir no sólo se refiere al papel sino también a la participación en comunidades virtuales bien sea en Internet o con mensajes de texto entre otras posibilidades.

Lo que importa no es un número de páginas recorridos sino la capacidad que se tenga para adentrarse en verdad en un texto sin importar su formato. 

La literatura e Internet I

Author: Diego Fernando Marín
jueves, abril 30

El mundo es extraño. O al menos a mi me lo parece. Cada desarrollo de una nueva tecnología suele traer en las artes en general avances, experimentos y ciertos retrocesos. El desarrollo del cine y la televisión trajo consigo nuevas formas de narrar, de hilar historias e incluso se pusieron al servicio de las artes plásticas en, lo que es sólo una opinión personal, esos adefesios que se llaman instalaciones.

Internet ha dado pie a numerosos experimentos de carácter multimedial aprovechados por los artistas en general y los gomosos de las áreas gráficas en particular. Así, han resultado experimentos peculiares como la televisión por Internet, incluso la gran producción de extraños “realities” puesto a disposición de las masas por sus propios protagonistas. Se puede hallar desde el striptease de una mujer en protesta por la elecciones realizadas en su país hasta fragmentos de vida cotidiana realizado por personas que de otra manera serían anónimas.

Nadie puede negar sin embargo que la mayor protagonista de este nuevo medio sea la escritura. Todos escriben, incluso en youtube, todos tienen algo que comunicar por el medio escrito aun cuando sea lacónicas presentaciones. No hay imagen que valga mil palabras ya que no podemos razonar con imágenes.

Sin embargo la literatura parece haberse quedado rezagada. Son pocos los escritores e investigadores que han buscado experimentar con la red, entre ellos cabe destacar la obra de Stephen King (ese equivalente de McDonald literario, como el mismo se ha calificado).

Este autor de bestsellers, escritorzuelo como es tildado por muchos, se atrevió a lanzar por vez primera un relato por Internet cuando nadie pensaba en hacerlo de manera profesional (“Cabalgando la bala” se llamó el primer experimento y luego haría lo propio con una fracaso estruendoso, “La planta”, una novela por entregas al estilo de los folletines de antaño), el último de sus experimentos se llamó “N” y mezclaba de manera bizarra (“esforzada, valiente” define el diccionario de la RAE y, me temo que por influencias de Superman, llegó a significar para el vulgo, “extraña” esta palabreja) lo literario con lo visual (es una adaptaciónm realizada en 25 videos de dos minutos de duración de un relato corto inédito). Pocos además de él han tenido la valentía de realizar experimentos narrativos en Internet.

En Colombia sin embargo tenemos al profesor  de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Jaime Alejandro Rodríguez quien es el responsable de tres experimentos peculiares y aventajados. El primero de ellos es “El Cuerpo”, la transposición al español de “The Body”, un experimento hipertextual norteamericano que tiene por padre a alguien de apellido Jackson, y que vincula a diferentes narradores alrededor de partes del cuerpo humano. El segundo de ellos es la “Narratopedia”, un lugar de encuentro premiado por diversas instituciones y que estimula la narración desde diversos medios como el video, lo gráfico, lo musical y lo escrito. El tercero de ellos es “Golpe de Gracia”, una curiosa mezcla entre juego y narración en ambiente interactivo, en donde el  “lector” tiene la oportunidad de vivir una historia y, sí así lo desea, sumarse de manera coral a la narración, añadiendo, modificando y recreando diversos aspectos de  la aventura.

Gracias  al profesor Rodríguez Colombia tiene una ventaja sobre otros países del mundo y es que con estos experimentos se desarrolla una nueva raza (permítanme llamarlo así) de narradores literarios que mezcla sin temores lo hipertextual, lo multimedial y lo gráfico en una sólo gran empresa.

A quienes quieran conocer más de este experimento lo invito a recorrer: 

http://www.javeriana.edu.co/golpedegracia/http://www.javeriana.edu.co/relato_digital/http://es.wikibooks.org/wiki/Cibercultura y http://www.javeriana.edu.co/Facultades/C_Sociales/jaime_a/hytxt.htm

El Aprendizaje Amoroso

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, abril 29

Autora: Laetitia Bourget,

Ilustradora: Emmmanuelle Houdart.

Editorial: Fondo de Cultura Económica.

Recomendado para: Lectores en marcha.

Libro-Álbum

 

El amor es uno de los temas más sencillos y al mismo tiempo más complicados de la literatura. Siempre se corre el riesgo de caer en los estereotipos, los lugares comunes, el cliché.

Muchos de los libros para niños hablan del galanteo y del enamoramiento, de la conquista y el enfrentamiento de las primeras dificultades, sean madrastras, dragones u ogros. Pero ¿qué sucede después?, ¿cómo se consolidad el amor?

A estas preguntas busca responder con valentía, humor y sencillez este libro.  Asumiendo las identidades del príncipe y la Princesa y por medio de preguntas simples, la autora pone en la cotidianidad a los príncipes y princesas de los cuentos de hadas y los confronta con sus inseguridades y soledades más íntimas.

El amor es una cuestión de madurez y crecimiento para las autoras de este libro, ya que por tratarse de un libro-álbum la imagen cobra un protagonismo esencial. Las ilustraciones son espectaculares, llenas de cargas simbólicas que revelan múltiples significados y matices que van desde la ironía  a la complicidad.

Los padres y los psicólogos tienen en este libro un excelente aliado para abrirse a los temas espinosos sobre el amor, no el enamoramiento sino lo que viene después, no el noviazgo sino el matrimonio y la estabilidad de la pareja.  

Los promotores de lectura tienen un excelente contraste al cuento de hadas tradicional para que los lectores puedan así mismo encontrar multiplicidad de formas dentro de la literatura y la ilustración.

 

El Día del Idioma

Author: Diego Fernando Marín
martes, abril 28

El 23 de Abril se celebró en nuestra ciudad el Día del idioma por todo lo alto. Como nunca antes se había visto, las entidades relacionadas con la cultura de la lectura se desplazaron a las estaciones del MIO, las plazas de mercado y centros comerciales. Por supuesto también hubo confluencia masiva de estudiantes en algún escenario de la ciudad. Digo en algún escenario porque no supe con exactitud donde y hasta el momento no me he tomado el interés de averiguarlo. Una reunión mayoritaria, de 200, 300, 3500 personas, no es más que un contrasentido que no tiene ningún efecto real en la promoción de lectura, incluso si la actividad estuviese bien organizada. Pero no hablemos de lo malo.

Una de las cosas que se demostró este año es que, mientras se forma una verdadera cultura lectora, las entidades promotoras de lectura deben ir donde están los lectores potenciales. Las actividades generadas desde el Banco de la República al ir a las plazas de mercado y de la red de Bibliotecas Comunitarias al entrar a algunos centros comerciales son del todo acertadas. Del mimo modo el ingreso a las estaciones del MIO, esto último se pudo realizar en esta ocasión porque hay centros de congregación predecibles. Huelga ver cuando se les ocurre a nuestros dirigentes locales la posibilidad de las bibliotecas en los paraderos del sistema de transporte masivo.

La Biblioteca del centro Cultural Comfandi decidió extender este año la celebración por una semana. Lástima que se trate de un esfuerzo privado y se deba pagar boleta para el ingreso, pero eso no los exime de las felicitaciones por su labor.

Muchas otras instituciones participaron este año en la celebración y fueron muchos más los afectados de manera positiva por el esfuerzo. Sin embargo un sabor amargo queda en la boca al saber que se trata de sólo una actividad que tiene un impacto efímero en la conciencia de la comunidad que lo disfrutó. Muchas de estas actividades bien deberían convertirse en programas permanentes. Recordemos que como seres humanos siempre estamos urgidos de historias e información. 

Sobre los Cuentos de Hadas.

Author: Diego Fernando Marín
miércoles, abril 22

Las siguientes palabras son una respuesta a la columna “Revolturas”  de Gloria H. acerca de los cuentos de hadas. Para una mejor contextualización pueden ver el texto original en: http://elpais.com.co/paisonline/ediciones_anteriores/ediciones.php?p=/historico/abr192009/PRI

Los cuentos de hadas que conocemos hoy en día son remanente de largas tradiciones mitológicas alrededor del mundo. Están cargados de arquetipos y, en muchos casos, deben ser comprendidos es función de su contexto espacio-temporalmente original, es decir  en los siglos XVI y XVII cuando fueron trascritos, aunque su tradición se remonte, en muchísimos casos, a la Época Antigua.  

Hablar de la edad media, del feudalismo y la burguesía dan connotaciones precisas a los roles desempeñados por los protagonistas. Empecemos diciendo que lo que conocemos hoy a través de múltiples versiones de textos como “Caperucita Roja”, “Hansel y Gretel”, “Juan sin Miedo”, “Cenicienta” y  Blancanieves”, entre otros tantos textos, no son más que versiones  endulzadas, desprovistas de una gran carga de terror, dolor y amargura. Los detalles de los textos originales eran en exceso grotesco y su publicación (original de los Hermanos Grimm) no fue pensada para niños. La recopilación hecha por ellos, en pueblos, aldeas y entre la gente del común en Alemania fue considerada un trabajo erudito y como tal fue presentado. 

Su versión escrita no era para niños, su versión oral (a menudo más escabrosa) no distinguía edades.

Para los vasallos y campesinos de la época ponerse en el papel de “Cenicienta”, implicaba tener la esperanza de escapar, por medio de la magia y/o del azar, de una vida miserable y paupérrima llena de aflicción.

El poder de los arquetipos que se hallan en estos cuentos ha sido tan grande que aún presentan gran actualidad y los niños de hoy lo disfrutan tanto como los niños de ayer. Son lugares donde se pueden enfrentar al miedo y descubrir que hay un atisbo de esperanza después del monstruo, del sufrimiento y de la oscuridad.

Pretender reducir su mensaje a condiciones sexistas y socioeconómicas es como querer ver atisbos de magia negra en el mito de Icaro o de Ulises, es mirar sólo una faceta de la cuestión desconociendo su enorme valor simbólico que habla sobre la realización y la lucha y la búsqueda.

John Ronald Reuel Tolkien en su celebre “Ensayo sobre los Cuentos de Hadas” define estos como la incursión a los terrenos de Fantasía. Es decir, relatos que suceden en una tierra donde las leyes y reglas tradicionales no son aplicables y en donde la entrada de los seres humanos a esta tierra podía tener efectos impredecibles. Por eso Cenicienta, desaliñada y pobre puede llegar a ser casarse con el Príncipe Azul. Y aquí hay que tener cuidado. Es un Príncipe, no un rey, es decir no es un adulto. Es un heredero que aún debe conquistar muchas cosas para convertirse en rey.

Una actualización de esa rama de los cuentos de hadas que podemos denominar “de principes y princesas” se puede encontrar en “El Aprendizaje Amoroso”, una bella publicación del Fondo de Cultura Económica”, en dónde se muestra que para poder llegar a ese Y vivieron felices para siempre los príncipes y princesas tienen que crecer.

No hay una connotación sexista desvinculada de la época, mediada con inteligencia y con afecto. Pretender condenar los cuentos de hadas es idéntico a desconocer la rica herencia del paganismo que pervivía en la edad media (Un hada es reconocida en muchas tradiciones como un espíritu poderoso, es decir una deidad pagana disminuida). 

Quedan muchas cosas en el aire pos supuesto y, mutatis mutandis, volveremos a ellas en su momento.

 

P.D. Hay hermosas puestas a punto sobre los cuentos de hadas tradicionales. Una de ellas es la canción “Caperucita Roja” de Ismael serrano (ver la barra de video) en donde se habla sin tapujos de la condición sexual de la protagonista, la otra es Nieve, Manzanas y Cristal Azogado de Neil Gaiman que pueden ver en: http://www.casadelalectura.org/para-leer/4/413-blancanieves.html?tmpl=component&print=1&page=

Sucedió en Zapatóca

Author: Diego Fernando Marín
martes, abril 21

Sucedió en Zapatóca, Santander. Con motivo del cambio de sede de la biblioteca, alguien decidió que cuatrocientos libros no se necesitaban y los despedazó sin importar que estuvieran en buen estado, que aparentemente fueran útiles y en muchos casos documentos históricos y culturales de la región. Quienes oyeron el caso en los medios masivos de comunicación se escandalizaron. El alcalde del municipio abre investigaciones, la comunidad se lamenta.

Lo triste del asunto es que este no es un caso aislado.

Durante el gobierno del presidente Uribe, el Plan Nacional de Lectura y Bibliotecas (PNLB), por medio de Fundalectura,  ha cubierto prácticamente todo el territorio nacional creando bibliotecas y dotando otras de una colección envidiable de libros que abarcan desde lo literario hasta lo técnico y lo investigativo. Además de eso se capacita a los bibliotecarios y personal de turno para brindar un mejor servicio.

Pero no es suficiente. Las costumbres y el poder son elementos con los que es difícil trabajar. Se escuchan historias, todas ciertas, sobre los usos de los libros y los espacios en la bibliotecas. Existe un municipio donde los visitantes “ilustres” son obsequiados con un libro a la entrada de la biblioteca, incluso hay oportunidad de elegir (algunos libros del PNLB llegan a costar $150.000), se sabe de casos de bibliotecarios que acosan sexualmente a las colegialas que necesitan ayuda para sus tareas, hay un municipio celebre porque la alcaldía se apropió de los computadores que le pertenecían a la biblioteca.  Estos son los casos extremos (extremo no traduce singular)

En algunos lugares de nuestro país los libros que llegan donados por el PNLB son guardados sin desempacar en habitaciones oscuras donde yacen por largos meses hasta que alguien se acuerda de ellos o hasta que la biblioteca es trasladada a un lugar más amplio. El desconocimiento de muchos bibliotecarios sobre el valor de los libros es grande, muy grande. Al llegar la colección recién donada no es raro que la anterior que los libros “viejos” sean mandados a la basura o condenados a la clausura (En su momento logré evitar que un volumen con las obras completas de Esopo e ilustrado por Doré se fuera al cubo de la basura donde ya estaba el Quijote de Avellaneda).

Estas situaciones son consecuentes con un  país donde apenas la lectura está tomando fuerza como una actividad donde se combinan el placer con el saber tanto para niños como adultos. El lugar de las bibliotecas  es completamente secundario en muchos casos por desconocimiento, recursos o simple estupidez. Es curioso que la Asociación de Bibliotecólogos de Colombia esté luchando porque las bibliotecas deben ser manejadas por un bibliotecario en lugar de cualquier otro profesional, cuando en el 90% de los municipios del país los bibliotecarios son señalados a dedo y en muchas ocasiones es un castigo para funcionarios de administraciones anteriores que no pueden ser despedidos.

Sucedió en Zapatota pero no hay porque alarmarse cuando está sucediendo en todo el país. Y no podemos echarle la culpa al gobierno ni a la crisis ni a la pobreza ni al conflicto armado cuando la ignorancia y la estupidez conviven perfectamente con los libros. 

Literatura y pedagogía

Author: Diego Fernando Marín
lunes, abril 20

Estamos enamorados de los cuentos de los hermanos Grimm, de las fabulas de Esopo, de los cuentos de Perrault, de todas aquellas historias que les dicen a lo niños que si no rompen las reglas, que si se comportan bien, que si son obedientes nada malo les sucederá porque al final el bien siempre triunfa sobre el mal y este último es castigado.

Adoramos las historias de Disney porque son políticamente correctas y se adaptan al status quo.

Los adultos buscan para los niños historias tranquilas, que los eduquen, que sena pedagógicamente viables. ¿Cuál es la enseñanza del cuento que acabamos de leer? es la respuesta que se les exige a los niños.

Caperucita fue devorada por el lobo porque desobedeció a su abuela y eso estaba bien porque se trata de una historia típica de una sociedad victoriana sonde los lobos asolaban los bosques y los pueblos. Hoy, ignorando cualquier forma nueva de escritura se pretende que la literatura actual se apegue a esos moldes y se exige esa claridad pedagógica de las historias contemporáneas.

¿De qué sirve Harry Potter?  ¿Cuál es la función social del Hobbit? ¿Qué enseña Cien Años de Soledad?

Los planes lectores lanzados por las editoriales, con muy buen ojo comercial, se hallan atravesados por tablas valoricas dirigidas a padres y maestros antes que a los niños. No importa en muchos casos que la historia sea sosa o que se halle repetida de mil formas hasta el absurdo con variaciones mínimas. Para que una historia sea una buena historia se le exige que tenga una enseñanza clara.

¿Qué enseña Trucas, Cuentos en Verso para Niños Perversos, La Joven del agua, crepúsculo, It, El Perfume, Don Quijote de la Mancha?, ¿Cuál es la utilidad de Los viajes de Gulliver?

¿Cuales son los valores que aparecen en la Ciudad y los Perros, Los Tres Mosqueteros, El Eskimal y la Mariposa, Crepúsculo?

El objetivo básico de la literatura universal no es la pedagogía. Esa es la función principal de las mitologías de los pueblos. Sin embargo cuando aparece  el autor individual los valores dejan de convertirse en una de las funciones principales del relato.  

En muchos casos, cuando se les exige la aparición de unos valores claros a los relatos muchas buenas historias se echan a perder por completo.

Los adultos no consumimos historias políticamente correctas. Ni León de Greiff  ni Charles Bukowskii ni Salman Rushdie ni Robert Louis Stevenson ni Donde Viven los Monstruos se hallan atravesados por funciones pedagógicas.  Gargantua y Pantagruel se burla del mundo establecido a la manera en que hoy lo hacen los autores de fantasía y ciencia ficción.   

La promoción de lectura en general debe prescindir de lo políticamente correcto en aras de la construcción de un gusto lector en el individuo. La única exigencia que se le hace, que se le debería hacer a cualquier relato, es que sea entretenido y  que nos atrape entre sus páginas (impresas o electrónicas), que nos exija terminar de leerlo. Luego viene las otras visiones, que cada lector irá construyendo, acerca de la calidad del relato, sus alcances y su valor para la posteridad. Eso, por supuesto, viene después.

La función pedagógica de la literatura no tiene ningún valor intrínseco en la construcción de un hábito lector, y en este mundo alfabetizado eso es lo que debería primar.

Recordemos que el valor de Shakespeare no se halla en la función pedagógica que tienen sus obras y la construcción de los personajes sino en el descubrimiento de, lo que llama Bloom, El Sentido de lo Humano.